Wilson Cuero, en el suelo, tras recibir un empujón de Paco Borrego.
Wilson Cuero, en el suelo, tras recibir un empujón de Paco Borrego.

Cádiz CF

(CRÓNICA) Mérida AD-Cádiz CF (1-1) Una piedra

Lolo Plá vuelve a marcar para adelantar a un equipo que se dejó empatar apenas diez minutos después

Por  19:49 h.
Mérida
1
Cádiz CF
1
Mérida AD: Raúl Moreno, Romero (Aitor García, 60'), Pablo Gil, Zamora, Morgado, Borrego, Joaqui, Martins, Pedro Conde (Gonzalo, 79'), Troiteiro (Borja, 60') y Javi Chino.
Cádiz CF: Cifuentes, Juanjo, Servando, Aridane, Andrés, Garrido, Mantecón (Abel, 92'), Salvi, Lolo Pla, Fran Machado (Pavez, 61') y Wilson Cuero (Josete, 70').
0-1: Minuto 57. Lolo Plá cabecea con potencia un centro con la izquierda y desde la izquierda de Cuero. 1-1: Minuto 66. Jugada individual de Aitor, que con la colaboración en el disparo de Garrido consigue el empate.
Gálvez Rascón, madrileño. Amonestó con cartulina amarilla a los locales Zamora, Aitor García y Javi Chino. Expulsó en el minuto 68 a Servando por doble amonestación. También, en el 83', hizo lo mismo con el local Aitor García.
Antes del partido, por la mañana, hinchas de los dos equipos se pelearon y hubo hasta 20 detenciones..
Estadio Romano.

Una piedra. Este Cádiz CF es una piedra. Con todas las connotaciones que pueda tener la acepción. Buenas y, por supuesto, malas. Buena porque fuera de su casa no hay quien le tosa y sigue sin saber lo que es perder. Pero malas porque da tan poco como lo que da una piedra. Es normal que con el de hoy sume ya la friolera de ocho empates por siete victorias y una derrota en Carranza con el Murcia, que sigue líder con cuatro puntos más  un Cádiz CF que está muy lejos de poder luchar por la primera plaza. Al menos, por ahora. Las piedras sirven para defenderse, de ahí que este Cádiz CF sea proclive a los empates. Menos guerra, más amor.

No hay quien lo entienda. O sí, lo cual podría ser peor. Y es que el Cádiz CF que salió de inicio en Mérida varió hasta en cinco jugadores respecto al que se sacó Claudio ante Sevilla Atlético y Almería B. Para entender estas modificaciones solo hay que mirar al rival. Y es que este Cádiz CF que sigue diseñando el entrenador valenciano sigue jugando demasiado en función del enemigo a batir cada semana. Es normal que Claudio se desespere desde la banda en cada partido. Los cambios, de un día para otro, no son fáciles y todo necesita un rodaje. No puede salir a la primera. Por eso, el partido ante el Mérida resultó lo  de otros. Una moneda al aire.

Ambos equipos salieron a discutirse la posesión. Las oportunidades, en la primera mitad, fueron pocas y muy repartidas. El primero en intentarlo desde lejos en el minuto 4 fue el brasileño Elton Martins, pero su disparo raso y flojo fue a las manos de Cifuentes. Le respondió Salvi, el más activo del Cádiz CF en los primeros 45 minutos. El extremo diestro que volvía al once remató en el segundo palo un centro de Andrés y la jugada acabó en las manos del meta local.

El bloque extremeño, bien trabajado por Alcázar, se mostraba duro y bien colocado. El Cádiz CF alternaba momentos de dominio con otros de sumisión. Porque pasado el minuto 20 fue el Mérida el que agarró el control de la partida ante un Cádiz CF apático, sin el hambre necesario para salir a por los partidos como tiene que salir un equipo que quiere, pretende, piensa o sueña con el primer puesto. Claudio buscaba asociaciones entre Lolo Plá, Fran Machado y Mantecón, pero la cosa es complicada cuando el que tiene que conquistar el castillo es Wilson Cuero, tan generoso en el esfuerzo como siempre, tan negado como norma. Pasados esos diez minutos de control local, el Cádiz CF recuperaba la serenidad sostenido por el temple de Aridane, que sí que está haciendo buenos los informes de Pina.

A falta de diez minutos para el descanso el Cádiz CF tuvo en las botas de Lolo Plá el primero, pero el delantero emeritense se llenó de balón tras recibir un espléndido centro de Juanjo. Plá, que no quiso ver a Fran Machado para que fusilase a gol, controló bien, recortó mejor a Borrego, pero su lanzamiento fue repelido por el arquero del Mérida a saque de esquina. La siguiente jugada también nació de la banda derecha, pero en esta ocasión fue Salvi el que metió un buen balón que Cuero aún está pensando cómo tendría que haberlo gestionado mejor el asunto cuando recibió en carrera y de espaldas. Parecía el Cádiz CF más cerca del gol que su rival cuando Pedro Conde recibió un balón lejos del área y empaló una volea que mandó a córner un acertado y enchufado Cifuentes.

 Cambio de escenario

Algo tuvo que decirles a sus chicos Claudio en la caseta porque el Cádiz CF salió algo más convencido de lo que tenía que buscar. También el Mérida, por cierto. De hecho, una internada del brasileño Martins en la que dejó en evidencia a Juanjo, fue lo más peligroso de los primeros minutos de la reanudación. Pasado el susto, el Cádiz CF retomó, o quiso retomar, su papel de protagonista y se adueño un poco de la bola. Así llegó un zurdazo sin mucho peligro para Raúl Moreno. Como era imaginable, el Mérida no se contentó con su guion y volvió a inquietar al Cádiz CF a través de Martins, que no descansaba.

Pero el Cádiz CF seguía teniendo su propósito. Salvi siguió tirando del ataque del equipo y como Jesús Navas en el mítico gol de Iniesta en Sudáfrica, llevó el balón de campo propio a ajeno para entregárselo a Wilson Cuero, que seguía la carrera anclado en la banda izquierda, de donde se sacó un centro perfecto con la zurda que acabó rematado con una potencia inusitada por Lolo Plá a la escuadra del Mérida, su ciudad natal.

El gol motivó que el Ángel Alcázar revolucionara su equipo con un doble cambio dando entrada a Borja y Aitor. Este último empataría el partido con una jugada individual en la que dejó atrás a dos defensas del Cádiz CF, se presentó ante Cifuentes dentro del área pequeña y disparó con la fortuna de encontrar la bota de Garrido, que fue finalmente el que metió la pelota dentro de la red con vaselina incluida a Cifuentes.

Si negras se pusieron las cosas, peor se pusieron minutos después al ser expulsado Servando tras ver la segunda amarilla. Claudio sacó del campo a Cuero y metió a Josete para no perder recursos en defensa. Tocaba sufrir. Y mucho.

Sin embargo, las cosas se podrían de mejor aspecto con la expulsión del local Aitor García, que apenas llevaba veinte minutos en el campo y se iba a las duchas tras empatar el partido y ver dos cartulinas amarillas.

Incluso mejor se pudieron mejor si Lolo Plá llega a estar igual de acertado que en el gol con un cabezazo a placer que envió alto por pasarse de frenada en su impulso para llegar a un gran centro del chileno Pavez.

El Cádiz CF, que si bien es cierto tampoco sufrió en demasía cuando estaba con uno menos, dejó pasar los minutos sin arriesgar demasiado con el resultado. Lógico. El bloque de Claudio, bien posicionado, apenas dejó espacios en sus defensas y buscaba el minuto 90 sin tirar la toalla en ataque. Pese a tener el asunto medianamente controlado, el Mérida también buscó la victoria. Casi lo consigue después de una buena jugada trenzada en ataque y acabó con el lanzamiento duro de Joaquí que fue desviado a un córner que acabaría con polémica por unas manos de Lolo Plá que pidió el equipo local. Un hecho que aprovechó el colegiado para mandar a los vestuarios a dos equipos que lucharon por lo mismo en un partido de fuerza, el que planteó el entrenador del Cádiz CF.