Ciencia

Así es el cráter del meteorito que acabó con los dinosaurios

Científicos que realizaron la primera perforación del cráter de Chicxulub, donde cayó la gran bola de fuego hace 66 millones de años, describen cómo es en realidad esta impresionante formación

Recreación del impacto del gran asteroide que acabó con los dinosaurios
Recreación del impacto del gran asteroide que acabó con los dinosaurios - Universidad de Tohoku/Archivo
ABC.es Madrid - Actualizado: Guardado en:
Roca recogida del cráter de impacto de Chicxulub
Roca recogida del cráter de impacto de Chicxulub- ECORD_IODP

Hace unos 66 millones de años, una gigantesca bola de fuego llegada del espacio impactó en lo que hoy es la península de Yucatán, en México, derritiendo la superficie con tanta facilidad como un guijarro arrojado por un niño crea ondas en el agua. Esta roca de 10 a 12 km de diámetro provocó una explosión 10.000 veces superior a todo el arsenal atómico que existe en el mundo actual, cambiando el clima de la Tierra durante al menos dos años y provocando la extinción del 75% de la vida planetaria, incluidos los dinosaurios. La cicatriz de ese colosal choque es el cráter de Chicxulub, un agujero de 200 km sepultado por una capa de rocas de alrededor de mil metros, buena parte bajo el mar.

Esta extraordinaria formación geológica, fundamental para la historia de nuestro planeta, ha permanecido misteriosa e inaccesible hasta que un equipo de científicos llevó a cabo su primera perforación subacuática la pasada primavera. La Expedición 364 del Programa Internacional de Descubrimiento Oceánico (IODP, por sus siglas en inglés) recuperó una serie de rocas que han permitido conocer cómo es ese lugar en realidad. La descripción del cráter aparece en la revista «Science».

Las rocas recuperadas han confirmado la hipótesis que se tenía hasta ahora de cómo se forman los anillos de picos en cráteres como éste, provocados por impactos de meteoritos gigantes. El estudio, coordinado por el Consorcio Europeo para la Perforación de Investigación Oceánica, explica que los grandes impactos de asteroides, como el de la península de Yucatán, moldean las superficies de los planetas mezclando materiales de la superficie con rocas más profundas.

Anillos de picos

Una muestra del cráter
Una muestra del cráter- ECORD_IODP

Según informa la Academia Mexicana de Ciencias, que participó en la expedición, los picos centrales se forman por el levantamiento de rocas durante la formación del cráter. Apenas unos segundos en los que el meteorito convirtió la piedra sólida en una masa moldeable y dejó una cicatriz de unos 200 kilómetros de diámetro. A medida que el tamaño del cráter aumenta, los picos centrales se convierten en anillos de picos.

El artículo recuerda que antes de tener estas muestras, la mecánica de formación de los anillos de picos era objeto de debate y hace hincapié en que Chicxulub es la única estructura de impacto conocida en la Tierra con un anillo de picos nítido, pero que está enterrada y sólo es accesible mediante perforación. Los científicos que integran la expedición encontraron que se formó por rocas subterráneas levantadas y fracturadas. Las rocas del anillo de picos, detallan, están cortadas transversalmente por diques y tienen una densidad inusualmente baja y velocidad sísmica. Por lo tanto, concluyen, los grandes impactos generan flujos verticales y aumentan la porosidad en la corteza planetaria.

El estudio de las muestras, que tuvo lugar en Bremen, Alemania, entre septiembre y octubre, no acaba aquí. Las evidencias servirán para seguir estudiando qué pasó en nuestro planeta después del impacto y ayudarán a determinar tanto el fenómeno de extinción masiva como la posterior recuperación de la vida.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios