Garrido sonríe en un entrenamiento.
Garrido sonríe en un entrenamiento.

Cádiz CF

El Cádiz CF renueva a Garrido hasta 2023

El vasco cumplía contrato en 2020 y ha llegado a un acuerdo para seguir de amarillo tres años más

Por  14:00 h.

Si días atrás se sabía de las renovaciones de dos de los jugadores que forman parte de la guardia pretoriana de Álvaro Cervera como son Alberto Cifuentes y José Mari, el pasado 19 de octubre CANAL AMARILLO pudo saber que el próximo en sellar su renovación con el conjunto gaditano es, sin duda, el jugador favorito para el entrenador sobre el que también se cierne otra renovación ganada a pulso.

Porque si Cervera tiene un jugador favorito ese es Jon Ander Garrido, que recientemente cumplía los 30 años. Y si en el caso del portero manchego la renovación fue solo de un año y la del mediocampista roteño ha sido de dos, la del vasco es de tres. Así pues, ya es oficial y Garrido será cadista hasta el 30 de junio de 2023, un año en el que tendrá 33 años.

La renovación del jugador se ha venido urdiendo desde hace un tiempo pero de manera muy discreta. De hecho, y pese a que la negociación entre los representantes del mediocentro y el director deportivo siempre han ido por buen camino no ha sido hasta este miércoles cuando ha sido oficial.

Garrido lleva casi que ya en la sangre el cadismo puesto que solo ha vestido los colores del club andaluz y del Barakaldo, equipo al que salió tras formarse en el Getxo.

La llegada de Garrido al Cádiz CF se remonta al mercado invernal de la temporada 2013/14, estando aún Raúl Agné en el banquillo. El jugador vasco llega aún imberbe al Cádiz CF y debuta en un Cádiz CF-Écija que acaba con 2-1 y después de jugar los 90 minutos en un partido donde ya da la talla de lo que va a llegar a ser. Porque en ese partido, jugado en una calurosa mañana del mes de enero, Garrido acusa el tremendo esfuerzo realizado en la medular pero no dice ni mú y se chupa los 90 minutos siendo lo que es, un gladiador del balón.

Y así, poco a poco, se va haciendo con un sitio en el once que también se lo concede Antonio Calderón, con el que conocerá el primero de los fracasos al caer en otra dura mañana en Hospitalet. Su fichahe se fragua como tantos otros entonces. El Granada, entonces en mano de Pina y Cordero, lo firma y lo cede al Cádiz CF, donde se quedaría para afrontar la siguiente campaña, la 2014/15 que acaba con otra mayúscula decepción en los ‘play off’ de ascenso ante Oviedo, primero, Hércules y finalmente Bilbao Athletic.

Su relación con Claudio, el entrenador ahí, se deteriora y sale cedido –ya por el Cádiz CF que lo tiene en propiedad– al RAcing de Ferrol, donde sigue madurando. Su baja, de hecho, en el ‘play off’ ante el Cádiz CF ya de Cervera es clave para que los gallegos acusen su ausencia y queden eliminados en lo que fue el principio del éxito ‘cerveriano’.

Ya en Segunda, Cervera se da cuenta del tremendo potencial que tiene el muchacho que fue prestado a Ferrol y muy pronto comienza a ser el jugador sobre el que pivota la defensa de un Cádiz CF lleno de personalidad.

Nunca fue un problema

Garrido no perdió tiempo en hacerse un hueco en el corazón del cadismo y el entonces director deportivo lo renueva por dos temporadas que el próximo mes de junio de 2020 se caducaban.

El jugador es todo corazón en el campo y en los despachos. Sus renovaciones con el conjunto cadista nunca han sido un problema pero siempre ha recordado, en voz de sus agentes, que se trata del jugador más empleado por el entrenador y que eso, a sabiendas de que no es un goleador ni marca las diferencias en las porterías contrarias, debe contar a la hora de valorar su rendimiento y, por extensión, lo que debe ganar.

Gracias a sus ganas de seguir vistiendo de amarillo nunca ha tensado las negociaciones hasta un punto de no retorno y es más por él que por los esfuerzos del club por lo que seguirá de amarillo hasta 2023. Como es obvio, en su teórico último contrato con el Cádiz CF se le ha mejorado ostensiblemente la ficha, pero es que tratándose del jugador con el que la afición y el entrenador de turno más se empatiza todo lo que sea retenerlo ya es un éxito para todos.