Los jugadores del Cádiz CF se ejercitan en El Rosal.
Los jugadores del Cádiz CF se ejercitan en El Rosal.

Cádiz CF

Mérida-Cádiz CF (PREVIA) Hoy no juega Cheryshev

El once de Claudio, reservado el pasado miércoles para no cansarse, obligado a ganar

Por  8:00 h.
Mérida
0
Cádiz CF
0
Mérida: Raúl Moreno; Borja, César, Zamora, Jesús González; Javi Chino; Joaqui Flores, Troiteiro, Elton Martins, Jesús Perera y Pedro Conde.
Cádiz CF: Cifuentes, Juanjo, Aridane, Josete, Andrés; Garrido, Abel, Hugo, Fran Machado, Lolo Plá y Güiza.
El madrileño Gálvez Rascón.
Partido correspondiente a la décimo-sexta jornada del grupo IV de Segunda B.
Romano. 17.00 horas.

«Hay gente que no tiene ni zorra idea».  Son palabras textuales de Claudio Barragán el pasado viernes. No hace falta decir que el entrenador valenciano del Cádiz CF está como una moto, como el Murcia, ese equipo que lleva sobresaliendo unas semanas como líder del Grupo IV, por cierto.

Al parecer, a Claudio le habrían molestado unas críticas que le hicieron por el cambio (ante el Almería B) de Alberto Quintana. «Encima tengo que dar explicaciones, lo cual me revienta. Tendría que tener la boca más callada», dijo en referencia a que el canterano sustituido se fue con unas molestias que ya conocía Claudio.

Pues bien, andan las cosas calentitas en el banquillo gaditano, donde Claudio parece ver fantasmas que le estarían moviendo la silla desde hace un tiempo, más en concreto, desde el mismo tiempo en que su equipo ha bajado el nivel de juego de forma preocupante.

Ni el capítulo ‘Cheryshev’, que ha dado una alegría tremenda a la afición, ha calmado un poco a un entrenador que desde hace unas semanas a hoy ha endurecido su discurso con la prensa de la misma forma que a su equipo le han entrado las dudas. Curioso.

El caso es que esta tarde el Cádiz CF se presenta en el estadio Romano de Mérida tras una semana atípica después de lo ocurrido, antes, durante y después, el miércoles en Carranza y todo lo que se sigue hablando actualmente. Y que se seguirá.

Vuelve la Liga y con ella la exigencia. Vuelve la responsabilidad con el escudo. Esa misma que se puso en entredicho el pasado miércoles al alinear Claudio un equipo repleto de suplentes ante todo un Real Madrid, que en su papel, hasta ofreció un once más ‘titular’ que el ofrecido por Claudio, que desde su banquillo vio como al tercer minuto de juego el glorioso Cheryshev se cargaba de golpe y porrazo la ilusión de toda una ciudad, que por primera vez en este lustro coronaba el protagonismo del fútbol nacional. Era lo que tenía sacar a una defensa con un lateral, Cristian, defenestrado en Liga y aupado al once para enfrentarse ni más ni menos al Real Madrid de Florentino Pérez.

Después ya se conoce bien lo que pasó. La alineación indebida del jugador ruso Cheryshev destrozó la realidad de un partido de fútbol que pasó a jugarse en la radio y en las redes sociales. Cierto es que la imagen del Cádiz CF fue más que digna, tan cierto como que sacar reales conclusiones sería un error considerable.
El asunto, de no haber caído el Madrid en alineación indebida, es que el Cádiz CF habría salido goleado de su estadio sin tiempo, al menos, para que el cadismo se ilusionase con una eliminatoria. Tres minutos duró la alegría hasta que pasó lo que pasó… Pero de no haber pasado, hoy, sobre el césped del Romano, al Cádiz CF, y a Claudio, se le debería exigir –lo que por otro lado se le pide– la victoria sí o sí. Los tres puntos serían el mejor argumento para explicar el once de circunstancias que sacó ante un gigante de Europa. Porque hoy no estará el culpable de la alegría cadista. Denis Cheryshev no juega hoy y el jugador que tiene el Mérida sancionado está atado y bien atado ‘dentro del vestuario’ emeritense para no caer en el mayúsculo error de Rafa Benítez y su equipo técnico.

El ruso no estará y la victoria hoy se deberá ganar en el campo. No queda otra. Toda la caridad que tanto afición como prensa tuvieron el miércoles con el equipo amarillo, hoy desaparecerá. Y desaparecerá porque tiene que desaparecer. Los titulares de Claudio, sus hombres de confianza, descansaron el miércoles y su equipo, de haber sido un partido ‘normal’, podría haberse llevado un saco en su propia casa. Perfecto. La Liga es lo importante. Pero en esa misma línea y como la Liga es lo importante, el hecho de ‘sacrificar’ a tu once entre semana solo se podrá entender si hoy se gana y se convence en Mérida ante un club que, si bien está siendo la revolución del Grupo IV, también acaba de ascender a la categoría de bronce. Por eso, Claudio hoy se la juega. Su duro discurso no engaña a nadie y esas declaraciones tan feas solo salen de entrenadores que se sienten contra las cuerdas.

Esta tarde no hay excusa. Sus jugadores –esos mismos que, al parecer, no pueden jugar dos partidos en una semana – deben estar descansados, prestos y dispuestos para explicarle de qué va a esto al Mérida. En caso contrario, no se entendería la alineación que sacó el pasado miércoles Claudio dejando al cadismo sin la opción de poder soñar. Porque la temporada regular es una obligación. Que su equipo esté a cuatro puntos del líder no es culpa de un antecesor porque esta vez el que empezó la temporada fue él. Y el cadismo tiene derecho a soñar, aunque fuesen unos minutitos, hombre. Hoy no juega Cheryshev y, por tanto, habrá que ganar. El Cádiz CF está obligado a ello.