España

Sánchez Adalid: «Sorprende que seis refugiados sirios llegaron a ser Papa»

El sacerdote y escritor extremeño ha presentado en Toledo su última novela histórica, «En tiempos del Papa Sirio», en la que da claves del mundo actual

El sacerdote y escritor, Jesús Sánchez Adalid, con su nueva novela
El sacerdote y escritor, Jesús Sánchez Adalid, con su nueva novela - Ana Pérez Herrera
M. CEBRIÁN Toledo - Actualizado: Guardado en:

«En tiempos del Papa Sirio» (Ediciones B), nueva novela histórica del sacerdote y escritor extremeño, Jesús Sánchez Adalid, se ha presentado este lunes en el Salón de Concilios del Palacio Arzobispal de Toledo. En este libro se desgranan las claves para entender tanto la historia de Siria como los conflictos político-religiosos actuales. «Lo que estamos viviendo en la actualidad tiene una explicación histórica que todos debemos conocer», afirmaba. En la investigación realizada para escribir esta novela, el autor —experto también en historia del Islam— ha descubierto documentación muy reveladora sobre el proceso histórico del que el fanatismo musulmán actual, con su máxima expresión en el Daesh, forma parte.

-¿Qué se va a encontrar el lector en su nueva novela, «En tiempos del Papa Sirio»?

-Se va a encontrar un relato que le puede llamar la atención por varias cosas. En primer lugar, porque va a descubrir hechos muy desconocidos que a mí me han sorprendido mucho a medida que he hecho la investigación para escribir esta novela. Por ejemplo, el hecho de que muchos cristianos de Toledo -entre ellos nobles, clero y el pueblo- huyeron de la ciudad, por conflictos internos, junto con su arzobispo Sisberto a finales del siglo VII. Se dirigieron a Caesaraugusta (hoy Zaragoza), y de ahí a Tarraco (actual Tarragona) para embarcarse hasta Roma. Allí fueron recibidos por el Papa Constantino II, el llamado «Papa Sirio». Esto me dio pie para investigar sobre este último personaje.

-¿Y quién fue ese «Papa Sirio»?

-Curiosamente fue, a su vez, un exiliado, al tener que huir de Siria en su infancia, cuando se instauró el primer califato de Omar, suegro de Mahoma. Y, como los refugiados sirios hacen en la actualidad, huyeron de su país hasta asentarse en Italia, donde se había creado una colonia de «griegos», como se llamaba entonces a los cristianos de Oriente. De hecho, sorprende que seis de los sirios que llegaron a Roma en esta huida se convirtieron luego en Papa.

-¿Por qué se dice que esta novela puede servir para entender el conflicto actual en Siria y el mundo actual?

-Podemos pensar que el conflicto de Siria nos coge a trasmano y que aquello es un mundo lejano, pero tiene mucho que ver con nosotros. En esa tierra comenzó el cristianismo y desde allí San Pablo lo propagó por todo el Mediterráneo hasta España. Además, de la capital de Siria, Damasco, salió el ejército que en 711 conquistó la península Ibérica, y ahora el Estado Islámico o Daesh se autodenomina «Califato» para volver a los orígenes del Islam.

-¿Cuál es y qué cuenta la documentación que ha descubierto en la investigación para escribir la novela?

-Hay una profecía, la de Pseudo Metodio -llamada así por el nombre de un obispo siriaco que vivió en el siglo VII-, en la que habla de dos dominaciones musulmanas: una que se iba a producir inmediatamente, con la expansión del primer Islam, y otra que se produciría al final de los tiempos. Es una sorpresa conocer que este documento decía que el emperador de los cristianos «griegos», identificado con Occidente, iba a vencer esa primera dominación musulmana o califato, pero también reconoce que con el tiempo los que él denominaba «hijos del desierto» se volverían a levantar. Yo creo que la Historia es lineal y no está llamada a repetirse, pero estos hechos son muy curiosos.

-Toledo es el símbolo de las Tres Culturas. Pero, ¿cree que esta idea se corresponde con la realidad o es un falso mito?

-Judíos, cristianos y musulmanes coexistieron, pero convivir es un paso más, ya que supone matrimonios y familias mixtas, cosa que no se dio, aunque sí es cierto que hubo una época de cierta tolerancia. De todas formas, lo de las Tres Culturas es una simplificación, porque la cultura musulmana no es unitaria ni tampoco lo era la cristiana.

Entendimiento y fraternidad

-¿Cree que es posible el entendimiento en la actualidad?

-Tengo una visión positiva del mundo, aunque siga habiendo conflictos, pero espero que el hombre sea capaz de ir construyendo con el tiempo la fraternidad y haya un entendimiento entre diferentes culturas, religiones y razas.

-¿Hay que tener miedo a la llegada de refugiados?

-Hay que ser humanitarios, solidarios y generosos, pero las cosas tienen que hacerse de manera ordenada.

-¿Y qué le parece el discurso del presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, contra el Islam?

-Donald Trump es un producto de nuestro tiempo. Es un líder populista y sensacionalista, pero Estados Unidos tiene sus propios mecanismos de control y la sociedad estadounidense tiene su base en la inmigración. Yo tengo cierta preocupación por los hechos que se están produciendo en la actualidad y hay muchos elementos preocupantes.

-¿Cómo compatibiliza el sacerdocio con su faceta literaria?, ¿hay ciertos temas que le pueden ocasionar alguna contradicción?

-Para mí, humanamente, no ha sido demasiado complicado compatibilizar mi vida de sacerdote con la escritura. Yo soy cura en una pequeña parroquia de Mérida, vivo cerca de la gente y eso también es alimento para mis libros. Si viviera lejos de esa realidad, viviría una vida impostada. Pero, sí es cierto que las dos realidades pueden entrar en conflicto algunas veces.

-¿Tiene alguna nueva novela a la vista?

-Sí, después de «En tiempos del Papa Sirio», voy a seguir con una historia que no es exactamente una continuación, pero sí tiene continuidad con la época de la que habló en esta novela. Tenemos que mirar al pasado para intentar comprender el presente.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios