Videoblog «Materia Oscura» - Edición vídeo: ABC /Presentación: José Manuel Nieves

El misterio de los «cristales de tiempo»

Estas enigmáticas estructuras han aparecido en kits de química destinados a los niños

MadridActualizado:

Que los físicos consigan crear un cristal de tiempo en las más controladas condiciones de laboratorio es una cosa. Pero que los encuentren en un material común, como los cristales de fosfato de monoamonio, que se utilizan incluso en algunos kits de química destinados a los niños, es otra muy diferente.

Los cristales convencionales, como la sal, el cuarzo, los copos de nieve o los diamantes, tienen sus átomos ordenados en patrones muy estables y que se repiten una y otra vez en las tres dimensiones espaciales. En los cristales de tiempo, sin embargo, los átomos también se mueven siguiendo un patrón que se repite, aunque lo hace en el tiempo, y no en el espacio.

Seguir un patrón temporal (en vez de espacial) implica que los átomos de un cristal de tiempo nunca se acomodan en su estado fundamental, cosa que sí hacen los átomos de los cristales convencionales. Por lo general, cuando un material está en su estado fundamental (estado de mínima energía, también conocido como energía de punto cero de un sistema) su movimiento es imposible, porque eso requeriría un gasto de energía de la que ese sistema ya no dispone.

Por eso, los cristales «normales» permanecen inmóviles, ya que están en equilibrio y en su estado fundamental. Pero los cristales de tiempo tienen, repetimos, una estructura que no se repite en el espacio, sino en el tiempo, y por lo tanto siguen oscilando incluso en su estado fundamental. Es decir, nunca alcanzan el equilibrio y, literalmente, no pueden permanecer quietos. Lo más perturbador es que esa oscilación cíclica y repetida tiene lugar una y otra vez sin necesidad de utilizar energía alguna. Ante este panorama, los físicos se sienten como exploradores que entraran por primera vez en un continente totalmente desconocido.

Con su hallazgo, los investigadores han demostrado que estamos aún muy lejos de saber cómo se forman los cristales de tiempo. De lo que no cabe duda es que tras ellos se oculta toda una nueva física que apenas estamos empezando a comprender. Te lo contamos todo en el videblog «Materia Oscura», sobre estas líneas.