Sociedad

«Decir que me he quedado en papeles de latino es racista»

Antonio Banderas ActorLa estrella de 'El gato con botas' apoyará 'La piel que habito', de Pedro Almodóvar, en su carrera hacia el Oscar

SAN SEBASTIÁN.Actualizado:

Antonio Banderas ha puesto la traca final al Zinemaldia mostrando los primeros veinte minutos de 'El Gato con Botas 3D', un memorable personaje secundario de 'Schrek' que ha acabado con película propia (en los cines el 25 de noviembre). El malagueño atiende a los medios rodeado de la parafernalia habitual de las estrellas de Hollywood. En los próximos tres meses alternará la promoción de esta superproducción de Dreamworks con el estreno americano de 'La piel que habito'.

- La inglesa, la italiana y dos versiones en castellano, para Latinoamérica y España. Aquí le doy un acento andaluz, malagueño para ser preciso. En mi tierra, cada ocho kilometros la gente habla distinto.

- Bastante, sobre todo de mis películas. Se ríe de toda la mitología pegada a mis personajes: 'El Zorro', 'Desperado...'. 'Schrek' ya se burlaba de los cuentos. Me parece sana la oportunidad de cachondearte de ti mismo.

- Sí. Cuando algún periodista me lo ha dicho no he sabido responder. 'Te has quedado en los latinos', me han soltado. Si lo piensas bien, es muy racista. Y encima te lo dice otro latino. Lo latino forma parte del universo norteamericano. Hay una generación que pasó por las universidades y ocupa puestos de poder, nada que ver a cuando yo llegué al país. ¿Latino? A tope.

- Recuerdo la noche del estreno en el Victoria Eugenia. Fue un escándalo, veníamos muy pasados. Yo llevaba una chaqueta prestada, no tenía un duro. Estábamos en el palco riéndonos de nuestros chistes y la gente se salía del pase insultándonos: '¡Fuera, fuera!' Se montó el taco. Tenía 21 años, pero aquella noche fui consciente de que estaba pasando algo que trascendía de lo cinematográfico. Se rompió algo. Después vino la Movida. No queríamos ni oír hablar del franquismo, estábamos inventándonos otra cosa.

- Sí. Ayer firmaba autógrafos en la alfombra roja a niñitas más chicas que mi hija. Eso me hizo pensar.

- Dreamworks te lleva a San José, en Silicon Valley. Lees el guion con los creativos y te graban con pequeñas cámaras que captan tus movimientos mientras manejas una espada de plástico. Después trabajas ya sobre imágenes. Jeffrey Katzenberg (dueño del estudio) es tan perfeccionista que ha llegado a tirar 20 minutos de escenas acabadas. 10 o 15 millones de dólares a la basura.

- Respetan al actor. Por eso Cameron Diaz viene a España a promocionar la cinta, aunque no aparezca en la versión doblada. Yo era el que más voces hacía en 'Shrek'. Y existe un mercado de 650 millones de hispanos. Copian detalles tuyos, como la forma de andar y tal, la sensación es muy friqui. Yo me reconozco en ese gato que empieza la película después de pasar la noche con una gata. Es muy transgresor, algo impensable en una película de animación para niños.

- Primero la Academia tiene que seleccionarla este miércoles. Pedro ha sido totalmente respetuoso con ellos. Si sale, le entregas un arma a Sony Classics, la distribuidora en EE UU. La estrategia es darte un machacón de trabajo increíble. A mí las campañas por el Oscar no me gustan. Yo soy muy serio para eso. Mi mujer y yo tenemos una libretita al lado de la cama. Vemos las películas que nos envía la Academia de Hollywood y vamos puntuando: fotografía, maquillaje... Hay actores y actrices que no han ganado porque no quisieron hacer campaña, Melanie una de ellas. No hizo nada y lo perdió.

- La Academia no te permite organizar fiestas, no puedes convocar a la gente en tu casa y enseñar la película. Pero hay otras formas. Amigos o productores montan una cena... Se trata de estar visible. Y es mucho menos sonrojante cuando lo haces por una película que por ti.

- No sé dónde voy a estar. Generalmente voto por correo o en embajada. La última vez lo hice en Milán. Este año las elecciones me han fastidiado especialmente. Íbamos a hacer el estreno europeo de 'El Gato con Botas' en Málaga, trayendo a toda la prensa europea, algo importante para la ciudad. Era el 20 de noviembre, y, claro, se cayó la historia.