Daniel Tercero - TRIBUNA ABIERTA

¿Gana Twitter? Daniel Tercero

El populismo es simple y metódico. No admite preguntas ni acepta ruegos

- Actualizado: Guardado en: Cataluña

Escribía Guy Sorman, este lunes, en este mismo diario en sus páginas más nobles que uno de los peligros del populismo es, sobre todo, el uso que este hace de las redes sociales en internet. “Nos preocupan los populismos, pero no prestamos suficiente atención a las técnicas de comunicación que les permiten prosperar”, escribía el escritor.

Sorman se refería así a los mundialmente conocidos Donald Trump, Vladimir Putin, Recep Tayyip Erdogan y Viktor Orban, entre otros, pero también sin citarlos a nuestros populistas de barrio, esos que viven pegados a los 140 caracteres y que su mundo (que pretenden sea el nuestro) se circunscribe a eslóganes vacuos pero llenos de ji, ji, ja, ja.

Así llegamos a nuestro Gabriel Rufián. Sus mensajes (cuya elaboración intelectual no va más allá de un tuit) son el hecho diferencial favorito de los catalanes que aspiran a la secesión de esta parte de España. Al menos, supongo, de los que votan a ERC, que no son pocos.

Hace unos días, en una charla en Madrid organizada por una revista satírica, nuestro Rufián defendía sin rubor que Jorge Fernández Díaz (PP), entonces todavía ministro del Interior (en funciones), no era catalán por no haber nacido en Cataluña. Tal afirmación, con un tufo rancio a más no poder, sorprendió incluso a los presentes y si hubiera llevado la firma de Duran i Lleida o García-Albiol, por ejemplo, la caballería mediática autóctona no hubiera soltado la presa en semanas.

Rufián, sin embargo, no necesita dar explicaciones porque no le caben en 140 caracteres. El populismo es simple y metódico. No admite preguntas ni acepta ruegos. Es la antítesis de los partidos llamados de orden y de la prensa tradicional, que se rigen por la ética, la verificación de los hechos y el derecho a responder.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios