Casa Real

Israel concede al Rey el lugar de máximo honor entre los invitados a la ceremonia

Don Felipe conversó con Obama, Hollande, Peña Nieto y Renzi, entre otros líderes

Don Felipe, entre los matrimonios Rivlin y Netanyahu, y con Obama, en el funeral de Simón Peres
Don Felipe, entre los matrimonios Rivlin y Netanyahu, y con Obama, en el funeral de Simón Peres - Casa del Rey

Israel transmitió ayer un claro gesto de aprecio a España cuando concedió al Rey el lugar de máximo honor en el funeral por el que fue su noveno presidente, Simon Peres. A las exequias en Jerusalén asistieron 24 jefes de Estados y diez de Gobierno, pero Don Felipe recibió un visible trato de deferencia cuando se le asignó un asiento entre el presidente de Israel, Reuven Rivlin, y el primer ministro, Benjamín Netanyahu, durante la ceremonia fúnebre.

Don Felipe, que también tiene el título honorario de Rey de Jerusalén, acudió a la ceremonia con kipá –la prenda tradicional con la que se cubren la coronilla los hombres judíos– y siguió las exequias entre los dos matrimonios, ya que tanto Rivlin como Netanyahu estuvieron acompañados por sus respectivas esposas.

Diplomacia funeraria

A la derecha de Netanyahu, en otro lugar destacado, se encontraba el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, con quien Don Felipe tuvo la oportunidad de volver a hablar, muy cordialmente, justo una semana después de que se vieran en Nueva York durante la Asamblea General de Naciones Unidas y los actos paralelos a esta cumbre.

En el Monte del Recuerdo de Jerusalén, donde se ofició la ceremonia fúnebre, y después, durante el entierro de Simón Peres en el cementerio, el Rey también saludó y conversó con otros mandatarios y líderes internacionales, como los presidentes de Francia, François Hollande, y de México, Enrique Peña Nieto; el Gran Duque Enrique de Luxemburgo, el Príncipe Carlos de Inglaterra, los primeros ministros de Italia, Matteo Renzi, y de los Países Bajos, Mark Rutte; los expresidentes de Estados Unidos, Bill Clinton, y de Francia, Nicolas Sarkozy, y la alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, entre otros.

Don Felipe, que viajó a Jerusalén la tarde del pasado jueves, acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, aprovechó su desplazamiento para mantener un encuentro bilateral, a primera hora de la mañana de ayer, antes del funeral, con el presidente de Israel. Durante la reunión, que se celebró en la sede de la Presidencia del Estado de Israel, el Rey invitó a Rivlin a realizar una visita oficial a España y su anfitrión trasladó otra invitación a Don Felipe para que visite su país, según informaron fuentes del Palacio de la Zarzuela.

Nacionalidad a sefardíes

En el encuentro, ambos mandatarios repasaron las relaciones bilaterales, los lazos históricos entre los dos países y la reciente concesión de nacionalidad española a la comunidad sefardí, así como el reconocimiento de la figura de Simón Peres como uno de los constructores de la paz en Oriente Próximo.

Toda la actualidad en portada
publicidad