Anna Gabriel
Anna Gabriel - EFE

La CUP pide a Puigdemont que aclare si va a negociar la independencia o mantener la vía unilateral

Endavant-OSAN califica en un comunicado de «malos» los resultados del 21-D y ve imposible materializar ahora la República. La corriente de la CUP supedita su papel en el futuro Govern a la estrategia de Puigdemont

Actualizado:

Endavant-OSAN, una corriente de la CUP, ha pedido al líder de JuntsxCat, Carles Puigdemont, que explique «con sinceridad» cómo pretende materializar la «República catalana» antes de plantear el debate sobre si los «cupaires» deben entrar en el Govern.

En un comunicado este martes, ha señalado a Puigdemont como el responsable de «explicar qué estrategias propone para dar la vuelta a la correlación de fuerzas que actualmente impiden materializar la República», después de que JuntsxCat haya sido la lista más votada entre el bloque independentista.

«Es él quien debe responder con sinceridad si pretende mantener una vía unilateral para materializar la República o bien su estrategia pasa por gestionar la autonomía y mantener el enfrentamiento político con el Estado en vista a forzar un proceso de negociación», ha reclamado.

La organización de la izquierda independentista ha advertido de que «ya no vale pedir confianza ciega a un pueblo que ha puesto su cuerpo para defender sus derechos fundamentales», sino que es necesario explicar a la población cuál es la estrategia independentista.

Por ello, considera que «hablar de 'Govern republicano' sin tener estas respuestas es un error y es volver a caer en la trampa emocional que explota los miedos del independentismo», de manera que asegura que la CUP no puede plantearse este debate hasta conocer la estrategia de Puigdemont.

Críticas a la victoria de Cs

Endavant ha reivindicado que el independentismo «ha sido capaz de resistir» en los resultados de las elecciones catalanas del 21-D y que es la segunda victoria electoral consecutiva en unas elecciones autonómicas.

Ha sostenido que «el Gobierno español ha fracasado», aunque ha reconocido que la correlación de fuerzas impide que Catalunya se convierta en una república independiente pese a que, a su juicio, hay una mayoría social independentista.

También ha lamentado que «la capacidad de hacer valer los planteamientos de izquierdas en el debate parlamentario quedarán tocadas», ya que los partidos de izquierdas han perdido apoyos.

Asimismo, ha criticado que la victoria de Cs es consecuencia de «la capacidad de una opción propulsada por los medios de comunicación para captar votos de derechas y de izquierdas», que constata que la identidad nacional española está muy arraigada en algunos sectores de la población y muestra la dificultad de penetrar discursos de izquierdas en las zonas metropolitanas.

Malos resultados en el 21-D

La organización también ha valorado los resultados de la CUP, que ha calificado como «malos», ya que cree que la importancia de los «cupaires» para articular mayorías parlamentarias ha perdido fuerza y porque no han llegado al electorado no independentista.

Aun así, ha avisado de que estos resultados «no son fruto de ningún castigo a la estrategia de la CUP en materia de autodeterminación, sino de factores de coyuntura y de planteamiento de la oferta electoral», ya que considera que el electorado independentista tiene simpatía por la formación.

Ha señalado varios errores que, a su juicio, ha cometido la CUP y las organizaciones de la izquierda independentista, como renunciar a disputar a Cs un voto joven, urbano y de clase trabajadora; no saber poner el proyecto de la CUP al centro del debate; no enfocar su discurso a las cuestiones materiales, y «un cierre de filas monolítico con el resto del bloque independentista».