Ager Aketxe, durante el Cádiz CF-Sporting esta temporada.
Ager Aketxe, durante el Cádiz CF-Sporting esta temporada.

CÁDIZ CF

Aketxe, condenado a dos meses de multa por agredir a un ertzaina

El centrocampista vasco del Cádiz CF ha eludido la pena de cuatro años prisión que pedía para él la Fiscalía por los actos acaecidos el 9 de agosto de 2015

Por  16:34 h.

Ager Aketxe ha sido condenado a dos meses de multa por agredir, en compañía de otros jóvenes, a un ertzaina. Una sentencia del Juzgado de lo Penal 1 de Bilbao, publicada por El Correo, ha impuesto al actual jugador del Cádiz CF una multa de cerca de 720 euros al considerar probado que participó en una paliza a un agente de la policía vasca que estaba fuera de servicio el 9 de agosto del año 2015, durante las fiestas del barrio de Romo, en el municipio de Getxo y a quien los acusados arrojaron al río Gobela.

Además de imponer la multa a Aketxe, la jueza ha absuelto a otro de los acusados y ha responsabilizado principalmente a un tercero de la agresión, por lo que le condena al pago de tres meses de multa y a indemnizar a la víctima con 4.680 euros.

Ahora bien, el centrocampista vasco del Cádiz CF ha eludido la pena de cuatro años prisión que pedía para él la Fiscalía. Ager Aketxe y otro joven fueron acusados por la Fiscalía como autores de un delito de atentado contra la autoridad y un delito de lesiones leves.

La resolución considera probado que el agente se identificó como tal ante los acusados antes de que comenzaran los hechos, si bien los jóvenes le golpearon y que uno de ellos le propinó una patada que le hizo caer al río desde dos metros de altura.

Sin embargo, la jueza ha resuelto absolver a los tres acusados de un delito de atentado contra la autoridad al considerar que ante “la confusión” de la trifulca, los jóvenes pudieron no entender que estaban ante un agente, como aseguraba la defensa.

El juzgado de Getxo que instruyó el caso resolvió que Aketxe y otro de los imputados se dirigieron de forma “agresiva” y amenazaron al ertzaina con el “propósito de que borrara las grabaciones” de una pelea que se estaba registrando en el barrio en fiestas hacia las ocho de la mañana.

En ese momento la víctima “se identificó” como agente de la Policía vasca y mostró su acreditación profesional, por lo que el exjugador del Athletic y su amigo “eran plenamente conocedores” de que estaban ante un “funcionario de la Ertzaintza” cuando empezaron a pegarle “patadas y puñetazos”, concluyó el instructor.