El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, este lunes en la sede de su formación
El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, este lunes en la sede de su formación - EFE

«La pregunta será qué apoyos recibe Rivera para gobernar»

La encuesta de ABC impulsa a Ciudadanos y anima a Sánchez a crecer sobre la debacle de P0demos

MadridActualizado:

Con una compleja mezcla de prudencia y entusiasmo recibió ayer Ciudadanos la encuesta de GAD3 publicada por este diario en el que aparece como fuerza más votada. El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, aseguró que el partido recibe «satisfecho» estos resultados pero con la cautela fruto de que «estamos muy lejos».

Pero lo cierto es que en las filas naranjas no se puede disimular la euforia. El número dos de Ciudadanos defendía ayer que con estos datos no serían ellos los que tendrían que decidir a qué partido apoyar: «La pregunta será qué apoyos puede recibir Rivera para gobernar». En Ciudadanos cuentan también con un muy buen resultado en el próximo CIS que se publicará en febrero, pero son muy conscientes de que en sondeos posteriores puede minimizarse algo la subida experimentada ahora tras las elecciones catalanas. «Puede ser, pero en cualquier caso preferimos estar aquí y pensar qué tenemos que hacer para consolidarlo y no estar en un nivel en el que un descenso pudiese ser peligroso», aseguran fuentes de la dirección.

Sánchez pide el voto útil

En el PSOE el sondeo fue recibido con sabor agridulce, porque el auge de Ciudadanos preocupa. Aunque en el discurso oficial se rechaza que ese ascenso sea un problema para los socialistas. «El PSOE no se siente concernido por la lucha por la hegemonía en la derecha», señaló ayer Pedro Sánchez.

La estrategia del secretario general es la de hacerse con todo el voto de izquierdas. La encuesta de ABC señala que el PSOE ganaría en torno a medio millón de votos mientras que Unidos Podemos perdería cerca de 1,5 millones. Datos que para Sánchez demuestran que «la transferencia de votos es evidente que está ocurriendo». Su mensaje ayer fue el de reclamar el voto útil porque la división del voto entre PP y Cs hace que en Ferraz se vean cerca de poder ser primera fuerza: «Hay una izquierda que puede ganar a una derecha bicéfala. La izquierda tiene oportunidad de oro de ganar las elecciones. Podemos ganar a la derecha. Aglutinando todo ese voto en torno al PSOE». Podemos sigue sin hacer una lectura política de su debacle en las encuestas.

Los de Iglesias argumentan desde el principio de su caída que los estudios no tienen la última palabra y rememoran las encuestas que le daban un resultado peor del que finalmente obtuvieron en las elecciones generales en 2015. La pasada semana el secretario de Organización de la formación, Pablo Echenique, se permitió en una rueda de prensa tras la reunión de la ejecutiva de Podemos hacer una mofa de los estudios que en 2015 los situaba por detrás de PP, PSOE y Ciudadanos. «Es muy parecido a lo que estamos viendo hoy» aseguró. Unos días después, el propio Echenique publicó un vídeo en sus redes sociales volviendo a burlarse de las encuestas que pronostican una debacle a su formación. «¡Podemos va a desaparecer! ¡Cs va como un tiro! ¡Abandonad toda esperanza!», ironizó. Esa es la línea oficial para responder al batacazo que predicen los sondeos. «En Podemos hemos aprendido que la única encuesta fiable es la de las urnas», aseguran, y defienden que su objetivo es ganar «tanto en 2019 como en 2020, y a eso dedicaremos nuestros esfuerzos», señalaban ayer fuentes de la dirección.