Lucas Lobos marcó uno de los goles en la última visita del Cádiz CF a La Romareda.
Lucas Lobos marcó uno de los goles en la última visita del Cádiz CF a La Romareda.

CÁDIZ CF

Cádiz CF: Los diez mejores fichajes de invierno de este siglo

Lucas Lobos, Pablo Hernández y Enrique Ortiz se enrolaron en enero en la disciplina amarilla

Por  1:28 h.

El enero futbolístico es cálido. La temperatura la elevan los conocidos como fichajes de invierno. El negocio obliga y el mercado se abre a mitad de temporada principalmente para corregir los errores del verano. Multitud de remiendos que en muchas ocasiones resultan parches insuficientes; y a la par aparecen por sorpresa jugadores que elevan el nivel de la escuadra hasta resultar vitales en la consecución de objetivos.

Días de tensión para los directores deportivos, que sufren tanto como disfrutan al ser protagonistas incluso por encima de lo que acontece cada jornada sobre el césped. Ellos y los representantes, con futbolistas de por medio. Un mercado que este 2017 que se abre a principios de enero y se cerrará el 31 a la medianoche.

Duro porque la demanda supera la oferta. Las prisas y la exigencia espolean a los distintos clubes, que se lanzan en ocasiones de manera irreflexiva y condicionados por mil y un obstáculos: el dinero es un problema porque el gasto descuadra las cuentas presupuestadas; los jugadores que triunfan son inalcanzables porque sus equipos no les dejarán salir; los futbolistas que se encuentran en el escaparate están faltos de ritmo y chispa al no contar con minutos en sus plantillas; hay que recurrir al mercado extranjero, más desconocido y con el problema de la difícil adaptación… Para más inri, todo se encarece, así que navegar en estas aguas procelosas es menester de los mejores grumetes.

En el Cádiz CF de este Siglo XXI hay muchas historias que contar. La inestabilidad que ha envuelto a la entidad de Carranza ha obligado a acudir con excesiva frecuencia a este bazar invernal. Con mayor o menor acierto, todos los años ha caído alguno y en general varias piezas de distinto calibre.

En esta ocasión, Canal Amarillo repasa los diez mejores fichajes de invierno de estos últimos 16 años. Jugadores que resultaron decisivos esa campaña, o que fueron creciendo para destaparse en temporadas venideras. Futbolistas que respaldaron la apuesta del ‘jefe’ de turno, esos que permiten albergar la esperanza cada enero de que un mejor Cádiz CF es posible.

1.- Lucas Lobos

El mejor futbolista que ha vestido de amarillo en este Siglo XXI llegó parapetado en un abrigo y asombrado al cambiar el clima veraniego de Buenos Aires por el frío de la Tacita en el comienzo del 2006. Hace una década. Lucas Armando Lobos (3 de agosto de 1981) reforzaba el plantel de Víctor Espárrago y la tardanza del charrúa en abrirle la puerta impidió que el Cádiz CF disfrutara de alguna opción más de permanencia.

Este talentoso mediapunta que levitaba sobre el césped, driblando las acometidas rivales, no lograba dejar al conjunto gaditano en Primera pero se convirtió en objeto de deseo de media Primera División. Apostó por quedarse en la categoría de plata, soñando con un año de transición, pero dos lesiones graves de rodilla frenaron a quien muchos consideraban el heredero de Mágico González. Goles de falta directa, asistencias milimétricas… tarjeta de presentación para que en otro invierno, de 2008, los rectores lo vendieran al Tigres de Monterrey en una operación marcada únicamente por el interés económico. Ni que decir que se le echó de menos. Cuanto.

lucas-lobos

Lucas Lobos, en un partido de pretemporada.

2.- Pablo Hernández

Alberto Benito pescó en una de las canteras que mejor conoce: la del Valencia. En 2007 se fijó en este extremo derecho del Mestalla, sin oportunidades en el primer equipo pero con nivel para jugar en una categoría superior a la de bronce. En sus dos apariciones engañó. “Demasiado verde”, decían. En su tercer partido, Pablo se convirtió en la gran revelación de la temporada. Jugador de banda con mucha velocidad y un regate desequilibrante, no rubricaba el deseado ascenso pero Carranza fue un trampolín en su carrera.

Brilló en el Getafe, Valencia, Swansea y hasta fue internacional con España. Su estrella, que iluminó Cádiz durante seis meses, se apagó de manera inesperada. Pero su estela quedó marcada en la banda del coliseo amarillo.

Pablo Hernández celebra un gol.

Pablo Hernández celebra un gol.

3.- Enrique Ortiz

El desconocido Enrique Ortiz llegaba del Cacereño en enero de 2004… y todavía no se ha ido (actualmente colabora con la dirección deportiva). Muestra de lo que ha significado este futbolista en los últimos años en el Cádiz CF. Ha participado en las tres categorías y marcado en cada una de ellas, y ha recibido tanto críticas como elogios, si bien la justicia futbolística al final le dejó en un buen lugar.

El mismo Benito lo firmaba en el estreno en Segunda División nueve años después y Enriquinho, el extremo del regate a trompicones, creció hasta convertirse en un rostro totalmente ligado a la entidad de Carranza. 44 goles y 252 partidos de amarillo. Ahí queda.

Enrique Ortiz todavía sigue en el Cádiz.

Enrique Ortiz todavía sigue en el Cádiz.

4.- David Sánchez

No hay que irse tan lejos para encontrar un acierto. Hace justo un año, por El Rosal aparecía la larga melena rubia de David Sánchez, a la postre uno de los héroes del ascenso a Segunda en el Rico Pérez de Alicante. La memoria está fresca y eleva a los altares al centrocampista que aportó su experiencia y compromiso para que el Cádiz CF escapara de la oscuridad.

Mediocentro zurdo de mucha calidad y excelente golpeo a balón parado, nada más aterrizar Claudio le entregó los galones. Físicamente a lo justo, tenía una hora de fútbol pero con ello ya subía el nivel colectivo. El cadismo lloró su salida el último día de este verano.

david-sanchez

David Sánchez, en su presentación.

5.- Vicente 

Vicente Javier Fernández Pino (10 de noviembre de 1979) no debutó hasta el 25 de abril de 2003. Llegó del Badajoz y tardó casi cuatro meses en ganarse la confianza del míster, por aquel entonces José González. Pero este centrocampista, canterano del Real Betis, ya no perdió su sitio y jugó los últimos once partidos.

Perteneció a ese once mítico que ascendió en el Juan Guedes de Las Palmas tras nueve años en Segunda B. No pudo hacer más en menos tiempo.

Vicente, el pelirrojo, entre Duarte y Sergio Iglesias.

Vicente, el pelirrojo, entre Castillo, Duarte y Sergio Iglesias.

6.- Jorge Luque

Con una larga y exitosa trayectoria, Luque vestía de amarillo en el ocaso de su carrera. Incluso tenía que descolgar las botas tras haberse retirado seis meses antes. El Cádiz CF de Sinergy y Agné necesitaba a un hombre de su calidad y experiencia, de su visión de juego y capacidad de trabajo, para amarrar la permanencia en la peor temporada de la historia cadista. Llegó en enero de 2013 y, a pesar de su mal momento físico, se erigió en el líder sobre el césped y hasta en el vestuario.

Los fichajes de invierno de aquel curso resultaron cruciales para mejorar a un plantel en caída libre. El cordobés se había ganado las simpatías de la hinchada (poco importó que unos años antes defendiera la elástica del Xerez CD) y se quedó una campaña más jugando 35 partidos. Salió por falta de gasolina, pues de calidad andaba sobrado.

Luque fue capitán del equipo amarillo.

Luque fue capitán del equipo amarillo.

7.- Jon Ander Garrido

Una de las primeras apuestas de Locos por el Balón tras adquirir las riendas de la sociedad en 2014 previa subasta. Quique Pina prescindía de un veterano como Nafti y apostaba por el jugador franquicia del Barakaldo. Sumaba centímetros a una plantilla escasa de altura. Desde entonces, y ya van tres años, Garrido ha tenido que convivir con las críticas por su falta de técnica con los elogios por su entrega y su capacidad de trabajo. Incluso hasta se le ha dado un toque por mal comportamiento que ya ha sido olvidado debido al rendimiento actual del vizcaíno.

Ha sido titular siempre, incluida la brillante campaña regular que acabó con los desastres protagonizados ante Oviedo y Bilbao Athletic. Aún así, él siempre fue reconocido como un hombre clave. La pasada campaña no participó en el ascenso al salir cedido al Racing de Ferrol pero este verano se ganó la confianza de Cervera y pasó de descartado a intocable. Sí, otro que llegó en enero.

Garrido celebra uno de los goles en el Nuevo Arcángel de Córdoba.

Garrido celebra uno de los goles en el Nuevo Arcángel de Córdoba.

8.- Daniel Cifuentes

El Cádiz CF de Javi Gracia arrasaba en una campaña donde no cabía otra posibilidad que el regreso a la Liga de Fútbol Profesional tras el monumental descalabro de Alicante. Otros se conformarían con un plantel que enfilaba el camino a Segunda, pero Julio Peguero no quería dejar lugar a la improvisación. Pese a contar con los dos mejores laterales de la categoría, Cristian en diestra y el capitán Raúl López en la zurda, sorprendía con el fichaje de este carrilero que procedía del Valladolid, en Primera División.

Invierno de 2009. Cifu, querido por el cadismo además de por su fútbol por su innegable carisma y liderazgo, apenas contaba con oportunidades en un bloque perfectamente trabajado y asentado. Pero saltaba la peor noticia justo antes del ‘play off’ ante el Real Unión de Irún. Raúl López caía lesionado. Una tragedia que gracias al buen hacer de este madrileño se quedó en anécdota. Firmó una excelente eliminatoria y permaneció en Carranza dos temporadas más. Discrepancias con Quique Pina le enviaron a Huelva después de su fichaje fallido por el Olympiakos Volou, el club donde entrenaba Gracia.

Cifuentes celebra el ascenso con Toedtli.

Cifuentes celebra el ascenso con Toedtli.

9.- Roberto Peragón

Si el Cádiz CF se mantiene ahora con vida, y con mucha salud como se puede comprobar, es en parte culpa de este delantero menudo con experiencia en el Rayito de Primera y que resultó vital para lograr la permanencia en el fatídico 2013. En enero de ese mismo año se inscribía como petición expresa de Raúl Agné y con sus seis goles, especialmente el primero en Sanlúcar, aupaba a sus compañeros a la salvación. Una buena cosecha la de ese invierno con Peragón, Luque, Granell, Josete y Carlos Álvarez.

Su jerarquía se imponía a Belencoso y Pablo Sánchez y con su carácter desterró los fantasmas que aparecían en El Rosal. Era uno de los fijos para continuar pero incomprensiblemente la entidad decidió no renovarlo ese verano por diferencias económicas, así que se quedó en casa en el modesto Puerta Bonita. Una participación esencial.

Peragón marcó goles decisivos.

Peragón marcó goles decisivos.

10.- Migue González

¿Quién iba a decir que el último gran éxito se fraguaría en esta época? Manolo Vizcaíno, desligado de Pina por la guerra civil, se la jugaba a una carta aferrándose a un Claudio Barragán que tiró de años y veteranía para encarar la segunda vuelta de la 2015-16. Fichajes con el ‘play off’ en el horizonte, más que la liga regular. Por ello se firmaba al experto Migue González, de 36 ‘palos’, un zaguero en busca de trabajo tras el fiasco del Huracán Valencia, en grave crisis económica.

Canterano del FC Barcelona, dio el relevo a Josete y se consolidó junto a Aridane en el eje de la zaga. Sobresaliente en nada y notable en todo, cumplidor en grado mayúsculo, incluso se quedó en la plantilla en Segunda y ha ayudado al plantel actual cuando se le ha reclamado. Lo justo y necesario. Con un ascenso inesperado a sus espaldas.

Migue González celebra un gol del Cádiz CF junto a Aridane.

Migue González celebra un gol del Cádiz CF junto a Aridane.