lavozdigital.es
logo ABC.es
sol
Hoy 20 / 28 || Mañana 18 / 28 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
El segundo puente, un gancho para relanzar la Bahía de Cádiz
Actualizado: 10:07

Cádiz

El segundo puente, un gancho para relanzar la Bahía de Cádiz

Día 24/09/2015 - 10.07h

La silueta de la nueva infraestructura está llamada a ser una de las imágenes más repetidas en los escaparates de las tiendas de recuerdos

¿Será el puente a Cádiz lo que el Golden Gate a San Francisco? Para que una infraestructura se convierta en un emblema, los ciudadanos tienen que identificarse con su imagen, asumirla como propia y defenderla como símbolo de identidad. La estampa del puente tiene potencial porque se puede ver desde muchas de las localidades de la Bahía e incluso desde algunas zonas de Jerez y Medina. Tras años viendo como crece y se arma, –dovela a dovela, pila a pila–, ya forma parte del paisaje vital de los gaditanos.

Su preestreno fue el 25 de agosto en la tercera etapa de la Vuelta Ciclista a España. Para llegar a tiempo a esta cita se ha luchado contrarreloj, superando parones y retrasos, porque la ronda ciclista era un extraordinario escaparate turístico: se retransmitió a 175 países de los cinco continentes. Los telespectadores pudieron disfrutar de su etérea silueta y de las panorámicas de la Bahía desde esta colosal infraestructura de más de 180 metros de altura diseñada por el arquitecto Javier Manterola. Muchos quedarán atrapados, fascinados por su complejidad, por sus cifras.

Los puentes unen lo escindido, acercan lo lejano y remiten al pasado nómada del hombre porque son un espacio de tránsito. Son camino pero pueden llegar a convertirse en destino y ser los catalizadores de la transformación de su entorno. «El nuevo puente puede ser un gancho para el turismo siempre y cuando los gaditanos lo vean como un elemento más a explotar y se vean identificados culturalmente con él. El tiempo es un factor importante porque permite que deje de ser una estructura que lleva de un lado a otro a las personas para convertirse en un icono de mi ciudad», explica el profesor y director creativo de QHDN Carlos Yarussi.

Sobre papel, el Puente de la Constitución de 1812 mejorará las conexiones de la Bahía y contribuirá al desarrollo económico y social de Cádiz, del puerto y de su entorno. No es nuevo que grandes infraestructuras pueden convertirse en referente y símbolo de las ciudades. Lo hemos visto en Bilbao con el llamado 'Efecto Guggenheim' que ha hecho posible el renacer de la capital vizcaína después de padecer el declive industrial con la reconversión de sus Altos Hornos y ser azotada por el terrorismo.

Y de repente...

«Hace menos de una semana vino una pareja preguntando por tazas con el logotipo del nuevo puente pero, la verdad, es que aún no tenemos 'merchandising' específico. Puedes encontrar alguna litografía donde aparece, pero es en un segundo término», explica el dependiente de la tienda de artesanía y recuerdos del casco antiguo. Esta situación no es excepcional y se repite en muchos comercios. Parece que a la ciudad le ha sucedido como en el cuento del lobo. Tanto hablar de la llegada del tercer acceso a la ciudad que la fecha se ha venido encima y ha pillado a los gaditanos sin el arsenal de 'souvenirs' correspondiente. Escasea el material para conmemorar la inauguración y para la venta a cruceristas y público general de recuerdos con este nuevo icono.

Ramón Núnez, propietario del restaurante del club de pesca Viento de Levante lo tuvo claro desde el principio. Cuando abrió su establecimiento –allá por el año 2003– nada se situaba entre su terraza y el muelle de Dragados de Puerto Real. Hace casi dos años se le ocurrió bordar en la ropa de los camareros la imagen del puente. Ahora ha dado un paso más y ha uniformado al personal con camisetas negras que llevan en el pecho una serigrafía blanca con un logotipo del local basado en la silueta del puente. La iniciativa ha tenido tanto éxito que se ha visto obligado a encargar una segunda tirada. «A los clientes les gusta tanto que he tenido que hacerlas en blanco para diferenciarlas de las de la plantilla. ¡Voy a tener que registrar la imagen!», bromea.

Camiseta del personal del restaurante Viento de Levante

Francisco Richarte, director del Club Deportivo de Pesca, cree que es algo positivo porque engrandece a la ciudad. «Hemos notado que mucha gente recorre el espigón para hacer fotografías. Nosotros también estamos reformando la dársena y sustituyendo el antiguo sistema de cadenas. No hay que anclarse en el pasado».

El estudio de comunicación, ilustración y diseño The Pilot Dog no descarta incluir el Puente de la Constitución en sus tazas y bolsos de playa. «Tenemos una serie con La Caleta, las Puertas de Tierra y La Catedral. Son imágenes de zonas icónicas que vendemos en la tienda-museo 'Usté está aquí'», indica Juan José Domínguez, director creativo de la empresa. El gaditano cree que la construcción del puente ha estado muy politizada y que sus cifras millonarias no han beneficiado a su reputación. Sin embargo, 'Jota' también reconoce que ha servido para generar puestos de trabajo. «Para convertir un objeto en marca lo que hace falta es tiempo para que el ciudadano lo interiorice. Cuando el puente entre en funcionamiento irá adquiriendo mayor relevancia». Resalta, así mismo, la necesidad de potenciar un transporte público que conecte de forma efectiva Puerto Real y Cádiz aprovechando la nueva arteria que soportará una densidad de tráfico cercana a los 30.000 vehículos diarios. «El campus de Puerto Real y los estudiantes de la Universidad ganarán en calidad si se refuerzan las conexiones. Ahora el transporte público es insuficiente y caro», concluye.

Bolsos, tazas y artículos de Calvichi´s y The Pilot dog

El gran olvidado

En todas las historias hay un personaje que pasa desapercibido. Uno que pese a ser un 'actor principal' se queda desdibujado, como si no tuviera demasiada importancia dentro reparto. Río San Pedro pertenece al término municipal de Puerto Real. La población surgió al amparo de otro puente, el Carranza, como una ciudad dormitorio de Cádiz. «El 95% de los que vivimos aquí tenemos nuestra vida en la capital. Hay muchas familias con niños que estudian allí y sentimos que esto puede llegar a convertirse en un barrio de Cádiz porque estaremos a cinco minutos del centro», asegura Ángel Galán, del Foro Ciudadano del Río San Pedro.

Han pasado más de treinta años desde que llegaron los primeros vecinos pero en este tiempo los problemas de base no se han solucionado. Una de las deficiencias más acusadas de este entorno sigue siendo las infraestructuras y el aislamiento. Las calles Proa, Brasil y Fermín Salvochea, tres de las principales arterias, están seriamente dañadas por el paso de camiones de gran tonelaje que trabajan en las obras del puente. «No aseguraron que volverían a asfaltar y también un parque urbano de 30.000 metros cuadrados para el terreno anexo que se quedará liberado de la autovía. Tememos que se inaugure el puente y la zona vuelva a quedar abandonada», alerta Galán.

Los que ya están explotando el puente como recurso son las inmobiliarias que lo emplean como reclamo en sus anuncios de venta y alquiler de pisos en el Río San Pedro, una barriada que persigue la prosperidad cargada de promesas incumplidas. Sus vecinos no olvidan los compromisos que las promotoras adquirieron y que acabaron esfumándose. Ahora, su futuro pasa por la mejora de los servicios de transporte públicos y por la puesta en valor del entorno natural. Siempre quedarán retos pero la gigantesca obra de ingeniería enclavada en la Bahía ya se empieza asentar en el corazón de los gaditanos. La Tacita mira hacia el futuro, sin olvidar su pasado.

Compartir

  • Compartir

Comentarios:

lavozdigital.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.