Güiza dispara a puerta en el último choque liguero entre Cádiz y Recre.
Güiza dispara a puerta en el último choque liguero entre Cádiz y Recre.

Cádiz CF

Cádiz CF 2-1 Recreativo (CRÓNICA) Güiza se recrea

Un gol suyo y una asistencia posibilitan la importante victoria de un Cádiz CF que se pone a cinco puntos del liderato

Por  20:00 h.
Cádiz CF
2
Recreativo
1
Cádiz CF: Cifuentes, Juanjo, Servando, Josete, Pavez, Abel, David Sánchez, Salvi (Jandro, 48') Fran Machado ((Álvaro García, 60'), Lolo Plá y Güiza (Quintana, 88').
0-1: Arthuro (8'); 1-1: Güiza (19'); 2-1: Lolo Plá (35')
Recreativo de Huelva: Gálvez, Mario, Iván Robles, Edu Moya, Álvaro Moreno, Ale Zambrano (Molina 68'), Núñez, Manu Molina, Arthuro Ernesto, 53'), Jesús Vázquez y Cristian Fernández (Keita, 79').
Árbitro: Luis Mario Milla Alvéndiz, sevillano. Amonestó con tarjetas amarillas a los locales Servando y Juanjo y al visitante Zambrano. Fue protestado por la grada y anuló un gol a Lolo Plá muy dudoso.
Incidencias: No se vendieron entradas por motivos de seguridad al ser el partido considerado de Alto Riesgo.
Ramón de Carranza. Cerca de 9.000 espectadores, con la presencia de unos 300 llegados de Huelva.

Nueva victoria en Carranza ante un rival que se creció pero que se pudo controlar gracias a la raza de Güiza, que pese a estar ‘cascao’ juega con más vergüenza que toda una legión de jugadores que pasaron con más pena que gloria por una entidad que se coloca a cinco puntos del liderato después del tropiezo del Murcia en su feudo ante el Marbella.

Claudio, a su estilo, volvió a sorprender con una alineación en la que no metía a Andrés Sánchez, que por no estar, no estaba ni en el banquillo. Eso por no hablar de Tomás, que parece claro para Claudio que es mucho peor que el juvenil chileno Luis Pavez, titular ante el Recre para asombro de muchos. Como titular volvió a ser Josete ante la sanción de Aridane pese a tener el cartel de ‘baja’ colgado en el cogote. Kike Márquez, titular en el anterior partido en Carranza, sabe bien de qué va eso. El puesto del sanluqueño lo ocupó Fran Machado, renacido en mitad de este sorprendente mercado invernal.

Aficiones de uno y otro equipo comenzaron el duelo en la grada antes de iniciarse un choque en el que el Cádiz CF salió con la lección muy aprendida. Apenas habían pasado dos minutos cuando el pequeño Salvi metió en el área un centro muy intencionado al primer palo al que no llegó Güiza, que ya por entonces había recibido los primeros ‘piropos’ de la que fue su afición onuba.

Poco después, David Sánchez recordó porque se le ha llamado a Melilla y al primero de todos. El zurdo manejó una jugada a su antojo desde el centro del campo con dos precisas y certeras paredes que llevó hasta las botas de Güiza para que el jerezano lo intentase con un disparo cruzado que no encontró puerta.

Pero lo que son las cosas. Cuando mejor estaba el Cádiz CF, con toda la grada enchufada con el equipo, llegó una internada de Núñez, que ni se enteró de Pavez ni de la presión de Josete para meter un centro al corazón del área para que el brasileño Arthuro empalmase por debajo del cuerpo de Cifuentes el primer gol que festejó con sobrada chulería ante los ultras del Cádiz CF.

El tanto dio alas al Recre, que hasta ese momento estaba siendo muy inferior al Cádiz CF, que por el contrario atravesó un desierto de dudas mientras afloraban los primeros pitos en la grada. Unos pitos que, bien es cierto, duraron poquito. El partido parecía insulso, lejos de los primeros minutos donde el Cádiz CF desplegó sus mejores argumentos. Así, como si nada, pasaban los minutos hasta que Salvi y Fran Machado se inventaron una jugada por banda derecha que acabó con un pase atrás que el sanluqueño dejó al borde del punto de penalti para que Güiza engachase su diestra para sorprender a Gálvez, que como antes su colega en la otra portería, se tragaba el disparo del delantero cadista que no dudó en meterse, más si cabe, a la afición cadista al celebrar el gol debajo justo de los aficionados onubenses que antes le habían proferido cánticos despectivos.

Al igual que el tanto del Recre deprimió por momentos al Cádiz CF, con el de Güiza, como puede ser normal, espoleó a los de Claudio, que en pocos minutos sacaron hasta cuatro saques de esquina como prueba evidente del empuje con el que intentaron cercar la meta de Gálvez.

El Recre inquietó al Cádiz CF levemente. Especialmente tras una falta cometida en la media luna por Servando que Arthuro resolvió con un zurdazo que se marchó fuera y que buscaba la escuadra. El decorado cambiaría. ¡Y de qué forma! Otra vez el Cádiz CF encontraba petróleo por la banda derecha tras un pase de Fran Machado a Güiza, que se fue al suelo para rebañar un balón que estaba perdido para recuperarlo, levantarse y ponerlo con toda la fe del Jerez que ama en la línea de gol para que Lolo Plá lo empujase a gol dando por hecha la remontada. Mejor se pudieron poner las cosas si el linier no levanta el banderín tras un perfecto cabezazo de Lolo Plá que se fue al travesaño y botó dentro. El Cádiz CF volaba ya por entonces y apenas se escucharon quejas. Por volar, volaba hasta el ‘gitano’ de Jerez, que dejó sentado a los dos centrales y cuando se encontró solo contra el meta rival le dio por echar mano de la generosidad y buscar a Salvi o Lolo Plá entre una maraña de piernas de los defensas que volvían a sus posiciones.

La llegada del descanso dejó muy buenas sensaciones de no ser por la endeble zaga cadista. Porque el partido estaba controlado, se podía haber rematado incluso, pero el Recre no estaba muerto. Y lo que es más preocupante, la defensa del Cádiz CF seguía dando opciones cada vez, muy pocas, que el once onubense le daba por irse arriba. La banda de Pavez era un pasillo para el ex del Liverpool Núñez, y la poca contundencia de Josete y Servando, una salita de estar para Arthuro. Entre tanto, el Cádiz CF se entregaba a la genialidad de Güiza, al desparpajo de Salvi y a la zurda de David Sánchez para encarrilar un encuentro que en su reanudación siguió por los mismos derroteros. Es decir, un Cádiz CF buscando la sentencia ante un Recre replegado a la espera de sus oportunidades.

Pronto le hicieron a Claudio mover el banquillo. Salvi se iba al suelo, pedía el cambio y entraba Jandro. Lo mismo le paso a su colega en el equipo rival Ceballos, que tuvo que quitar a Arthuro, lesionado, por Ernesto. Tantos cambios descolocaron a la ya de por sí descolocada defensa del Cádiz CF, que vio como Cifuentes tenía que estirarse para despejar un pase envenenado de Iván Robles que buscaba un rematador para empujar la pelota a puerta.

Cerca estuvo del empate el Recre, que se aprovechó del típico error por partido que suele cometer Josete para que Núñez conectase un centro desde la banda con Ernesto, que en su control vio como llegaba Juanjo para sacarle la pelota cuando se disponía a fusilar a Cifuentes. Pasado el susto, que coincidió con los peores momentos del Cádiz CF, los hombres de arriba comenzaron a entonarse de nuevo para volver a discutirle la pelota al Recre.

Corría el crono y el ambiente en Carranza era bueno. La gente se divertía, pero siempre mirando de reojo a su propia defensa porque concede lo intolerable. Cada balón que llegaba a la frontal era síntoma de peligro para Cifuentes, que tuvo que detener un zurdazo cruzado de Ernesto ante la inoperancia de centrales y mediocentros, ya ‘tocados’ por el paso de los minutos y… por los años.

Y hablando de años. Muchos minutos tuvieron que pasar para ver a Jandro actuar, que con un disparo desde el vértice del área probó sin peligro a Gálvez. El Cádiz CF frenó el avance de su rival a base de ocasiones. Primero la de Jandro, después Güiza volvió a precipitarse en su entrega, como volvió a repetir después en una jugada en la que se creyó que el árbitro pitó penalti a Lolo Plá tras pase de la muerte del jerezano. Al final, el asistente señaló fuera de juego para enfado de una grada que le tocó sufrir bastante de ahí hasta el final. Primero con un lanzamiento ajustado de falta de Núñez que Cifuentes envió a córner, segundo con varios saques de esquina del Recre, tercero con las imprecisiones en la defensa y por último con los cinco interminables minutos que concedió el árbitro. Pero las victorias, si son con sufrimiento, saben mejor. Y esta, mucho mejor después del empate del líder Murcia, que deja a cinco puntos a un Cádiz CF más fiable, pero con los mismos temores en defensa.