SANTA POLA

Condenado a 46 días de trabajos comunitarios por explotar dos bombas en casa de su ex

Los tribunales imponen dos años más de alejamiento al maltratador y una multa de 565 euros

El malatratador que hizo estallar dos artefactos caseros en la puerta de la casa de su expareja en Santa Pola, sobre la que tiene una orden de alejamiento, ha sido condenado a realizar 46 días de trabajos para la comunidad.

También se le imponen dos años de alejamiento y una multa de 565 por resistencia a la autoridad y por lesiones leves a un guardia civil, según la sentencia dictada por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer 1 de Elche, facilitada este miércoles por el Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV).

Ocurrio en la tarde del pasado lunes, cuando el hombre, "con ánimo de atemorizar a la perjudicada" se aproximó hasta la puerta del domicilio de ella donde colocó dos botellas de plástico, señala la resolución judicial. Las botellas, indica el fallo, "contenían salfumán y bolas de aluminio, que mediante una reacción química explotaron, sin llegar a a causar daño alguno" ni heridos.

El hombre, de 45 años, fue interceptado en el instante en el que supuestamente se disponía a explosionar un tercer artefacto, momento en el que huyó hacia su casa, aunque los agentes de la Guardia Civil lo detuvieron rápidamente, según fuentes del instituto armado.

Uno de los guardias civiles que intervinieron en su captura resultó herido leve en un pie tras ser golpeado por el condenado cuando iba a ser arrestado. Según el instituto armado, fue la quinta ocasión en que el ahora condenado, con un amplio historial de antecedentes de todo tipo, ha quebrantado la orden de alejamiento hacia su expareja.

Según el TSJCV, la resolución judicial dictada por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer 1 de Elche es fruto de un acuerdo entre la fiscalía y la defensa del ausado. El acuerdo vincula al juez, que se limita a recoger en la sentencia los términos de la conformidad pactada por las partes.

La resolución de conformidad implica que el acusado se declara culpable de los delitos de quebrantamiento de condena, amenazas resistencia a la autoridad y delito leve de lesiones (por el forcejeo con los agentes policiales) y acepta la pena pactada entre fiscal y su abogado.

El acusado tiene una condena de seis meses de prisión en el Juzgado de lo Penal 3 de Elche, que suspendió su ejecución con la condición de que no volviera a delinquir.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios