Álvaro Cervera, junto a Kalou, Fran Machado y Mantecón.
Álvaro Cervera, junto a Kalou, Fran Machado y Mantecón.

Cádiz CF

(PREVIA) Cádiz CF-UCAM: Balas de fogueo a dos semanas de la guerra

Cervera sacará un once de suplentes ante el líder con la idea de conservar a sus mejores hombres para el ‘play off’

Por  8:00 h.
Cádiz CF
0
UCAM Murcia CF
0
Cádiz CF: Cifuentes, Juanjo. Servando, Aridane, Pavez, Mantecón, Abel, Salvi, Carlos Calvo, Fran Machado y Despotovic.
UCAM Murcia: Biel Ribas, Tekio, Marcelo, Pol Bueso, Góngora, Checa, César Remón, Jason, Nono II, Pallarés e Iván Aguilar.
Árbitro: López Puerta, madrileño.
Penúltima jornada del campeonato nacional de Liga del grupo IV de Segunda División B.
Ramón de Carranza. 18.00 horas.

Puede que esté en su derecho. Es posible, incluso, que sea lo más lógico, lo más prudente. Además, nadie duda de que busca lo mejor para todos. Pero después de la patética racha de dos puntos conseguidos de los últimos dieciocho, manda narices tener que soportar que el entrenador vaya a hacer rotaciones para no desgastar a los jugadores que se jugarán el ser o no ser a partir del próximo 22 de mayo.

Suplentes a tutiplén ante el líder. Aquel que pensase que este encuentro iba a poner en su verdadero sitio a este Cádiz CF para no llevarse desengaños de ningún tipo en el ‘play off’, puede quedarse en casa porque Cervera ha optado por jugar hoy con balas de fogueo. Es una pena. Lógica, pero una lástima.

Y sí. Todo pueden ser magníficas noticias si este equipo plagado de reservas es capaz de ganar a todo un UCAM que vendrá a Carranza con la necesidad de ganar para seguir manteniendo esa primera plaza que allana bastante el camino a Segunda A.
Álvaro Cervera no ha comenzado con buen pie su etapa en el Cádiz CF. Pese a ello, la fragilidad de sus perseguidores le ha permitido afrontar las dos últimas jornadas con la tranquilidad de no jugarse la vida antes de la gran batalla.

Por eso mismo, ha priorizado y dará descanso a las vacas sagradas con la esperanza de que estas dos jornadas recarguen energías para estar a cien al comienzo de unos ‘play off’ que, solo en el mejor de los casos, serán muy largos. Ojalá que eternos. Ojalá que milagrosos.

Porque sí, porque si este Cádiz CF es capaz de ascender después de lo que está demostrando podría equipararse a un milagro deportivo. Y aunque eso de los milagros ya no se ven por estos lares desde la década de los 90, siempre hay tiempo para ponerle una velita a quien corresponda. Santos tiene muchos el cadismo, solo hace falta que despierten.

Pero para que esos santos despierten, los que están aquí abajo, portando el escudo en la camiseta, deben hacer lo imposible para rescatar esa imagen mítica de un cadismo salvado por la campana. Y no. Por mucho que se mire, no se encuentra. No se encuentra ese Jesuli Velázquez que sude lágrimas en cada persecución. Tampoco aparece esa magia de un Kiko siempre clave en los momentos claves. Ni se ve ese sacrificio solidario de Linares en la medular. Como tampoco se aprecia la calidad de ese Mejías en los metros finales. Ni esa vergüenza torera de los Cortijo, Carmelo y compañía cuando no había otra que poner la otra mejilla. No hay nada de eso y es una pena.

El fútbol actual tiene la culpa, pero también los dirigentes. El capitán no se sabe ni quien es. Los galones lo llevan veteranos firmados en enero. Y el ídolo de muchos hasta hace no mucho incordiaba desde la otra cera con pamplinas de que no vestiría la misma camiseta que ahora suda con sobresaliente profesionalidad. Y claro, así es imposible creer en un milagro que debe crear un entrenador sin tirón alguno como el bueno de Álvaro Cervera.

Porque si ocurre lo que todo cadista desea pero en lo que nadie cree, el milagro sería digno de estudiarse.

Así con todo, aquel que se digne a presenciar el ensayo con balines de Cervera estará muy pendiente de cómo evoluciona Salvi, o de si Carlos Calvo es capaz de llegar al ‘play off’ dando aunque sea un poco de lo que demostró ser hace algún tiempo, o si Despotovic termina de confirmarse como un auténtico engaño o, por el contrario, puede ser aprovechable aún. Poco más. Porque ni Pavez va a demostrar ya nada de lo que no ha demostrado, ni Mantecón irrumpirá ahora como ese jugador que (dice su currículum) llegó hace dos años procedente de un Elche de Primera División.

El posible interés que podría tener este partido será nulo en el caso de que el UCAM no tenga piedad de un Cádiz CF que ha preferido seguir preparando unos ‘play off’ a los que no sabe cómo llegará antes que medirse de tú a tú a un equipo que encaja perfectamente en el perfil del primer rival que llegará a Carranza en la fase de ascenso.