Reportaje

La gastronomía de Cádiz se instala en el madrileño Mercado de San Ildefonso

Por Carmen Ibáñez Quignon,

Los bocados más deliciosos de la gastronomía de Cádiz llegan al Mercado de San Ildefonso de Madrid. Levante Gastrobar es el nuevo puesto del ‘street food market’ de la capital, que llega de la mano de Javier Rugero. Este empresario chiclanero cuenta desde hace tres años con otro establecimiento similar en Málaga, cerca de la famosa bodega El Pimpi. Es allí donde también ejerce en el sector de la construcción, dedicación que lleva años compaginando con la hostelería. En su local de Málaga, actualmente en reformas, es donde conoció el éxito de las recetas y los vinos gaditanos: «Estamos muy cerca pero nuestra forma de cocinar es totalmente distinta».

Alevante Gastrobar

El moderno Mercado de San Ildefonso en Madrid es la siguiente parada en la trayectoria de Levante. Nacer en Chiclana ha permitido a Rugero conocer la afición de los turistas madrileños por las tierras gaditanas, especialmente su costa. Por eso, el punto fuerte del gastrobar será el atún rojo de almadraba, con el que preparan una hamburguesa de toques marineros. Se unen a la carta a los chicharrones de Chiclana, embutidos, quesos de la Sierra de Cádiz, guisos como el atún encebollado y la imprescindible tortilla de Camarones, entre otros. Todos los productos llegados de Cádiz, en cuya capital reside el empresario.

El nuevo local, que comenzará a funcionar esta semana, es un pequeño puesto que esperan sustituir por otro más espacioso dentro el mismo mercado. Pero la proyección de la gastronomía de Cádiz en la capital no se queda ahí, ya que Rugero ha recibido ofertas de otros mercados para instalar el mismo tipo de negocio en ellos.

Gaditanos como el cocinero sanluqueño José Calleja (Surtopía) o Alejandro Alcántara (Bache), vieron también en Madrid el futuro de su carrera. Allí ubicaron sus restaurantes que comparten éxito con tabernas como La Caleta, Lambuzo, o La Gaditana, también dedicadas a la provincia.

Entre Malasaña y Chueca

El Mercado de San Ildefonso nace en 2014 como el primer Street food market centrado en el disfrute en torno a la gastronomía. Se encuentra en una de las zonas más turísticas y vanguardistas de Madrid, la que une el barrio de Malasaña con el de Chueca, en pleno corazón de la ciudad. Cuenta con 700 metros cuadrados distribuidos en tres plantas y un total de 17 puestos. Su variada oferta gastronómica conjuga cocina internacional, tapas, carnes y vino enmarcado en un diseño industrial años 20.