Cataluña - Economía

A Pimec le preocupa que la Generalitat incremente su plantilla con 7.000 funcionarios

Josep González, contrario a la recaudación anticipada del impuesto de sociedades

Josep González, en una imagen de archivo
Josep González, en una imagen de archivo - ABC

El presidente de la patronal de Pimec, Josep González, le preocupa la contratación de 7.000 nuevos funcionarios que anunció el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en el transcurso del reciente debate de política general en el Parlamento catalán. En opinión de esta patronal de la pequeña y mediana empresa catalana, va a suponer un incremento del gasto público si se trata de un aumento de la plantilla, pero no pone objeciones a una clasificación de contratos interinos para que pasen a ser funcionarios fijos antes de que el aumento suponga un crecimiento del coste público de la administración catalana. "Me cuesta entender que podamos aumentar funcionarios cuando tenemos los mismos que en el año 2007, cuando las empresas hemos tenido que reducir personal para afrontar la crisis. Además, no veo que la administración tenga ahora más trabajo que hace unos años ", ha argumentado en unas declaraciones realizadas al programa Converses de Cope Cataluña y Andorra.

Sobre la reforma laboral, ha aceptado que tiene cosas mejorables, pero "no se puede derogar porque ha aportado consecuencias positivas". En respuesta a las peticiones del PSOE de su derogación, cree que pedirla "no es realista". En ese sentido, el presidente de la patronal de las pymes que no forma parte de la CEOE ha puesto como ejemplo la posibilidad de llevar a cabo "expedientes de regulación a través de reducciones de salarios", lo que ha permitido a las empresas evitar reducir plantilla y llegar a un pacto con los trabajadores, que han optado por bajarse la nómina, por ejemplo, un 10% para no reducir empleo en las empresas. A juicio de González, “esto es un aspecto bueno de la reforma laboral, aunque haya aspectos a mejorar”.

En cuanto a la situación actual de las pymes, González ha afirmado que su tejido y su fuerza han mejorado, aunque cree que son necesarias medidas urgentes, como potenciar la Formación Profesional para tener una cualificación de plantillas más elevada. En este sentido, ha reconocido que "no encontramos personal cualificado, faltan alumnos en la FP dual y los presupuestos destinados a la FP no son los que deberían ser", ha remarcado. En ese sentido, ha señalado que "tenemos problemas de capacidad y atracción formativa".

Otro aspecto pernicioso para las empresas ha sido la reforma del impuesto de sociedades. El presidente de Pimec considera que "reclamar un 23% de anticipo del impuesto de sociedades a todas las empresas para solucionar el problema del déficit público de este año es una decisión que cuida poco el tejido empresarial". En relación a la decisión del Gobierno de cobrar a las empresas ese anticipo a cuenta del impuesto de sociedades, ha añadido que "muchas empresas tendrán dificultades para pagarlo, perderán liquidez o tendrán que pedir créditos y endeudarse". González ha dicho que este problema "se arrastra desde hace años" por no haber sabido reducir costes cuando no se tenían ingresos. "Y ahora tenemos la espada de Europa, que nos puede sancionar", ha lamentado.

El otro grave problema que tienen las empresas y que debe corregirse, según González, es el tiempo que se les tarda en pagar, en promedio entre 160 y 180 días. Con esta demora en los pagos, el presidente de Pimec considera que resulta "imposible ganar en dimensión", e incluso "puede ocurrir al revés, que las empresas se ahoguen financieramente". Para soluicionarlo, el presidente de Pimec reclama que las grandes empresas paguen entre 30 y 60 días como mucho y no realicen trampas.

Por otra parte, González ha defendido un aumento del salario mínimo, pero señala que debe someterse a un estudio el impacto de esa medida anunciada por Puigdemont, porque entre los 655 euros que están fijados en la actualidad como salario mínimo y los mil euros propuestos por presidente de la Generalitat, "hay mucho margen". En cuanto a la investidura de un nuevo presidente del Gobierno, la apuesta de González es que “habrá gobierno" y no será necesario recurrir a unas terceras elecciones.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios