Internacional

La familia de María Villar: «Pagamos todo el rescate»

Denuncian que el ministro difundió la muerte de la sobrina de Ángel María Villar cuando ellos aún se encontraban negociando

Vídeo: Así contó el ministro el suceso
- Actualizado: Guardado en:

La familia de la joven María Villar Galaz, secuestrada y asesinada en México, ha asegurado que pagó todo el rescate que negoció con los captores (90.000 euros), y no solamente una parte (los 3.000 euros de los que se han hablado). «Pagamos el rescate que se nos pidió, les dimos lo que se negoció, ni más ni menos», ha dicho una de sus hermanas en declaraciones a 'El Correo'.

La familiar de la malograda ejecutiva vasca, sobrina del presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, reprochó asimismo al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, por haber difundido la muerte de la mujer de 39 años cuando la familia aún creía que se estaba negociando con los secuestradores. «Probablemente no lo haya hecho con mala intención, pero es una falta de respeto total y absoluta. A nadie le gusta enterarse así de semejante noticia», afirmó la hermana.

María Villar era, según la definió, una chica «excepcional, muy inteligente». Los padres de la víctima, ya mayores, están destrozados por su muerte. «Mi madre está muy mal», añadió.

Por su parte, el titular de la subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), Gustavo Salas Chávez, afirmó que no hubo fallos en la negociación y que se siguieron todos los protocolos, y confirmó que hubo una negociación que rebajó la cantidad inicialmente pedida como rescate, en declaraciones recogidas por la prensa mexicana.

Villar Galaz fue secuestrada el martes 13 de septiembre al salir por la noche de las oficinas de la empresa IBM México, en la que trabajaba como consultora, en la zona de Santa Fe, en el oeste de Ciudad de México, y tomar un taxi con rumbo al barrio de Polanco, donde residía.

La carrera de media hora que debía llevarle hasta El Polanco, la exclusiva zona residencial al noroeste de la capital donde residía, se truncó nada más subirse al automóvil. ¿Cómo no pudo darse cuenta de que no era un coche bueno? «Es muy fácil confundirse, porque los ‘piratas’ los pintan para que parezcan legales; no descubres que son falsos hasta que estás dentro», explicó a 'El Correo' la periodista Olivia Ogam, editora del portal digital ‘Nueva Mujer’. «Cuando ves que no tienen distintivos, ni placas, ni taxímetro ni tantas otras cosas, ya es tarde», señaló.

[Continúa leyendo la noticia de 'El Correo' aquí]

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios