La justicia española desestima el cierre cautelar de BlaBlaCar tras la demanda de Confebus

La patronal del transporte en autobús dice que esta medida no paraliza su demanda

MADRIDActualizado:

La Confederación Española de Transporte en Autobús (Confebús) ha lamentado este lunes la decisión del juez de desestimar el cierre cautelar de la plataforma de viajes en coche compartido «BlaBlaCar», que pedía en paralelo a su demanda por competencia desleal, «no paraliza el proceso judicial abierto».

La demanda fue interpuesta ante el Juzgado de lo Mercantil por la patronal del transporte el pasado mes de mayo, al entender que la actividad de «BlaBaCar» es ilegal y constituye un caso de competencia desleal.

En la demabda, Confebus argumenta que se incumplen diversos artículos de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestre (LOTT), como la intermediación en el mercado de transporte sin la correspondiente licencia o autorización - recomiendan precios, gestionan el cobro del servicio mediante tarjeta de crédito, cargan el 10% de comisión por la intermediación, pagan finalmente al conductor pasados 15 días desde la realización del servicio y el precio no varía en función de la ocupación del vehículo-, o la realización de transporte público con vehículos particulares.

Desde la organización demandante entienden que estos hechos están perjudicando gravemente a un sector que genera 88.000 empleos directos, mueve 1.200 millones de viajeros al año (dos de cada tres viajes en transporte público se realizan en autobús), une regularmente más de 8.000 poblaciones y contribuye a la Hacienda Pública con 942 M€ por las diferentes figuras impositivas que le son aplicables (IVA, IRPF, cotizaciones sociales e impuesto de sociedades), sin tener en cuenta el impuesto especial de hidrocarburos, y todo ello dentro de un marco regulado.

Desde Confebus se ha elaborado un estudio exhaustivo desde 2014 sobre el impacto que tienen los servicios de BlaBlaCar en el mercado de transporte. Los datos obtenidos han revelado que, por ejemplo, entre Madrid y Valencia, un viernes se ofertan 344 plazas, por 780 del autocar de línea, lo que supone un 44% de la oferta. Algunos otros trayectos destacados se producen entre Madrid y Murcia, done el porcentaje es del 39%, con Alicante el 53% y con Santander un 29%, o entre Málaga y Sevilla un 35%.

Esta organización también quiere «dejar claro que compartir vehículo particular se ha hecho siempre y se seguirá haciendo, y el transporte de viajeros por carretera jamás se ha opuesto a ello». Matizan de todas formas que «las normas deben ser para todos iguales y si se quiere hacer transporte hay que cumplir con todas las reglas, otra cosa es que haya o no que reformar la legislación».

Según Confebus, en este caso «lo que se está haciendo bajo el paraguas de economía colaborativa es otra cosa, es transporte público en vehículos particulares e intermediación en la contratación del transporte, sin someterse a la regulación y fuera del sistema establecido, no contribuyendo al sostenimiento del Estado del Bienestar y siendo, además, competencia desleal».

Finalmente, desde Confebus asaeguran que respetan la resolución del Juzgado, pero dejan claro que «el que no se haya accedido a la consideración de las medidas cautelares no significa que se haya prejuzgado el fondo del asunto ni que se paralice el proceso judicial, que sigue adelante».

La empresa «BlaBlaCar» ha mostrado su satisfacción ante la decisión judicial, asegurando que siempre han «confiado en la solidez de los argumentos que presentamos al juez y nos reconforta que así hayan sido valorados».

Desde la plataforma aseguran que este es «el primer paso de un proceso que afrontamos con la convicción y confianza de poder seguir explicando lo que somos y lo que no somos ante el juez», han subrayado desde la plataforma, que ha defendido que «responde a una nueva mentalidad más social, más tecnológica y más sostenible, que ya es una realidad en España, no solo en nuestro ámbito sino en el de tantos otros que conforman y definen una economía más colaborativa».