Motor - Reportajes

Así se fabrica un coche cada 69 segundos

El proceso de montaje completo de cada vehículo es de 20 horas, pero de la cadena sale uno cada poco más de un minuto

Cadena de montaje del Honda Civic en las instalaciones de Swindon - HONDA

Desde que Henry Ford instaurase en sus fábricas la cadena de montaje como sistema para la fabricación masiva de vehículos, el proceso ha evolucionado tanto que, hoy en día, solo hacen falta 69 segundos para ver salir un coche completamente ensamblado de la línea de producción. Aunque pueda parecer imposible, esta es la frecuencia de tiempo que tarda cada unidad del nuevo Honda Civic en salir de las instalaciones de Honda UK Manufacturing en Swindon (Reino Unido). La firma japonesa ha invertido unos 230 millones de euros y ha contratado a 600 trabajadores más para optimizar su ritmo de trabajo.

La organización en los procesos de la cadena de montaje es primordial para lograr el objetivo de tiempo establecido. Los operarios trabajan a un ritmo frenético en la tarea que les ha sido asignada. Nada puede salirse del guión.

El proceso comienza con el modelaje de las piezas metálicas de la estructura y la carrocería y termina 20 horas después con las pruebas de verificación de calidad del producto final. El segundo paso es responsabilidad de la división de logística, que prepara los «paquetes» de piezas dos horas antes de su instalación. Después, son enviados al lugar de la cadena de montaje que les corresponda. En este sentido, es muy llamativo el proceso de distribución de los asientos, que viajan colgados de un monorraíl eléctrico desde el punto de las instalaciones donde son entregados, por un fabricante local, hasta su lugar de ensamblaje. Una vez clasificados los distintos componentes comienza el montaje.

Lo primero que se construye es el cuerpo del coche. Las distintas piezas del chasis, la estructura y la carrocería son soldadas por robots. Después de comprobar que todo está en orden, el coche sube al horno de pintura, donde pasará 10 horas. Cuando termina este proceso se extraen las puertas, que son transferidas a una línea de ensamblaje adicional donde se completa su montaje. 2 horas y 45 minutos después, se reincorporan a la cadena principal para ser instaladas en la unidad correspondiente.

Motor y mecánica

Ya sin las puertas, llega el turno de instalar el conjunto mecánico del vehículo. En esta etapa se coloca el motor, las suspensiones, la transmisión o el sistema de dirección. De ahí se pasa a la última etapa del proceso de montaje. Los operarios, situados a ambos lados de la cadena por la que pasan los vehículos, trabajan como los mecánicos de la F-1 para colocar ruedas, asientos, salpicadero y demás piezas que conforman el interior y el exterior del vehículo. En esta fase, unos robots, valorados en más de un millón de euros, se encargan de fijar al mismo tiempo las lunas delantera y trasera. En este momento, la precisión es primordial ya que cada componente se instala en apenas unos segundos para seguir con el siguiente coche.

Para finalizar el proceso, se vuelven a colocar las puertas en el coche y se inyectan los fluidos necesarios (carburante, líquido de frenos, etc...) para llevar al coche al banco de pruebas. Aquí se comprueba mediante láseres, y la revisión de los operarios, que cada unidad cumple con los estándares de calidad y homologación.

Etapas de la cadena montaje

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios