Gtres

Detienen a 17 personas en París por el robo de joyas a Kim Kardashian

Al parecer han encontrado dinero y documentos en las redadas llevadas a cabo esta mañana que tendrían relación con el robo

Actualizado:

Tras la detención de 17 sospechosos, hombres y mujeres, de 23 a 73 años de edad, de origen muy «multicultural», la policía sospecha que los autores del robo de joyas a Kim Kardashian, por un valor de unos diez millones de euros, el mes de octubre pasado, pudieran tener cómplices entre el personal de la residencia «privada» donde la celebrity fue asaltada hace diez semanas.

Los 17 sospechosos fueron detenidos la mañana del lunes, en una operación con raros precedentes recientes, en dos distritos parisinos (XVII y XVIII), varias ciudades de la periferia, Vincennes (sur de París), Créteil (Val de Marne), Le Raincy (Seine-Saint Denis), y en Grasse, en el corazón de la Costa Azul.

Todos los detenidos tenían antecedentes delictivos, como atracadores, traficantes de joyas robadas, miembros de bandas especializadas en robos organizados. Se trata, en su mayoría, de «personajes» relacionados con mafias de origen «multicultural» muy diverso: gitanos, argelinos beréberes, hijos y / o nietos de inmigrantes de la primera o segunda inmigración.

Una misteriosa cruz de platino y diamantes y el ADN encontrado en unos guantes de plástico, utilizados para amordazar a Kim Kardashian en el Hotel Pourtalés, a doscientos metros de la iglesia de la Madeleine, permitieron rastrear huellas de los primeros sospechosos. Varios meses de seguimiento y «pinchazo» de teléfonos han permitido realizar las detenciones de los posibles autores y cómplices del robo.

El ADN de unos guantes de plástico permitió identificar a un primer sospechoso, fichado desde hacía años por la Brigada de Represión del Bandidaje (BRB). Una pequeña cruz de platino con diamantes incrustados fue descubierta por azar en una calle próxima al robo a mano armada: permitió identificar a otro oscuro personaje. Tras esos indicios, los especialistas de la BRB montaron una operación de seguimiento que ha terminado dando frutos.

Entre los detenidos se supone que se encuentran los autores materiales del atraco, a primeros de octubre, cuando dos encapuchados neutralizaron sin dificultad al único guardián apostado en la puerta del Hotel Pourtalés. Desde el primer día sorprendió la facilidad aparente con la que los atracadores pudieron introducirse en una residencia de presumida «alta seguridad». Varios medios norteamericanos sospecharon inmediatamente que se trataba de un «montaje» de las hermanas Kardashian, con el fin de conseguir una indemnización millonaria de su compañía de seguros. En su día, la celebrity y sus hermanas presentaron una querella.

Las 17 detenciones del lunes tampoco permiten esclarecer en detalle el «mecanismo» del robo. Los vídeos de las cámaras de seguridad han permitido confirmar que los atracadores, encapuchados, conocían con mucha precisión la residencia donde se hospedaba Kim Kardashian, con motivo de la Fashion Week parisina. Los responsables de su seguridad personal habían abandonado sus puestos, para acompañar a una de las hermanas a una sala de fiestas próxima a los Campos Elíseos.

Filtraciones a la prensa

En su día, los abogados de Kim Kardashian, en París, presentaron una querella contra la filtración a la prensa de un vídeo «íntimo» que narra visualmente los primeros trabajos de la policía, tras el robo. Ese vídeo, presuntamente filmado por un policía, confirmaba que el atraco se consumó sin violencias particulares. Los atracadores conocían con aparente precisión la disposición del apartamento donde residía la celebrity.

El guardián de la residencia Pourtalés fue expulsado a su país de origen, Argelia, a las pocas horas del robo. Se encontraba en situación relativamente irregular, con los papeles caducados. Sus abogados se han apresurado a anunciar que estaría dispuesto a volver a París, para identificar a los posibles sospechosos autores del robo.

En principio, no hay fecha prevista para una nueva visita a París de Kim Kardashian. Una delegación policial pudiera desplazarse a Nueva York, para recoger nuevas declaraciones relacionadas con el robo de unos 10 millones de euros de joyas, entre las que se encontraba un anillo, regalo de su esposo, el cantante Kanye West, valorado en unos 4 millones de euros.

Con el atraco a Kim Kardashian, la noche del 2 al 3 de octubre pasado, culminó un largo rosario de robos a mano armada que volvieron a plantear el problema de la seguridad en la capital de Francia.