Una pintada en el muro de acceso al patio del instituto El Palau de Sant Andre de la Barca
Una pintada en el muro de acceso al patio del instituto El Palau de Sant Andre de la Barca - INÉS BAUCELLS

El Gobierno eleva a 500 los profesores investigados por incitación al odio en las aulas catalanas

Enric Millo asegura que ya son 134 los casos analizados y desvela, por primera vez, que en alguno de ellos «el docente ha asumido la culpa y ha pedido perdón a la familia»

BARCELONAActualizado:

Los presuntos casos de incitación al odio en la escuela catalana que investiga el Gobierno ya superan el centenar (un total de 134) y la cifra de profesores implicados alcanza el medio millar, según ha avanzado hoy el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, en una entrevista radiofónica.

Un día después de reunirse los secretarios de Estado de Educación y de Hacienda con los padres guardias civiles de algunos alumnos del instituto de Sant Andreu de la Barcelona (Barcelona) presuntamente vejados por profesores tras el 1-O, Millo ha subrayado la importancia del encuentro y ha hecho un llamamiento a atemperar los ánimos. No obstante, ha advertido de que el Gobierno no hará oídos sordos «a las denuncias de las familias que aseguran que sus hijos han sido víctimas de humillaciones o de un trato vejatorio».

«No es una crítica generalizada»

«Nos preocupa mucho que haya casos muy concretos en los que el comportamiento de los docentes sea inaceptable«, ha afirmado el delegado del Gobierno, quien ha querido matizar que «no es una crítica generalizada al conjunto de profesores e inspectores que ejercen en Cataluña». En este sentido, Enric Millo ha recordado que los 500 docentes que están siendo investigados solo suponen un 0,5 por ciento de los cerca de 120.000 que trabajan en el sistema educativo catalán, si bien ha criticado «la tolerancia del entorno que tolera e incluso está dispuesto a defender al que actúa mal».

Millo ha puntualizado que desde el Ministerio de Educación, que en virtud de la aplicación del artículo 155 tiene las riendas de la consejería de Enseñanza catalana, se analizarán cada uno de los 134 casos y se llegará a una resolución por la vía administrativa. Los casos que han ido por la víad e la justicia tendrán, según Millo, otro recorrido.

La Alta Inspección seguirá vigilando

Respecto a qué pasará cuando haya nuevo Govern y acabe la intervención estatal en Cataluña, el delegado del Gobierno ha avanzado que seguirá persiguiendo estas situaciones a través de la Alta Inspección Educativa, un cuerpo que depende del Ejecutivo central.

Millo no ha querido pronunciarse con respecto al grueso de los expedientes, aunque sí ha afirmado que «en algunos casos hay evidencias de que ha sido así». En este sentido, ha avanzado por primera vez que en alguno de los casos investigados «el profesor ha reconocido la culpa y ha pedido perdón a la familia». «Eso demuestra que en algunos casos sí ocurre», ha añadido.