La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntakiento de Madrid, Begoña Villacís
La portavoz de Ciudadanos en el Ayuntakiento de Madrid, Begoña Villacís - EFE

«La lucha de la izquierda no es solo contra la contaminación, sino contra la propiedad privada»

La Red Floridablanca organiza unas jornadas para analizar los retos de la «generación millennial», las ciudades del futuro y las relaciones conflictivas entre contaminación y el prohibicionismo, o el turismo y la vivienda

MadridActualizado:

¿Cómo afrontar el crecimiento demográfico de las grandes ciudades sin empeorar la calidad de vida de los ciudadanos? ¿Cómo combatir la contaminación sin pasar necesariamente por el prohibicionismo y las limitaciones en el uso y disfrute de los vehículos privados? ¿Cómo fomentar el turismo y sus nuevos modelos de negocio sin perjudicar al acceso a la vivienda? Estos son los grandes retos del presente y del futuro que se han tratado este martes en las «Jornadas Millennials» celebradas por la Red Floridablanca.

Las jornadas, que continúan este miércoles y que este año celebran su segunda edición, tienen como objetivo «aportar ideas desde la perspectiva liberal conservadora que den respuesta a la realidad sociopolítica» de la denominada «generación millennial». «¿Cuál es el presente y el futuro de los millennials? ¿Cómo podemos dar respuesta a sus preocupaciones? ¿Hay un discurso liberal-conservador que dé respuesta a sus preocupaciones y aspiraciones?», son algunas de las preguntas marco sobre las que debaten los expertos invitados por Red Floridablanca a estas jornadas.

En esta primera jornada se ha puesto el foco en tres grandes ejes: la evolución y transformación de las ciudades y cómo afecta esto a los jóvenes, «los encargados de gobernar estos cambios en el futuro»; la cuestión de la movilidad frente al medio ambiente; y la del turismo frente a la vivienda.

El presidente del Centro de Innovación y Emprendimiento del IE Business School, Juan José Güemes, el director de SmartCities Solutions en Microsoft, José Antonio Ondiviela, y el co-fundador de Think Young, Luca Selva, fueron los encargados de abrir estas jornadas poniendo sobre la mesa la transformación de las grandes ciudades. El principal problema a afrontar por parte de los jóvenes que liderarán estos cambios, según los ponentes, es la conjugación entre el crecimiento demográfico exponencial que vivimos y el mantenimiento de la calidad de vida y el bienestar que deben ofrecer los núcleos urbanos. A su juicio, la clave consiste en familiarizar a la población con los cambios que se están produciendo y que se desarrollarán en un futuro a la par que los jóvenes llevan a cao «una buena gobernanza de las organizaciones encargadas de proveer bienestar».

La segunda mesa versó sobre la compatibilidad entre las políticas públicas que velan por el medio ambiente y la movilidad, donde la principal protagonista fue la ciudad de Madrid y la gestión de Manuela Carmena al frente del Ayuntamiento madrileño en este sentido. Debatieron sobre esta materia los portavoces de Ciudadanos y del PP en el Consistorio, Begoña Villacís e Íñigo Henríquez de Luna, y el adjunto al director de ABC Ramón Pérez-Maura.

«La única respuesta de la izquierda es prohibir»

Los ponentes coincidieron en que «la única respuesta de la izquierda al problema de la contaminación es prohibir». Villacís insistió en que «antes de ver las alternativas hay que hacer un diagnóstico; lo que no se puede hacer es prohibir como si eso no tuviera ningún coste. Hay que ser empáticos con la vida que tienen los madrileños, con la carrera de obstaculos que supone llegar a los sitios». Un diagnóstico en el que coincidió Henríquez de Luna, que ha apsotado por «una movilidad sostenible que respete el medio ambiente y que no sirva solo para restringir».

A juicio de Pérez-Maura, «es una desgracia que las cuestiones medioambientales hayan sido monopolio del discurso de la izquierda». «Los planes de la Corporación municipal» de Carmena «me recuerdan mucho a la máxima del despotismo ilutrado: "Todo para el pueblo, pero sin el pueblo"», aseguró. El periodista afirmó estar de acuerdo con el fomento del uso de la bicicleta», pero no en «que se impida el del vehículo». «Parece que quieren convencernos de que la tracción humana es el símbolo de la moderniadad y el de la tracción mecánica es el de la caverna. Yo pensaba que era al revés».

Para la portavoz de Ciudadanos, la lucha del Ayuntamiento de Madrid no es solo contra la contaminación, «sino contra el coche como elemento de la propiedad privada». El portavoz del PP lamentó que «no hemos hecho sufienciente pedagogía que hemos tomado, y eso es un error. No podemos eludir los grandes debates», zanjó