La base del equipo tenderá a ser la misma.
La base del equipo tenderá a ser la misma.

Cádiz CF

El Cádiz CF sigue el último patrón que lo llevó a Primera

Se busca un delantero con nombre y un central experimentado que bien podría ser Mainz

Por  20:02 h.

El Cádiz CF reconstruye su nuevo proyecto en la LFP siguiendo un patrón que en mucho se parece al último que terminó otorgándole el éxito del ascenso a Primera División. La dirección técnica, ahora en manos de Quique Pina y Juan Carlos Cordero, quiere sentar los pilares de un equipo de futuro con la idea de que se parezca a aquél que llevó Víctor Espárrago a la élite del fútbol nacional.

Los que mueven los hilos en el apartado deportivo no han entrado como un elefante en una cacharrería, como se acostumbraba a ver en los últimos años en el Cádiz CF donde cada temporada se armaba un equipo prácticamente distinto. Más bien, todo lo contrario. Dejándose llevar por la lógica aplastante del fútbol, han sabido premiar a los que se han ganado el ascenso en el campo y dan el nivel para la nueva categoría, manteniendo un bloque de garantías, y han rejuvenecido la plantilla con futbolistas de calidad y proyección como son Aitor García o Gorka Santamaría, que aterrizan en el Cádiz CF para sumar y crecer.

Aquella ocasión, en la 2003-2004, se apostó por dar continuidad al gran grupo que habían consolidado hombres como Armando, Abraham Paz, Pavoni, Roberto Suárez, Velázquez o Varela, y se le inyectó sabia nueva con jugadores de proyección como De la Cuesta, Jonathan Sesma, Manolo Pérez o Enrique.

Este curso, los Cifuentes, Aridane, Álvaro García, Salvi, Güiza o David Sánchez tienen que ser los pilares sobre los que se sustente un nuevo Cádiz que busca consolidarse en la categoría de plata. La dirección deportiva tiene muy perfilada la plantilla pero aún quedan varios retoques que vendrán a apuntalar con calidad y veteranía las zonas claves del campo.

En este sentido, el Cádiz CF busca en el mercado a un delantero con nombre que llegue para hacer la competencia a Güiza, todo un estandarte internacional en la recta final de su carrera, y a Santamaría, que aterriza en la Tacita para hacerse un hombre. En este apartado se quiere hilar fino, ya que se pretende que sea un futbolista que dé un salto de calidad, y aunque se baraja la posibilidad de solicitar al Real Madrid la cesión de su canterano Mariano, se espera con paciencia a los descartes de Primera para ‘pescar’ algo interesante.

Recuerda un poco este Cádiz CF a aquel que trajo a Oli como reclamo y que vivió una segunda juventud de amarillo. Un internacional con caché que hizo disfrutar a la afición y que cumplió su deseo de jugar con el equipo de Carranza en la máxima categoría. Este perfil ya lo tiene en su plantilla con el jerezano Güiza, que de sobra está cumpliendo con ese rol que en su día desempeñó el delantero asturiano, y que del mismo modo con sus goles ya ha logrado meterse a la afición del Cádiz CF en el bolsillo.

También se pretende dar mayor veteranía y jerarquía a la zaga y ese puesto parece tener el nombre de Diego Mainz, un futbolista que lo ha sido todo en el Granada, con el que ha subido de Segunda B a Primera y que cuenta con la plena confianza de Quique Pina, su gran valedor. El zaguero, de 33 años, ya reconoció públicamente días atrás que no ve con malos ojos la posibilidad de jugar la próxima temporada en el Cádiz CF, y su llegada podría producirse en los próximos días.

A la mente de este central madrileño que lo fue todo en el Granada viene el recuerdo del gran Ramón de Quintana, por entonces central de 31 años que llegaba con el cartel de haber jugado en equipos de renombre como el Rayo Vallecano, pero a quien sus años y los descensos que había acumulado lo colocaban en el disparadero. No obstante, con su profesionalidad y sus tablas fue capaz de convertirse en un pilar del Cádiz CF que terminó retornando a la Liga de las Estrellas.

Son algunas las similitudes en la forma de proceder que se está viendo en este verano con la que se llevó a cabo en el de 2003 y, entonces, aquella fórmula terminó dando sus frutos.

Ahora se trabaja para que aquella receta que cocinó un rico manjar entonces vuelva a servir para deleitar el paladar de la sufrida afición gaditana que sueña con volver al paraíso.