Michael Robinson, el día del nombramiento como Hijo Adoptivo junto a Isidoro Cárdeno e hijo.
Michael Robinson, el día del nombramiento como Hijo Adoptivo junto a Isidoro Cárdeno e hijo.

Cádiz CF

Isidoro Cárdeno: “Era admirable la pasión con la que hablaba de Cádiz”

El empresario gaditano compartió con Robinson un día "inolvidable" al ser ambos condecorados Hijos Adoptivos de la Tacita

Por  13:08 h.

Isidoro Cárdeno, de Cumbres Mayores, fue nombrado por el Ayuntamiento de Cádiz Hijo Predilecto de la Tacita el mismo día que Michael Robinson. Era un 15 de abril de 2019 y permanece intacto en el recuerdo de un cadista y un gaditano adoptivo que ya conocía anteriormente al británico puesto que se lo había presentado Miguel Cuesta, exconsejero del Cádiz CF y enlace con el popular y querido presentador.

La memora del empresario afincado en Cádiz es intachable y en su voz se nota la pena que esta mala noticia le ha invadido este martes 28 abril, casi un año después de que ambos, con sus familias, pasasen un día “inolvidable”.

“Yo ya había vivido junto a él algún que otro día imborrable como fue el ascenso de nuestro Cádiz CF en Las Palmas. Miguel Cuesta me lo había presentado y desde el primer día me demostró ser una persona excepcional. Recuerdo que tras ascender en el campo lo celebramos en un restaurante de Las Palmas todos juntos y allí pude asegurarme de todo lo que sentía el Cádiz CF. Era increíble pero muy real ver como una persona que ni había nacido en España, ni siquiera haber jugado en el Cádiz CF, sentía con la pasión que lo sentía al equipo de nuestra ciudad. Y así lo ha demostrado hasta el final de sus días”, destaca Cárdeno, que años después volvería a coincidir en un día entrañable para ambos.

“Convivimos ambos, con nuestras familias, un día inolvidable que comenzó en la Casa de América en una comida con el alcalde y los concejales. Él ya venía aquejado por la enfermedad que se lo ha llevado pero en ningún momento se le notaba en sus conversaciones”, recuerda.

Y es que Robinson era todo alegría tal y como demostró aquel día con una entereza propia de los hombres que vienen al mundo a pasarlo bien y hacerlo pasar bien. “Por protocolo, a Michael Robinson le tocó sentarse al lado de mi mujer y a pesar de estar ya con la enfermedad a cuestas recuerdo que siempre me dice que le hizo pasar una velada increíble. Le habló de su enfermedad, pero lo hizo siempre desde el lado positivo y optimista. Consideraba que le había tocado pero lo llevaba con absoluta normalidad y esa fue la imagen que en todo momento dio aquel día”, describe Cárdeno, al que se le corta la voz cuando enmarca dicho encuentro.

Tras la comida institucional en la Casa de las Américas, todos se desplazaron al acto oficial en el Palacio de Congresos. “Fue muy emocionante y emotivo para todos. Una vez más me demostró lo mucho que significaba para él esta ciudad y la pasión con la que hablaba de ella”.

Al término del mismo, Isidoro Cárdeno celebraba un ágape con sus familiares y amigos en el Baluarte de la Candelaria, donde también fue invitado Robinson, que había venido a Cádiz con su señora y su hijo. “Recuerdo que cuando salimos del Palacio de Congresos le dije a Miguel Cuesta que se vinieran antes de irse a un restaurante a cenar solos. Al principio, por cortesía, les dio corte pero los convencimos y lo pasamos genial. Él se comportó como uno más dentro de mis amigos y familiares y no rehusó en ningún momento hacerse todas las fotografías que fueran puesto que entendía ser un personaje público y muy querido en esta tierra. Todo lo que diga de él me parecerá poco. Era un ser admirable. Muy cadista y muy gaditano. Lo que más admiraba de él era esa pasión con la que hablaba del Cádiz CF y ese gaditanismo del que hacía gala pese ser de Inglaterra”.

A Cárdeno no le ha cogido de sorpresa su fallecimiento puesto que estaba informado de lo avanzado del cáncer, pero no por ello hoy ha sido un día fácil. “Lo he sentido tremendamente porque es una pena que hombres así se vayan tan pronto. Quería mucho a esta tierra y pienso que en días posteriores y cuando salgamos de donde estamos tanto el Ayuntamiento como el Cádiz CF deberían rendirle un homenaje porque se lo merece”, apostilla Isidoro Cárdeno, tan cadista y gaditano como el que se acaba de ir.