El Cádiz CF ha firmado tablas en Palma de Mallorca.
El Cádiz CF ha firmado tablas en Palma de Mallorca.

Cádiz CF

RCD Mallorca 0-0 Cádiz CF (Crónica): Oficio, responsabilidad y tablas

Empate sin goles tras un encuentro igualado entre dos equipos que se respetaron demasiado

Por  20:57 h.
Mallorca
0
Cádiz
0
RCD Mallorca: Cabrero, Campabadal, Raíllo, Juan Rodríguez (Pleguezuelo, 28'), Juanjo, Vallejo (Zdjelar, 46'), Juan Domínguez, Moutinho, Brandon, Lago Júnior y Lekic (James, 76').
Cádiz CF: Cifuentes, Carpio, Aridane, Migue, Brian, Garrido, Eddy, Aitor (Salvi, 71'), Álvaro García, Rubén Cruz (José Mari, 77') y Ortuño (Güiza, 86').
Árbitro: Cordero Vega, del Comité Cántabro. Amonestó a Eddy Silvestre, Aridane, Raíllo, Garrido y Álvaro García.
Iberostar Estadio.

La clasificación habla. Y como los números no mienten ni engañan, el Cádiz CF sale a los campos con unas galones que le hacen ser respetado con tan solo moverse el balón. Así, y pasados los primeros cinco minutos de respeto mutuo, el once amarillo, casi que sin quererlo ni buscarlo, se hacía con la iniciativa de un partido gris, tosco, embarullado, aburrido y feo. Así es el fútbol. Así lo hace ser un Cádiz CF que suele llevar siempre el juego a su terreno.

Parecía que no pasaba nada, pero pasaba. Parecía que la cosa estaba controlaba, y lo estaba. Parecía y no parecía. Y cuando las cosas se ponen así es cuando siempre aparece el Cádiz CF. Y fue con un despeje-pase de Aridane desde la retaguardia en el minuto 13 cuando Álvaro García aparecía desde las sombras, y en posición correcta pero al límite, para sorprender a la zaga mallorquinista y, tras colocarse con su izquierda el balón en su derecha, empalar un zambobazo que se estrelló en la madera de Cabrero.

Esa ocasión dio mayor confianza al Cádiz CF, que no tardó en analizar la situación y decidirse que tenía que dar un paso adelante ante los temores del conjunto local. Esto hizo que gozase de otra ocasión, pero Rubén Criz se precipitó en la entrega y la esperanza del gol quedese anulada. El Cádiz CF se veía tranquilo, con el control del mando y sin prisas para volverse loco. Entre medias, el Mallorca apostaba todas sus aventuras en Moutinho, Lago Júnior, Brandon y Lekic, pero pasados los primeros veinte minutos apenas habían hecho acto de presencia hasta que Aridane, muy seguro, tuvo que frenar una internada de Lago Júnior cuando el negrito se adentraba en el área de Cifuentes.

Poco a poco, el Mallorca fue avanzando líneas y comenzó a presionar más en el centro del campo. Eso hizo que Ortuño fallase en una entrega en la medular para que el Mallorca construyese una jugada que estuvo muy cerca de acabar en gol si no es por la salida de Cifuentes, que se echó en las botas de Lekic para salvar lo que era un gol cantado tras un centro que no llegó a despejar Cifuentes, tocó Brandon y acabó rematando a bocajarro Lekic, que chocó con la providencial intervención de Cifuentes. El Mallorca siguió a la carga y la siguiente ocasión acabó en el larguero tras un mal despeje de Aridane que casi acaba en gol en propia puerta pero entre el travesaño y Cifuentes, el asunto acabó controlado.

El Cádiz CF reaccionó. Y lo hizo gracias a una internada de Álvaro García por la banda izquierda que no acabó con final feliz debido a que el centro del utrerano fue interceptado por la defensa local antes de que conectase con Ortuño, que esperaba el balón en la boca de gol como agua de mayo.

Al borde del descanso, y tras una falta a Ortuño, Aitor cerca estuvo de marcarse otro golazo, pero su lanzamiento de libre directo salió ligeramente desviado ante el suspiro generalizado de la hinchada local. La respuesta del Mallorca no se hizo esperar, pero la falta botada por Moutinho se estrelló en la barrera tras una falta cometida por Aridane sobre Lago Júnior.

El Cádiz CF salió convencido de ser mejor que su rival en la segunda parte. Y ese empuje se tradujo en dos disparos secos que acabaron en las manos de Cabrero. El primero de Álvaro García. El segundo fue una volea de Carpio. Dos avisos para mandar un mensaje de que algo había pasado en el vestuario. El Mallorca se resarció estirando sus líneas para acercarse al área de Cifuentes. Y a fuerza de intentarlo, lo consiguió. Fue otra vez Cifuentes, quien bien colocado sacó bajo palos un testarazo de Lago Júnior, que remató libre de marca pero sin colocación.

A veinte minutos del final, Cervera comenzó a mover el banquillo y dio entrada a Salvi por Aitor. El cambio no varió demasiado el panorama aunque el Mallorca por poco lo cambia de no ser otra vez por la actuación de Cifuentes, que salió a los pies de Lago Júnior para taparle todo hueco posible. El rechace fue a los pies de Brandon, pero el lanzamiento del ariete bermellón acabó escupido por Aridane.

El partido se iba abriendo conforme se acercaba a la recta final y es ahí cuando el Cádiz CF se suelta. El recién entrado Salvi despegaba desde su campo para lanzar una contra que mandó a la otra banda, donde Alvarito se iba de Juanjo para presentarse ante Cabrero y no poder batirlo en lo que podía ser una magnífica oportunidad de haber visto a Salvi, que llegaba desde atrás con marchamo de gol.

Y si cerca estuvo el Cádiz CF del gol en esa acción, más aún lo estuvo a cinco minutos para el final tras un saque de esquina de Salvi que remató en el primer palo Garrido a la cepa del palo.

Entró Güiza a falta de cinco minutos, pero el guion parecía preconcebido. Y ese no era otra que un Mallorca asediando la portería del Cádiz CF. En una de esas últimas acometidas, Carpio pudo hacer penalti a sacar el balón con sus manos tras una volea dentro del área de Brandon. El Mallorca siguió buscando el gol, pero el Cádiz CF volvió a tirar de ese oficio que hace que se le vea como un equipo serio que puede aspirar a todo.