Hay PP más allá de Cataluña

Los populares saben que a la gente le preocupa más la seguridad de sus hijas cuando salen a la calle que la última patochada de Puigdemont

Curri Valenzuela
Actualizado:

El PP ha caído en la cuenta de que a la gente le preocupa más la seguridad de sus hijas cuando salen a la calle que la última patochada de Puigdemont y en consecuencia ha comenzado a programar actos para definir sus políticas en los temas sociales y económicos que importan a sus votantes: el primero, uno este domingo en Córdoba presidido por Rajoy a favor de la prisión permanente revisable al que asistirán los padres de Marta del Castillo, Mari Luz Cortés y, aún sin confirmar definitivamente, el de Diana Quer.

Mientras este último ha llegado a recoger un millón y medio de firmas para esa causa a través de Internet, en todas las sedes del PP se están recolectando muchos miles más y en los ayuntamientos donde gobierna este partido se han aprobado en pleno mociones a favor de la prisión permanente revisable para delincuentes como los asesinos de Diana, Marta y Mariluz. Una medida que, además de recoger la preocupación ciudadana, sirve de identificación de las señas de los populares: tanto Ciudadanos como el PSOE están en contra de que esa pena se mantenga en el Código Penal, donde el Gobierno de Rajoy lo introdujo cuando disponía de mayoría absoluta.

No será este tema el único de ese tipo que va a movilizar al Gobierno y su partido en las próximas semanas: el 17 de febrero el PP celebrará en Alicante una convención para estudiar nuevas medidas que favorezcan a las Pymes y el 24 de este mes otra para anunciar nuevas políticas que ayuden a la conciliación de la vida familiar y laboral, seguido de otro gran acto en Málaga el 17 de marzo, todos ellos presididos por Rajoy. También desde el Ejecutivo se van a anunciar cambios en esa línea, como el reciente salido del ministerio que preside Íñigo Méndez de Vigo de instaurar un MIR para los profesores de Educación.

Los populares van a aprovechar las convenciones que habían preparado como antesala de la gran convención nacional que va a tener lugar en Sevilla el 6 y 7 de abril —precisamente para impulsar políticamente la acción del Gobierno, que ha estado visiblemente paralizada en los últimos meses mientras afrontaba la crisis catalana—. Y también para contrarrestar, poniendo sobre el tapete debates de temas de interés, los titulares sobre sus casos de corrupción que saben en Génova y en Moncloa que, aunque se trate de cosas ocurridas en el pasado, van a seguir salpicándoles en los próximos meses.

Curri ValenzuelaCurri ValenzuelaArticulista de OpiniónCurri Valenzuela