Álvaro Cervera da instrucciones a sus futbolistas en el partido ante el Racing de Ferrol.
Álvaro Cervera da instrucciones a sus futbolistas en el partido ante el Racing de Ferrol.

CÁDIZ CF

Cervera: conmigo o fuera

El entrenador lanza un mensaje a sus futbolistas: orden, disciplina, intensidad y compromiso, y ahí se encuentra el origen de la extraña alineación ante el Racing de Ferrol

Por  17:55 h.

Álvaro Cervera ha lanzado su mensaje: conmigo o fuera. La advertencia, con el tono pausado que maneja, ha retumbado en el vestuario cadista. El nuevo técnico, después de un mes escaso en Cádiz CF, no anda infectado aún del virus que aniquila a todos los entrenadores que pasan por Carranza con pena y ninguna gloria.

No le preocupan las críticas del entorno, ni la fortaleza de los pesos pesados del plantel. Juega quien defiende su filosofía a muerte y quien merece por rendimiento una oportunidad, sin importar el nombre, la edad o el currículum. A estas alturas de su carrera, y con casi todo perdido de antemano por la ineptitud de su equipo en la liga regular, al míster no le temblaba el pulso para sacrificar a las vacas sagradas en pos de su plan. Las opiniones negativas variaban en 90 minutos al conocer el resultado.

El once más sorprendente de Cervera

Cervera advertía de que la alineación causaría un enorme revuelo, pero nadie podía acertar con la combinación finalmente empleada sobre el césped de Carranza. Inédita, obviamente, y hasta con futbolistas que nunca habían competido en esa posición. De ahí que Servando actuara en el lateral zurdo (en lugar de Andrés, Pavez o Migue González, que lo había hecho alguna vez), el joven Carmona le ganara la partida a Juanjo pese a haber disputado sólo dos encuentros con el Cádiz CF, Güiza se quedara en el banquillo en lugar de Lolo Plá y se apostara por el triple pivote formado Mantecón, Abel y David (102 años entre los tres).

El técnico sacó conclusiones en Jaén, satisfecho por la actitud de hombres como Carmona y Servando, que pedían a sus compañeros que aplicaran las consignas del entrenador en lugar de seguir haciendo lo que les había llevado al fracaso. Cervera lo valoraba por encima de galones y trayectoria.

El ascenso, desde la defensa

«El fútbol es el único deporte en el que ser defensivo es algo peyorativo». Nunca se ha escondido. Desde el primer instante ha recalcado que su principal objetivo, la idea principal, era fortalecer al equipo para que creciese desde atrás. «Y es que creo que este Cádiz CF es mejor jugando así». Sus números globales distan mucho de la excelencia, pero en tres de los cinco encuentros ha dejado la portería propia a cero y apenas le han generado ocasiones a Cifuentes.

Cuando se le cuestiona sobre la clave para el ascenso, Cervera siempre responde lo mismo: «No lo digo yo, lo dicen los números. Salvo contadas excepciones, todos los partidos terminan 0-0, 1-0, 1-1, 0-1… el gol está muy cotizado y si no encajamos tendremos mucho ganado». La realidad es que el Racing de Ferrol no dispuso siquiera de una ocasión de gol pese a ser uno de los máximos anotadores de la categoría.

Orden, intensidad, compromiso

Nada más aparecer por Carranza, señalaba que simplificaría su mensaje para que llegara nítido a los futbolistas. Nada de 20 lecciones, como mucho cuatro o cinco ‘cositas’ que aprender. Incluso se ha flagelado al probar con experimentos en la liga regular que no servían de nada. El Cádiz CF no puede jugar como quiere Cervera en cuestión de pocas semanas, así que le pide tres conceptos: orden, intensidad y compromiso.

No hace aspavientos en el banquillo pero en un momento del duelo tuvo que saltar para abroncar a Lolo Plá que en dos acciones consecutivas no siguió a su par, Nano, y originó dos oportunidades para el Ferrol.

Cervera intentó que el Cádiz CF no se rompiera en todo el encuentro pese a que el plantel se encuentra físicamente muy limitado y con muchas dudas en su cabeza. Las líneas permanecieron siempre juntas, en 20-30 metros, adelantando defensa cuando se presionaba arriba y viceversa. La intensidad se mantuvo durante todo el choque a pesar de la falta de gasolina. En este apartado el preparador ha querido controlarlo desde la dosificación.

La edad de muchos futbolistas que superan la treinta condiciona su alineación, pues debe combinar con la frescura de la juventud, especialmente arriba para ejercer la presión(Lolo, Salvi y Alvaro entraron de inicio). De ahí que dejara a Calvo y sobre todo a Güiza en el banquillo para que le ofreciera su calidad en sólo 30 minutos, con el rival desgastado y en un momento en el que la intensidad en la presión ya no es tan elevada. También quiso solventar este enorme problema haciendo cambios en cuanto notaba atisbos de fatiga en la segunda mitad, realizando las tres sustituciones antes de que el Ferrol acometiera la primera.

El estado físico ha sido clave pero a su vez el compromiso se ha encargado de liquidar a aquellos que se quedaron fuera de la gran cita y ofrecer la oportunidad los que disfrutaron de tamaño evento. Pensaban que Cervera era otro técnico maleable, miope, pero se equivocaron. ‘O conmigo o fuera’.