Cifuentes, Aridane, José Mari y Álvaro son los cuatro puntales sobre los que se apoya la reacción del Cádiz.
Cifuentes, Aridane, José Mari y Álvaro son los cuatro puntales sobre los que se apoya la reacción del Cádiz.

CÁDIZ CF

La columna vertebral no se postra ante nadie

Cifuentes, Aridane, José Mari y Álvaro sostienen al Cádiz CF en la mejor racha del equipo amarillo esta temporada

Por  8:00 h.

El Cádiz CF atraviesa el mejor momento de la temporada en su regreso a la Liga de Fútbol Profesional seis años después. Todos los fantasmas reaparecían en el Anxo Carro pero el tanto de Álvaro García los eliminaba de un plumazo y su tocayo en el banquillo podía respirar tranquilo. Son seis partidos sin perder, su mejor racha esta campaña y sólo superada por Levante, Lugo, Mirandés (9), UCAM Murcia, Reus y Oviedo (7).

El míster se lamentaba hace escasas semanas de que no ha podido alinear un once de gala, un equipo que se pudiera decir de carrerilla, que diera continuidad a su idea. Los problemas físicos del inicio han marcado los primeros meses y con la superación de las lesiones el conjunto gaditano ha comenzado a crecer, a madurar. El único ausente en Valencia sería Rafidine Abdullah, convocado con su selección de La Unión de las Comoras, pero todos están disponibles para el próximo duelo con el Alcorcón. Sin lesionados ni sancionados.

Pero en los momentos duros, Cervera se ha tenido que apoyar en cuatro hombres. No es el capitán (Mantecón), ni el máximo goleador (Ortuño). El preparador configuró la columna vertebral de su bloque con este póquer de futbolistas: Cifuentes, Aridane, José Mari y Álvaro.

Cada uno en una línea diferente sobre el terreno de juego han impregnado al equipo con la filosofía cerveriana.
Alberto Cifuentes ha sido decisivo con sus paradas en los últimos tres encuentros. El capitán sobre el césped recuperó toda la confianza en Lugo con una actuación soberbia tras las dudas ofrecidas ante el UCAM; detuvo el penalti frente al Huesca y se mostró infranqueable ante el Levante.

Acaba de cumplir 50 partidos con el cuadro gaditano y está en su mejor momento. No tuvo competencia el pasado año pues Pol Ballesté nada más que participó en la Copa del Rey y en un choque liguero por sanción o descanso del arquero manchego. En este curso tampoco ha dado posibilidad a Jesús Fernández, con mejor currículum pero sin posibilidad ante la solvencia de Cifu.

El meta es una voz autorizada del vestuario y es algo que se percibe en sus apariciones en prensa. «Para los catastrofistas de Cádiz, llevamos cuatro partidos sin perder también», apuntó tras el triunfo en Lugo.

De abajo a arriba

El Cádiz CF se arma desde atrás, se comanda desde la portería. Y en el siguiente paso se encuentra él. Cervera le ha dado todos los galones, toda la confianza. Aridane Hernández ha dado un salto enorme en su rendimiento en un año, de defenestrado en Segunda B a uno de los mejores zagueros de la Liga 123.

El canario se muestra expeditivo y contundente para repeler los ataques del contrario, pero además es clave en la salida de balón. Para Cervera es fundamental mantener la portería a cero, y la prueba es que en las cuatro victorias se ha quedado el equipo amarillo sin encajar. Aridane instruye a Sankaré, que aprende a marchas forzadas y necesita aclimatarse aún tanto al fútbol español como a la idea de su entrenador.

El futbolista que ha propiciado la transformación, que se comprueba de forma más notoria, es José Mari. Curiosamente, el único fichaje en esta columna vertebral. Sube el nivel por su calidad y jerarquía (en el Cádiz CF no esperaban su fichaje al pensar que estaba en otro nivel), y en cuanto se ha encontrado bien de forma física ha tapado el agujero visible en el centro del campo. Con Abel y Mantecón muy por debajo, y Eddy sin dar la talla, la aportación del roteño es necesaria.

El compromiso y la intensidad

Y en ataque aparece la prolongación del entrenador sobre el campo. Ese jugador en el que se ve absolutamente reflejado y con el que comparte hasta el nombre. Álvaro, extremo rápido, zurdo. No Cervera, sino García. El técnico reconocía en Alicante en plena fiesta del ascenso que era el jugador al que veía algo especial, incluso con detalles de Primera División. El utrerano no se ha achantado, todo lo contrario. La presión le ha hecho crecer y no se le conoce tope. Aparece por cualquiera de las posiciones ofensivas, ofrece desborde, pase y gol, y además se ‘revienta’ en la faceta defensiva, en las ayudas al lateral.

Compromiso, carácter, intensidad, competitividad. Los rasgos del Cádiz CF de Cervera injertados en estas cuatro figuras. Cifuentes, Aridane, José Mari y Alvarito. Una columna vertebral, que no se postra ante nadie.