SUCESOS

La lluvia se ceba con La Janda

Numerosas viviendas resultaron anegadas y varias carreteras de la provincia tuvieron que ser cortadas. Vecinos de zonas rurales quedaron aislados

Un vecino limpia el acceso a su vivienda que quedó completamente anegada - F. JIMÉNEZ
M. ALMAGRO / E. MARTOS Cádiz - Actualizado: Guardado en:

Las fuertes lluvias caídas este fin de semana, sobre todo de la madrugada del sábado al domingo, han provocado numerosas inundaciones en la provincia de Cádiz. Las zonas más afectadas han sido las zonas rurales de Vejer, Conil y parte de Chiclana. Según informaron el servicio de emergencias 112 Andalucía y el Consorcio que Bomberos se llegaron a atender más de setenta incidencias desde la medianoche hasta las cuatro de la tarde del domingo, lo que ha llevado a varios municipios a activar el Plan de Emergencia Municipal (PEM) ante la gravedad que presentaba en un primer momento la situación. La mayoría de las intervenciones se debieron a anegaciones de vivienda, locales, viarios públicos y a desprendimientos que llegaron a afectar a algunas vías.

Las precipitaciones dejaron de forma más estrepitosa su rastro en Conil. La localidad jandeña centró la mayor parte de las incidencias gestionadas. En concreto, según el 112, se recibieron avisos por viviendas anegadas desde varios puntos de la ciudad como la carretera de La Florida, la zona de El Colorado, el Carril del Arroyo de Olvera, el Carril de la Fuente, el Carril del Sheriff, la calle Ancha, en el Camino Vega La Preciada, el Carril Guerrero y el Carril de La Palillera, entre otros lugares. También se vieron anegados algunos túneles viarios, garajes, bares y supermercados, donde entró el agua provocando importantes destrozos.

En cuanto a sus conexiones por carretera se han visto comprometidas la N-349 en el kilómetro 19 a su paso por el municipio conileño y la A-389 también en el tramo que discurre por esta localidad. Además hubo que sumar la anegación de un invernadero y de varias casas en la zona de Roche y en la calle Almendro y la intervención por un árbol que cayó encima de unos vehículos en la urbanización El Pinar, si bien no se registraron heridos.

La jornada fue muy intensa para los bomberos de los parques de Conil y Chiclana, que contaron con el apoyo de Cádiz y no dejaron de acudir a avisos ininterrumpidamente desde poco antes de las seis de la mañana y durante casi todo el domingo. Así, en Conil, los efectivos achicaron agua en numerosas viviendas que se habían visto afectadas, incluso rescatando a algunos de los vecinos que se habían quedado atrapados. También tuvieron que acudir al auxilio de varias personas a los que la fuerte tromba de agua les había sorprendido en el interior de un vehículo dentro de una zona inundada en la playa de la Fontanilla.

«La primera preocupación han sido nuestros vecinos», aseguró en declaraciones a este medio el alcalde conilense, Juan Bermúdez (IU). «Habilitamos un espacio en el pabellón municipal, pero finalmente no ha hecho falta, porque los afectados han preferido quedarse con familiares», indicó. Hasta entrada la noche Protección Civil, Bomberos y los servicios de limpieza permanecieron activos para despejar las calles y los accesos al municipio.

Cultivos arruinados

«Se ha visto comprometida mucha agricultura, sobre todo invernaderos y cultivos al aire libre. También tenemos daños en el mobiliario urbano que iremos valorando para pedir ayuda al Gobierno central», señaló Bermúdez que hoy ofrecerá datos sobre las pérdidas económicas. Irremediablemente habrá que solicitar la declaración de zona catastrófica porque las consecuencias han sido graves. «Los diseminados son, sin duda, los más perjudicados por este temporal, especialmente en la parte que se encuentra entre El Colorado y La Lobita», aclaró el regidor. Tampoco se han librado los vecinos de Roche e incluso los que se encuentran en la zona más pegada al paseo marítimo, ya en el casco urbano del municipio.

El alcalde de Conil explicó que durante la mañana se recibieron decenas de llamadas que no cesaron hasta el mediodía. «Paró de llover sobre la una, pero no ha sido hasta después que la red de abastecimiento ha podido aliviar la inundación». Bermúdez calculó que han caído en torno a 150 litros por metro cuadrado en tres horas después de que no hubiera parado de llover en toda la noche. «Ha sido una barbaridad».

Vejer fue otro de los municipios más afectados por la lluvia. En esta localidad los Bomberos recibieron más de una decena de avisos de auxilio en viviendas de las calles Sagasta, Morito y Camino de Emilio, en la zona de El Palmar, y en la avenida de la Playa. Igualmente se vieron afectadas varias carreteras como la A-2233, que quedó cortada en ambos sentidos por el aumento de nivel del río Salado. En Zahora, La Barca y El Palmar azotó fuerte el temporal. Así, tuvieron que intervenir en achiques de agua de numerosas viviendas y en el auxilio de unos vecinos en un vehículo en las cercanías del restaurante Reyes.

Destrozos en la playa de El Palmar

La tormenta descargó con gran virulencia en El Palmar, lo que provocó importantes destrozos en su playa, que amanecía este domingo con vallas de madera rotas y grandes escalones de arena tras la entrada con fuerza del agua hacia la carretera, que quedó completamente anegada.

El alcalde de la localidad, José Ortiz (PP), pedirá hoy la declaración de zona catastrófica tras cerrar la valoración de daños. Su equipo ya hizo ayer un estudio preliminar de las zonas más afectadas que se trasladarán a la Delegación del Gobierno. El regidor aseguró en declaraciones a LA VOZ que «hay viviendas en las que se ha perdido todo. El daño es irreparable para las familias, que necesitan ahora el apoyo de las administraciones para seguir adelante». El Ayuntamiento va a instalar un punto de información para resolver las dudas de los afectados.

También será necesario reparar caminos y accesos que han sido dañados, así como las calles que se han visto afectadas. «Los destrozos no han sido graves en el casco urbano de Vejer, pero sí en las pedanías. La Muela, Cañada Ancha, La Barca, El Palmar, Santa Lucía y El Soto son los que más han sufrido y necesitarán más apoyo», aclaró Ortiz. En ellas viven unas 5.000 personas y ha habido gente que «han tenido que subir a las plantas superiores de sus casas o a las azoteas porque el río Barbate se ha desbordado y ha alcanzado varios metros de altura».

MÁS INFORMACIÓN: Vejer y Conil, tras la lluvia llegan el recuento de las pérdidas

Vídeo: La tromba de agua destroza la playa de El Palmar

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios