Galicia

Villares cree que la «deriva neoliberal» del PSOE pone en peligro los pactos

La reunión de los diputados electos de En Marea servirá para debatir el reparto de cargos en el grupo parlamentario

Villares, acompañado en la sede de En Marea por representantes de los trabajdores de la empresa Tecnocom
Villares, acompañado en la sede de En Marea por representantes de los trabajdores de la empresa Tecnocom - EFE

Los efectos de la crisis de Ferraz y sus réplicas en la calle de O Pino preocupan a En Marea. El candidato en las últimas autonómicas, Luís Villares, estima que la posición de la ejecutiva provincial del PSdeG de La Coruña de revisar los apoyos a las mareas municipales es un síntoma de «su propia incapacidad para llegar a acuerdos a favor de las mayorías sociales».

La ruptura del pacto bipartito en Ferrol y la intención del socialismo coruñés de reinterpretar su relación con la Marea Atlántica no llegaron nunca a alcanzar la «estabilidad» que, según Villares, buscaba en un principio la izquierda radical. La crítica del partido instrumental se extiende también a la posibilidad «por acción o por omisión» de que la sacudida política del PSOE facilite el regreso del PP a las alcaldíasgestionadas por «fuerzas de progreso».

El magistrado en excedencia y líder electo de la oposición teme que la «deriva neoliberal» dirigida por quienes se enfrentaron a Pedro Sánchez reproduzca mandatos como el de Conde Roa y Ángel Currás en Compostela. Las palabras de Villares reflejan la sintonía con la actual cúpula directiva del socialismo gallego, comenzando por Fernández Leiceaga, con quien se daba por hecho un hipotético pacto de gobierno «de cambio». Entre las dos almas que ahora cohabitan en la dirección federal y nacional del PSOE, los rupturistas que las alianzas serán más fáciles con los leales al «sanchismo».

Grupo parlamentario

La hoja de ruta de En Marea hasta la constitución de la legislatura autonómica en O Hórreo presenta varios procesos paralelos. Los catorce diputados electos están citados a una reunión en la que se discutirá el reparto de áreas y quién ostentará los cargos en el grupo parlamentario. Esa propuesta se elevará a una reunión de la coordinadora del partido, en la que están representadas todas las corrientes internas.

La incógnita a despejar es si la mayoría de diputados adscritos a Podemos —siete de catorce, la mitad— jugará a favor de los de Carmen Santos en el reparto. El encuentro servirá para testar la capacidad de todos los partidos de seguir convergiendo y desarrollar los acuerdos firmados en la Asamblea fundacional de Vigo. Otro de los actores, Anova, lo debatirá en su Consello Nacional el próximo sábado.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios