Carlos Martín-Fuertes - Opinión

No me extraña Carlos Martín-Fuertes

Hace cuatro meses me dirigí al registro del Ayuntamiento de Toledo para solicitar licencia de una obra menor

CARLOS MARTÍN-FUERTES - @abc_es Toledo - Actualizado: Guardado en:

Hace cuatro meses me dirigí al registro del Ayuntamiento de Toledo para solicitar licencia de una obra menor. Se trataba de eliminar humedades en el garaje y proximidades que he tenido desde siempre en los 21 años que vivo en Valparaíso, los que tiene el barrio de vida. Aboné una tasa de 105 euros y comencé a los pocos días a realizar la obra con una empresa que asegura eliminar humedades y da una garantía de 30 años, etc. Los materiales que inyectaron y demás deben secarse durante seis meses y concluido este plazo debo reponer las paredes y zócalos como estaban al principio, es decir, otra obra dentro de seis meses.

Vuelvo de un viaje y tengo un aviso en correos procedente del Ayuntamiento. Uno creía que era un «regalo» de la policía y mi sorpresa fue mayúscula cuando comprobé que se trataba de un nuevo impuesto que me reclamaban de 477,72 euros por Liquidación de Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras. Llamé al Ayuntamiento, al concejal de Urbanismo, recibiendo por respuesta que era lo establecido, lo que está legislado, aunque el funcionario asintió que era un atropello y más el porcentaje que cobran en Toledo.

Y digo yo que estará legislado, pero no deja de ser una inmoralidad y una marranada legal. Saco y pago mi licencia de obras por suprimir humedades en mi casa; es decir, no es una mejora como el que pone un «lujo», una piscina, por ejemplo, sino atajo una cuestión de salud para mi casa, como si fuera para mi cuerpo. Y en vez de pagarme la receta, en vez de dejármelo con el descuento habitual, pago más teniendo en cuenta que la obra me ha costado más de 11.000 euros. ¡Vaya pellizco de un cuatro por ciento! Me dicen en el Ayuntamiento que los ayuntamientos cobran entre el 1 y el 4 por ciento. Pues ya ven, el nuestro, el más barato, el 4 por ciento. Y luego el equipo de gobierno babeando que los impuestos han bajado y que tenemos de los más baratos de España.

Ahora entiendo -no justifico ni aplaudo- que haya mucha gente que se escapa, que no saca licencia de obras, que miente en las facturas, que se arriesga a que le pillen. Pagar dos veces y una burrada… En mi caso, sucede en una zona privada donde la luz y el alcantarillado es privado, lo pagamos nosotros y si pones un contenedor también te lo cobran a pesar de ser el mantenimiento de las calles nuestro, de los vecinos.

En resumen que tengo una casa enferma, lo llevo al médico (arreglo), y pago dos veces y encima recibo del Ayuntamiento la mitad de servicios que otros vecinos de otros barrios y zonas, ya que es una zona privada. Y mi Ayuntamiento, generoso él, me proporciona la mitad de servicios que a otros barrios. ¿También me va a pagar el Ayuntamiento los gastos de abogados para defenderme de tal atropello? Lo dicho al comienzo, esto es una inmoralidad y un atropello legal y apremio a mi Ayuntamiento a que me justifique de que es lo justo y razonable. No me extraña que más de uno se haga el loco y lo que pueda. Se lo ganan.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios