Álvaro Cervera en su etapa como entrenador del Tenerife
Álvaro Cervera en su etapa como entrenador del Tenerife

CÁDIZ CF

Cervera y su comprometido regreso al Heliodoro

El actual entrenador del Cádiz CF también logró ascender con el Tenerife a Segunda, pero no dejó grandes sensaciones en las islas durante su última etapa

Por  13:50 h.

Álvaro Cervera regresa a Santa Cruz de Tenerife. Lo hace cuando aún no han pasado dos años desde su marcha de las islas, ahora que los resultados empiezan a levantar las dudas en un Cádiz CF que ocupa plaza de descenso a Segunda B y ya está eliminado de la Copa del Rey.

Al igual que sucedió en Cádiz, Cervera logró llevar al equipo chicharrero a la categoría de plata tras su primera toma de contacto con el banquillo insular. Fue llegar y besar el santo en la temporada 2012-2013 en un curso en el que el Tenerife acabó primero en el Grupo I de Segunda B y completó la hazaña en el ‘play off’ de ascenso ante el Hospitalet. En ese mismo equipo estaban el excadista Sergio Aragoneses y una de sus últimas víctimas, el extremo Chechu.

Ya en Segunda División (2013-2014), Álvaro Cervera logró mantener al Tenerife en la categoría de plata al finalizar undécimo y completar una buena temporada. Por aquel entonces, jugadores como Raúl Cámara, Carlos Ruiz, Aitor Sanz, Suso o Cristo ya estaban en la plantilla. Este fin de semana podrían coincidir con el actual entrenador del Cádiz CF.

Sin embargo, todo cambió en la temporada 2014-2015. Un curso antes de recalar en el Cádiz CF, Cervera no pudo completar su proyecto en el Heliodoro. 23 jornadas estuvo sentado en el banquillo ese ejercicio hasta que fue relevado por Raúl Agné, viejo conocido de la afición gaditana. Con Cervera, el Tenerife era 19º y ocupaba plaza de descenso a Segunda B con 24 puntos, sumando sólo dos victorias en sus últimos 12 encuentros. La derrota en el Carlos Belmonte de Albacete le pasó factura. Eso sí, aunque con Agné se salvó el Tenerife de la quema, los números no fueron mucho mejores con el extécnico del Cádiz CF y el equipo terminó 17ª, a un paso del pozo.

Así fue el adiós de un entrenador que también coincidió ese curso con el guardameta Dani Hernández o Vitolo, entre otros.

Su destitución llegó tras confirmar poco antes el presidente Miguel Concepción que Álvaro Cervera continuaría en el banquillo. De la total confianza se pasó al adiós en un abrir y cerrar de ojos. Se acababa de esa manera la etapa del segundo entrenador con más partidos en la historia del Tenerife. Roberto Perera, su segundo, ocupó el puesto hasta la llegada de Raúl Agné. “Le dimos toda la responsabilidad deportiva y esperábamos otra cosa. Eso sí, siempre tendrá las puertas del Tenerife abiertas por su trabajo, entrega y alegrías”, aseguró el presidente de la entidad blanquiazul.

De héroe a villano

Pero el ascenso logrado en el club del Heliodoro y su aceptable papel en Segunda al año siguiente no sirvieron para que Cervera se ganara el apoyo en ciertos sectores. Desde tierras insulares se guarda un recuerdo más reciente de sus últimos meses como técnico chicharrero. Así lo apuntaba Guillermo García, de Cope Tenerife, en CANAL AMARILLO cuando el Cádiz CF apostó por su actual entrenador.

El periodista recordaba que cuando Cervera llegó a Tenerife “la exigencia por subir a Segunda era máxima. Aterrizaba aquí tras la segunda temporada consecutiva en Segunda B y había que ascender sí o sí. La campaña fue muy buena, el equipo acabó primero y en la fase de ascenso se subió ante el Hospitalet. Cosa distinta fue en Segunda División, con una primera temporada justita y una segunda en la que fue destituido”.

Respecto al fútbol que desplegó, García destacaba: “En sus dos años en Segunda puso en liza un juego ultradefensivo, cosa distinta fue en Segunda B porque el Tenerife era un ‘gallito’ y vimos un fútbol algo más ofensivo, pero lo que le ha condenado en Tenerife fue su mentalidad de jugar con tres pivotes defensivos. Un segundo autobús en el centro del campo y eso le castigó en la categoría de plata. Es un entrenador ‘amarrategui’ y que mira más hacia atrás”.

No hay mejores referencias en cuanto a la relación con la plantilla y el entorno. Respecto a lo primero, el jefe de deportes de Cope Tenerife afirmaba que “tuvo un grupo muy afín de jugadores, trajo jugadores que él conocía de Segunda División B. Acumuló un grupo muy cercano pero tuvo problemas con los futbolistas que no eran de su terna. Tuvo algunos enfrentamientos graves con algunos futbolistas”.

Similar situación a la que Cervera vivió con los periodistas, ya que la relación con éstos “acabó muy deteriorada, totalmente rota. Él mismo ha reconocido que sus últimos meses en Tenerife fueron los peores de su carrera, a pesar de que se crió como jugador en Canarias”.

Y es que García destacaba “el carácter serio y arisco de Cervera. No es el ideal para irte de cañas, es un hombre serio, arisco, hosco. No es una persona muy expresiva”, concluye.