El problema del agua

Los embalses valencianos se secan y ya provocan problemas de abastecimiento humano

Los pantanos de la región agonizan al veinte por ciento de su capacidad tras perder en un año más de 220 hectómetros cúbicos

Imagen de archivo del pantano de María Cristina en Castellón
Imagen de archivo del pantano de María Cristina en Castellón - EFE

Los efectos de la sequía en la Comunidad Valencianase agravan a la espera de las precipitaciones de otoño. Los embalses de la cuenca del Júcar se encuentran al 26 por ciento de su capacidad, 9,8 puntos menos que hace un año, mientras que los de la cuenca del Segura están al 24 por ciento, 18,5 puntos menos que en las mismas fechas de 2015, según los datos del Ministerio de Medio Ambiente.

A día de hoy, los embalses de la Comunidad Valenciana almacenan 520 hectómetros cúbicos de agua, lo que apenas supone el 21% de su capacidad. En un año han perdido más de 220 hectómetros cúbicos. En la misma semana de 2015 se encontraban al 30%.

La escasez de agua se extiende de norte a sur de la región. El pantano de María Cristina, en Castellón, solo almacena un hectómetro cúbico de agua sobre una capacidad de dieciocho. En esta provincia, la Diputación y la Generalitat preparan un plan de choque en los municipios de Canet lo Roig, Traiguera y La Jana, que sufren problemas de abastecimiento de agua.

En la provincia de Alicante, el embalse de la Pedrera guarda 77 hectómetros cúbicos sobre un total de 246. Mientras, los pantanos del Amadorio y Guadalest están prácticamente secos.

En Valencia, donde se encuentran los embalses con mayor capacidad, la situación tampoco es mejor. Contreras tiene disponibles 105 hectómetros cuando su capacidad supera los 852, mientras que en Tous se almacenan 46 sobre 378 hectómetros cúbicos.

Así, los embalses del Segura y del Júcar son los que tienen el menor porcentaje de agua embalsada de España, seguidos por los de la Cuenca Mediterránea Andaluza (36,3 %), Guadalquivir (49,1 %), Ebro (49,3 %) y Tajo (52 %), todos ellos por debajo de la media española.

Ante esta coyuntura, el Gobierno ha prorrogado un año los decretos con medidas extraordinarias para hacer frente a la sequía en las cuencas del Júcar y del Segura.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios