Pere Aragonés, secretario de Economía de la Generalitat (izda) junto al vicepresidente y consejero de Economía, Oriol Junqueras
Pere Aragonés, secretario de Economía de la Generalitat (izda) junto al vicepresidente y consejero de Economía, Oriol Junqueras - EFE

La Generalitat cree que el Gobierno español quiere «castigar a la economía catalana»

El secretario de Economía del Govern, Pere Aragonès, cree que el decreto que aprobará mañana el Ejecutivo de Rajoy va en esta línea ya que «ve la independencia de Cataluña cerca» y asegura que seguirán trabajando con todos los bancos

BarcelonaActualizado:

El gobierno catalán ha acusado este jueves al Gobierno español de querer «castigar a la economía catalana» con el decreto que prevé aprobar mañana el Consejo de Ministros para facilitar a las empresas la salida rápida de Cataluña.

En estos términos se ha expresado el gobierno catalán por boca de su secretario de Economía del Govern, Pere Aragonès, se ha referido así al decreto que prepara el Gobierno para que las empresas puedan aprobar un cambio de su sede social sin necesidad de someter esa decisión a la junta de accionistas.

En varios mensajes a través de su cuenta de Twitter, Aragonès ha asegurado que la decisión del Gobierno implica que el Ejecutivo español «ve la independencia de Cataluña cerca» y que «quieren castigar la economía catalana», y ha añadido que todo ello es de una «irresponsabilidad total». Fuentes del departamento de Economía de la Generalitat han asegurado que el Govern continuará «trabajando con los bancos, tengan donde tengan la sede social»:

El Govern ha considerado que la decisión adoptada hoy por el Banco Sabadell de cambiar su sede social a Alicante y la posibilidad de que CaixaBank dé luz verde a un cambio de domicilio social son acuerdos que, en la práctica, tienen un impacto económico mínimo.

En cuanto a la decisión del Sabadell, ya aprobada, de cambiar su sede social a Alicante, el banco ha informado al Govern antes de aprobarlo, según las fuentes consultadas por Efe, que aseguran que también ha habido contactos entre CaixaBank y el Govern.