Un momento del juicio, que ha arrancado esta mañana - EFE

La Fiscalía pide 90 años para el violador del Eixample por cometer cinco agresiones sexuales

El juicio por el caso ha arrancado esta mañana y en su primera jornada cuatro de las víctimas le han reconocido como el autor de los ataques

BARCELONAActualizado:

La Audiencia de Barcelona juzga desde hoy al conocido como violador del Eixample, acusado de agredir sexualmente a cinco jóvenes de entre 18 y 26 años a las que forzó en los portales de sus casas en la capital catalana, amenazándolas con una navaja o un destornillador. El fiscal pide 90 años de cárcel para el hombre, que supuestamente agredió en este distrito barcelonés a cinco mujeres, de entre 18 y 26 años, y de robar a algunas de ellas entre octubre de 2015 y enero de 2016 y, en un caso, en 2004.

Durante la primera mañana del juicio se han ratificado en su denuncia cuatro de las cinco jóvenes, porque una de ellas reside en el extranjero y no ha declarado, y lo han hecho a puerta cerrada para así garantizar su intimidad, según recoge Efe.

Según ha explicado a los medios Ámbar Ladrón de Guevara, abogada de unas de las víctimas, las cuatro jóvenes han hecho la declaración con una mampara para evitar el contacto visual con el presunto violador. La letrada también ha afirmado que las cuatro afectadas han mantenido una "versión coherente" con las denuncias que interpusieron y considera que hay pruebas "suficientes" que acreditan que el acusado es el autor de los hechos.

El acusado es un hombre de 39 años, de nacionalidad española y vecino de Molins de Rei (Barcelona), que presuntamente cometió cinco delitos de agresión sexual y que tenía antecedentes al haber sido condenado a ocho meses de prisión en 2014 por una agresión sexual cometida en 2004, aunque finalmente no ingresó en prisión.

El fiscal pide ahora un total de 90 años de prisión, 15 por cada una de las cinco agresiones sexuales, más otros 15 años por haber cometido tres delitos de robo con intimidación y un intento de robo finalmente no consumado.

Mismo «modus operandi»

El presunto violador actuaba siempre del mismo modo ya que abordaba a las víctimas de madrugada cuando entraban en el portal de su casa, en todos los casos, en el distrito del Eixample en Barcelona, y una vez dentro las amenazaba con un arma blanca, una navaja o cuchillo y en algunos casos un destornillador, y realizaba la agresión sexual. En otros tres caos, los asaltos quedaron en tentativa ya que las víctimas lograron huir.

La imagen que captó una cámara de seguridad en uno de los supuestos casos de abusos cometidos, así como el hecho de que siempre actuara de la misma manera y en la misma zona, fue clave para poder localizar y detener al sospechoso en marzo de 2016 en uno de los controles que la policía catalana estableció para encontrar al violador en serie.

En el momento de la detención, los Mossos d'Esquadra estaban siguiendo al sospechoso cuando entró en un portal justo detrás de una chica, que huyó por las escaleras hacia su domicilio al percatarse de las intenciones de su agresor, y así consiguió frustrar el ataque. Cuando el sospechoso salió del edificio, los Mossos le detuvieron y, tras pasar a disposición judicial, entró en prisión provisional.

Después de la detención, las víctimas reconocieron al acusado en las fotografía que se extrajeron de las cámaras de seguridad cercanas a los lugares donde se cometieron las agresiones y además todas ellas coincidieron en la posterior rueda de reconocimiento.

El juicio del violador del Eixample, que se ha iniciado hoy, se alargará hasta el próximo miércoles 10 de enero, día en el que declarará el presunto agresor sexual.