ANÁLISIS

Apple Watch 2: un paso lógico y necesario

La nueva versión del reloj inteligente de la firma americana gana enteros al incorporar GPS, hacerlo sumergible y extender ligeramente su autonomía

Mira en el video el análisis del producto - VIDEO: DAVID DEL RÍO

En ocasiones las nuevas tecnologías, cuando llegan a las tiendas, aún se encuentran un paso detrás de su verdadera utilidad. A veces, incluso, las prisas por intentar restar posiciones a los más directos rivales o por apuntarse un tanto fuerza a los fabricantes a poner en la calle sus productos tal vez antes de tiempo. Es como aquel refrán que dice más vale prevenir que curar. Pero esta visión puede ser un error, puesto que se lanzan nuevos productos a sabiendas que, en caso de madurarlo, les falta unos cuantos detalles para mostrar aún más su fortaleza.

Es lo que le pasó a la primera generación del reloj inteligente de Apple. El Watch irrumpió con tanta fuerza que es uno de los dispositivos de su categoría más vendidos del mundo. Pero le quedaban aún varios aspectos que resolver. Y algunos de ellos se han solventado con la nueva versión, Apple Watch Series 2. Mantiene la estética, con lo cual, y a pesar de los rumores iniciales que apuntaban a que sería más delgado (quizá el año que viene), sigue los mismos pasos de su predecesor. Esto es, caja rectangular, un botón físico y una rueda. Para algunos puede ser positivo, ya que el sistema de encaje de las correas funciona a la perfección en este nuevo modelo.

Su mayor innovación se encuentra en su interior. El nuevo reloj incluye dos características, para mí, esenciales en este tipo de aparatos y que en el supuesto caso que hubiesen aparecido en el primer modelo tal vez hubieran vendido muchos más. Hablamos del GPS integrado y su resistencia al agua. Dos puntos importantes que sostienen un dispositivo con mayor fuerza.

El primero de esos puntos novedosos (la navegación GPS) da pie a pensar (o lamentarse) que por qué diantres no lo hicieron en el primer modelo. Funciona perfectamente. El sistema de triangulación es rápido y el hecho de que sea capaz de trazar rutas lo convierte, de pronto, en un aparato perfecto (y muy pensado) para deportistas. Porque con él sales a correr y puedes olvidarte del teléfono (el iPhone) en casa. Se activa en las aplicaciones de entrenamiento o cuando se consulta el mapa. Sigue sin ser totalmente independiente pero el asombrosamente rápido registro de diversas métricas de actividad deportiva lo hace muy útil y práctico.

El nuevo Apple Watch, además, puede sumergirse hasta cincuenta metros, aunque esto último no hemos podido analizarlo en profundidad, nunca mejor dicho. Pero era algo necesario y muy demandado porque, ahora, el usuario puede ejercitarse en la piscina (resiste también en el mar) y registrar su actividad, aunque cabe señalar que dado el tipo de pantalla capacitiva que tiene incorporado no es posible tocarlo con los dedos y controlar así sus funciones.

Además de poder nadar con el aparato puesto, por supuesto se puede uno ducho con él sin que se estropee. Cuenta , no obstante, con un sistema de eyección de agua que, aunque no es obligatorio, sí es recomendable. Y es divertido, porque expulsa las gotas que se encuentran en el altavoz con solo un gesto y un giro de la corona digital. Precisamente, otro detalle a tener en cuenta es la pantalla. Es más brillante. Ofrece un brillo de más de 1.000 nits -cantidad de luz que es capaz de emitir la pantalla-. Y se nota, es cierto, se nota porque ahora se puede consultar a plena luz del día, aunque la intensidad es regulable.

Además de todo esto, podemos hablar otros factores importantes que no pasan desapercibidos. Por un lado, el nuevo procesador de doble núcleo escogido para su construcción, llamado S2, es más rápido. Las aplicaciones, una vez cargadas, abren con mayor velocidad. Su batería ¡aleluya! dura algo más. En estos primeros días podemos asegurar que gana unas horas extra, pero evidentemente, lo más probable es que se deba cargar cada noche en un uso recurrente; si no, puede aguantar perfectamente más de 30 horas sin enchufarse. Que nadie se piense que ahora va a alcanzar tres días sin problema porque estaría equivocado. Este es, de nuevo, uno de sus puntos negativos. Viene en tres versiones, en aluminio ligero, acero inoxidable y cerámica, este último, el que sustituye a la edición más cara de oro.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios