Portaaviones Príncipe de Asturias De Ferrol al desguace turco

Un remolcador arrastra ya al portaaviones Príncipe de Asturias en su travesía de 20 días a un astillero en Turquía

El portaaviones Príncipe de Asturias es remolcado en Ferrol
El portaaviones Príncipe de Asturias es remolcado en Ferrol - EFE

El portaaviones Príncipe de Asturias, buque insignia de la Armada Española durante 25 años (1988-2013), zarpó ayer desde el Arsenal Militar de Ferrol hacia su último destino: el astillero Leyal Deltas, en la ciudad turca de Aliaga. Allí será desguazado en el plazo de seis meses.

En una delicada maniobra, cinco remolcadores y una treintena de operarios sacaron al portaaviones, ya sin propulsión, del arsenal ferrolano al que arribó el 8 de febrero de 2013 después de una travesía final desde su base naval en Rota (Cádiz).

Ese mismo año, en diciembre, fue dado de baja del Listado Oficial de Buques de la Armada abriéndose un posterior concurso de desguace que concluirá finalmente en unos seis meses en tierras turcas. ¿La razón de causar baja en la Armada España? La crisis económica. El Ministerio de Defensa decidió en 2012 ahorrar el coste de su operatividad, unos cien millones de euros al año.

El buque Prícipe de Asturias fue dado de baja del Listado Oficial de Buques por el alto coste que ocasionaba
«La travesía hasta el puerto de Aliaga durará entre 18 y 20 días, dependiendo de las condiciones de la mar. Será trasladado por el remolcador de altura Alice One, a una velocidad de unos 4 nudos de media (unos 7,4 km/h.)», informa a ABC Adolfo Cancelo, socio director de Surus Inversa, la empresa especializada en reciclaje que ganó el concurso de desguace conjuntamente con el astillero turco Leyal Deltas por un importe de 2,7 millones.

Catorce puertos refugio

Esta empresa madrileña ya tiene experiencia en este tipo de «reciclaje verde» en Turquía. Hace dos años desguazaron el buque de la Armada Marqués de la Ensenada en Turquía. Este mismo mes han concluido una operación similar con el portaaviones británico Illustrious. ¿Por qué en Turquía? «La operación con este tipo de buques sólo es rentable en Turquía donde los costes de mano de obra son menores. El arrastre y transporte hasta Aliaga se lleva gran parte del beneficio», aclara Cancelo.

Aunque el mes de agosto parezca propicio para este tipo de travesía por el mar Mediterráneo, la compleja operación de transporte de un buque con casi 200 metros de eslora obliga a habilitar hasta catorce «puertos refugio» en caso de un imprevisto mayor o condiciones de navegación muy adversas. El próximo lunes o martes tiene previsto su paso por el Estrecho de Gibraltar.

Ruta que el portaaviones realizará hasta llegar a Turquía
Ruta que el portaaviones realizará hasta llegar a Turquía- ABC

En Turquía, el astillero Leyal Deltas aprovechará el material que aún resta en el buque. Básicamente, 8,5 millones de kilos de metal útil, de los cuales 6,1 millones son de acero. Además, el portaaviones contiene 830.729 kilos de hierro, 636.774 kilos de cobre con aislamiento, 427.134 kilos de cobre limpio, 306.830 kilos de aluminio, 143.954 kilos de acero inoxidable, 63.514 kilos de bronce, 4.243 kilos de zinc y 2.097 kilos de plomo, según la estimación que realizó en el pliego del concurso la Jefatura de Apoyo Logístico, con sede en el Arsenal Militar de Ferrol.

Retirada de aceites

Antes, en Ferrol, durante estos últimos meses, la empresa Surus Inversa ha realizado un inventario de materiales peligrosos, labores de gestión y retirada de aceites, hidrocarburos y sustancias oleosas en general para cumplir con las normas medioambientales vigentes necesarias para su traslado.

También certificó que todos los compartimentos están libres de gases, según informan. «Además, se han realizado tareas de sellado de tomas de fondo, medición de espesores del casco del buque y acondicionamiento de compartimentos, lo que evitará la posible afección a las aguas marinas».

En septiembre, Surus Inversa realizará una subasta benéfica de 250 equipos singulares del Príncipe de Asturias en un portal especializado en subastas industriales y la recaudación por las pujas de teléfonos, asientos o cascos se destinarán íntegramente a Cáritas Armada y a la Fundación Museo Naval.

Durante estos últimos cuatro años, varias han sido las voces tímidas que abogaron por mantener el portaaviones Príncipe de Asturias como un museo naval en alguno de los puertos de España, como sucede en puertos británicos o estadounidenses.

Sin embargo, desde el Ministerio de Defensa, con Pedro Morenés como ministro, o la propia Armada Española se descartó esta posibilidad dado el alto coste que suponía su mantenimiento para la viabilidad del proyecto. Ningún ayuntamiento quiso hacerse con el plan igualmente en un contexto de crisis económica.

Toda la actualidad en portada

comentarios