Dos jóvenes que decidieron instalarse en Maderuelo (Segovia)
Dos jóvenes que decidieron instalarse en Maderuelo (Segovia) - ABC
SOCIEDAD

Abraza la Tierra, la fundación que marca el camino para repoblar

VALLADOLIDActualizado:

Los grupos de acción local se han convertido en una pieza clave para las zonas rurales. Pegados al terreno, tienen un mejor conocimiento de los recursos existentes y de las necesidades. Fruto de ese trabajo, en 2010 nació la Fundación Abraza la Tierra, formada por doce grupos de desarrollo local de Aragón, Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Su objetivo es claro: asesorar y apoyar a quienes quieran trasladar su residencia al mundo rural o poner en marcha una actividad profesional. «Ni damos casa ni empleo; ayudamos para encontrarlos», insiste la coordinadora, Ana González. Así, la Fundación recibe cada año una media de 1.600 solicitudes de información, de las cuales unas 200 cuajan en proyectos concretos. Es el caso de Manuel, arquitecto, y Julia, trabajadora de una multinacional finlandesa, que decidieron trasladarse desde Madrid a la localidad segoviana de Maderuelo, desde donde realizan ahora su actividad profesional. O Raúl y Mar, que también trabajaban en la capital madrileña como educadores sociales, pero decidieron centrarse en su taller de artesanía y vivir en Corral de Ayllón.