MBFWM 2017

Fin de fiesta con espectáculo

Flores, apliques, muselinas y lentejuelas en el último gran día de desfiles. A la colección de Felipe Varela, que abrió el día, le faltó «finezza»

Desfile de Esther Noriega
Desfile de Esther Noriega - S. B. y A. D. A

Ayer hubo fin de fiesta a la altura del momento. Quince tipos de volantes utilizó Leandro Cano en su desfile; «Mogambo» fue el nombre de la colección presentada por Jorge Vázquez; y las flores de Georgia O’Keeffe reinaron en la pasarela de los Alvarno. Felipe Varela defraudó y The 2nd Skin presentó una propuesta variada y elegante.

Todo lo malo se pega, pero lo bueno también. Esto segundo ha sido evidente en esta edición de la Semana de la Moda de Madrid, en la que –salvo excepciones– no se han dado grandes tomaduras de pelo. Felipe Varela, en cambio, llamó la atención por que la mayoría de sus prendas carecía del «chic» que se esperaba del conocido modisto. No basta intentar replicar a Halston y Tom Ford con escotes «lumbares», ni se puede recurrir a las manidas minifaldas con chaqueta corta de los 80 y aguardar una ovación por elegante.

Pasarelas flamencas

Cambiando de tercio, y por mucho que nos guste el flamenco, esta semana se ha abusado de sus ritmos en los desfiles de moda: tras ser punto de partida de la colección de Juana Martín hace dos días, ayer de nuevo un cuadro flamenco en vivo protagonizó el pase de The 2nd Skin, sin que se lograse entrever la relación entre el tocino y la velocidad. Hay que decir que la colección fue una excelente serie de muselinas con aplicaciones florales, de tops que emulaban las corolas gigantes de flores blancas y de sofisticados vestidos de noche en lentejuelas plateadas.

Otra cosa fue la influencia flamenca en el desfile del jienense Luke –Leandro Cano Luque– que se inspiró en su pequeño pueblo de Ventas del Carrizal para emular unos festejos con la música, sonidos y efectos especiales de la Andalucía del interior. Su colección contaba con quince tipos de volantes, lunares rojos y vestidos blancos con broches que emulaban ser balcones y rejas. Los zapatos de esparto, de Vidaurreta, estaban rematados por volantes. Los curiosos bolsos cesta estaban hechos en Mula, provincia de Murcia, por los especialistas artesano de «Espartéame».

Conjuntos futuristas

En Alvarno presentaron una colección inspirada en las noches ibicencas, en la que supieron mezclar tejidos fluidos de motivos geométricos y estampado animal, y combinar con tino prendas mate con otras brillantes. Más conseguida aún que su versión de las flores de Georgia O’Keeffe fue la combinación de conjuntos de «pantalón cargo» y «top de cuerdas de macramé metalizado», un estilismo innovador y futurista. Álvaro Castejón y Arnaud Maillard saben dar show y colección.

El desfile de Jorge Vázquez fue un éxito, tanto por su apasionante puesta en escena de corte africano como por los colores empolvados, los accesorios étnicos y los vestidos de inspiración safari. Partiendo de la película «Mogambo», Vázquez bordó los conjuntos de día en telas impresas, los modelos con flecos de seda e incluso los más sofisticados vestidos de noche con tul, hilos de seda y trozos de espejos. El Premio L’Oréal a la Mejor Colección de esta temporada fue a parar a manos de Juan Duyos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios