España

Mas inaugura una calle dedicada al 9-N... que no tiene salida

El pueblo leridano de Montoliu aprobó el homenaje con el voto a favor de su edil del PP

El expresidente de Cataluña, durante la inauguración
El expresidente de Cataluña, durante la inauguración - ABC
JANOT GUIL Barcelona - Actualizado: Guardado en:

Desde ayer usted puede recorrer la primera calle de Cataluña bautizada como 9 de noviembre, dedicada a la consulta independentista que la Generalitat liderada por Artur Mas organizó en 2014 desoyendo la prohibición del Tribunal Constitucional. Será un viaje breve y al poco se condenará a reseguir sus pasos. La vía en cuestión, ubicada en el pequeño pueblo leridano de Montoliu -de 515 habitantes- tiene apenas 100 metros de largo, es cuesta arriba -sí, de acuerdo, según si va o viene- y no tiene salida. La remata por un lado un muro de un metro de alto y un terraplén boscoso. Un «cul-de-sac» que mira a poniente, al ocaso.

Meses atrás, el Ayuntamiento de Montoliu decidió bautizar una de las calles de su pueblo que aún no tenían nombre y aprobó dedicarla al 9-N. Fue una decisión por unanimidad. Apoyada con los votos de los seis concejales que conforman el equipo de gobierno que encabeza el alcalde Daniel Farré, de la formación Independientes por Montoliu -vinculada a ERC- y con el sorprendente aval del único concejal de la oposición, del PP, Eduardo Ruiz. «Para mí el 9-N es una fecha más»... «la consulta fue ilegal»... «Pero el 80% del pueblo sí fue a votar y si vives en un pueblo te tienes que amoldar», declaró días atrás Ruiz en su defensa.

Con su decisión de homenajear vía nomenclátor al 9-N, Montoliu se puso en el mapa a ojos de los medios de comunicación. Y fue y sigue siendo diana de chanzas, sobre todo en las redes sociales, tras saberse que la rúe elegida no tiene salida. Menuda metáfora del «procés». El remate, además, fue la petición del Consistorio, atendida, de invitar al expresidente de la Generalitat Artur Mas para hacer los honores de la inauguración, que tuvo lugar ayer al mediodía.

A Mas le acompañaron los tres exconsejeros de su gobierno también imputados por desobediencia y prevaricación por organizar el 9-N:Joana Ortega, de Unió, e Irene Rigau y Francesc Homs, del PDECat, la antigua Convergència. También estuvo presente, por parte del gobierno catalán, la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Meritxell Serret.

Rodeado de un inédito despliegue mediático, el expresidente de la Generalitat y presidente del PDECat dio por inaugurada la calle y descubrió una pequeña placa que luce bajo el nombre de la vía tras retirar la «senyera» que la cubría. «En recuerdo de una jornada histórica de convivencia, civismo y participación ciudadana», reza.

Tras los aplausos y las sonrisas que desafiaban a la fría mañana, llegaron los discursos. El exmandatario catalán, como ya hiciera el alcalde, no rehuyó terciar sobre el cachondeo viral a propósito de la tipología de la calle. Es más, se lo llevó a su terreno e intentó darle la vuelta a las críticas sarcásticas. «No es que la calle no tenga salida, sino que no tiene entrada», soltó de primeras. «¿Y sabéis por qué? Pues porque le hemos tapiado la entrada a nuestros adversarios y hemos abierto la puerta a nuestras libertades», remachó.

Fue un alarde de inasequible optimismo -o ceguera, dirían algunos- que recordó al chiste de los dos fabricantes de zapatos que se fueron de viaje al África más profunda con el ánimo de abrir mercados. «No hay nada que hacer, allí van todos descalzos», dijo uno de ellos al regresar, derrotado. «¡Nos vamos a forrar!: allí nadie tiene zapatos», exclamó el otro al volver.

Entre la comitiva se echó en falta al concejal Eduardo Ruiz, que esta semana, entrevistado en un programa de Catalunya Ràdio en el que participa la escritora Empar Moliner, famosa por quemar un ejemplar simulado de la Constitución en TV3 para protestar por la derogación por el TC de varios artículos de la ley catalana de pobreza y emergencia social. Ruiz avanzó allí que no asistiría al acto por tener que ir al supermercado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios