Imagen de archivo de los juzgados de Castellón
Imagen de archivo de los juzgados de Castellón - ABC
Tribunales

Condenan a un hombre a 15 años de cárcel por violar reiteradamente a una niña de diez hija de su pareja

El agresor llegó a atar en una cama a la pequeña; la madre de la menor se suicidó el pasado año

VALENCIAActualizado:

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a quince años de prisión a un hombre por violar durante seis años a la hija menor de edad de la que era su pareja sentimental y que se suicidó en 2017.

En los hechos probados que recoge la sentencia, hecha pública este jueves por el Tribunal Superior de Justicia valenciano, se explica que el procesado era pareja sentimental de la madre de la menor desde 2003 y gracias a esa relación de confianza recogía a la menor -nacida en 1997- y la llevaba a la academia, a su domicilio o a su alquería para jugar con los perros.

Desde que la niña tenía 10 años y hasta que decidió denunciar los hechos seis años después, en 2013, el acusado le hizo en su propiedad y en numerosas ocasiones tocamientos y besos y abusaba sexualmente de ella, obligándola también a realizarle felaciones bajo la amenaza de contarle a su madre que se portaba mal en el colegio o que mataría a su madre.

En otra ocasión la agredió sexualmente de manera violenta y la amenazó de muerte, y a partir de ese episodio los abusos y agresiones continuaron llegando incluso a atarla de pies y manos a la cama.

La última vez que se produjeron estos hechos fue el 6 de junio de 2013, cuando el procesado fue a casa de la menor con la excusa de hablar sobre un contrato de teléfono, y una vez allí volvió a realizarle tocamientos, tras lo cual ella denunció finalmente lo ocurrido.

Como consecuencia de los hechos la menor presentaba trastorno por estrés postraumático crónico con ideación autolítica y, según la sentencia, se suicidó el 16 de enero de 2017.

El fallo recoge que los hechos son constitutivos de un delito continuado de agresión sexual a una menor, con acceso carnal y prevalimiento, y condena por ello al acusado a una pena de quince años de prisión y a indemnizar a la madre de la víctima con 40.000 euros en concepto de responsabilidad civil.