La hermana Yoshua, con las profesoras Ana García y Sagrario Martín
La hermana Yoshua, con las profesoras Ana García y Sagrario Martín - LUNA REVENGA

El colegio Santiago el Mayor de Toledo marchará este sábado para reconstuir casas en Irak

El centro escolar celebra su tradicional «Vuelta al valle» solidaria, que llega este año a su decimotercera edición

TOLEDOActualizado:

El colegio Santiago el Mayor de Toledo celebrará este sábado, 12 de mayo, su Marcha Solidaria, un evento solidario que este año llega a su decimotercera edición para colaborar con el proyecto «Ayúdales a volver» que pretende reconstruir casas destruidas en Qaraqohs, una de las nueve ciudades de la llanura de Nínive, en Irak.

La marcha saldrá a las 17.30 horas del centro educativo, situado en la Plaza Solar de la Antequeruela, para dar la «Vuelta al Valle» y regresar, de nuevo, al colegio. Una vez allí, como todos los años, se procederá al sorteo de regalos donados por los patrocinadores y colaboradores, que cada año son más numerosos. Y los más pequeños podrán disfrutar de juegos y castillos hinchables.

Todo lo recaudado irá destinado a la Organización Pontificia «Ayuda a la Iglesia Necesitada» para colaborar con ellos en la reconstrucción de estas viviendas.

Las profesoras Ana García y Sagrario Martín Portugueses presentaron ayer la marcha solidaria en un acto que se celebró en la sede del centro y en el que participó la hermana Yoshua, misionera del Instituto Religioso del Verbo Encarnado, que ofreció su testimonio de trabajo en países en guerra y animó a los toledanos a participar en esta iniciativa «con el corazón» porque «en esta zona del mundo llevan más de siete años de guerra y han perdido todo, menos a Dios». Lamentó que el conflicto «no termina» y criticó que «Occidente sea cómplice de esta situación porque los intereses económicos y políticos están costando muchas vidas y mucho sufrimiento». «Nadie hace nada», dijo.

Pero en el colegio Santiago el Mayor se están concienciado con esta problemática y, como explicaron las dos profesoras, toda la comunidad educativa -padres, alumnos, profesores y personal no docente- está trabajando con mucha ilusión para conocer y acercarse a la cultura, geografía, historia y arte de Irak. «El centro se ha ambientado de tal manera que a través de ello se les ha trasmitido a los niños, desde edades muy tempranas, que detrás del dolor y sufrimiento causado por la guerra hay esperanza, perdón, ilusión. Y todo porque en medio de todo siempre está Jesucristo», afirma Ana García. Por su parte, Sagrario Martín explica que «los alumnos son conscientes de lo que está ocurriendo y están muy ilusionados por poder ayudar a estas familias».