Aridane es un baluarte en la zaga cadista.
Aridane es un baluarte en la zaga cadista.

CÁDIZ CF

Los jugadores del Cádiz CF, uno a uno: Comandante Aridane

Un equipo cadista serio y disciplinado logra un punto en tierras baleares ante un digno Mallorca

Por  19:50 h.

El Cádiz CF afrontaba su cita en Mallorca con mucho que ganar. Levante, Girona y Getafe habían perdido sus encuentros, de manera que la jornada se presentaba propicia para los hombres de Álvaro Cervera. También acabó perdiendo el Oviedo y el Tenerife no pasó del empate, por lo que ganar suponía dar un golpe sobre la mesa. No se logró (y eso que el equipo estrelló dos balones en la madera) pero sí se sumó un punto que a final de la temporada puede ser decisivo. Y es que, cuando no se puede vencer, el mejor triunfo es amarrar un punto.

Migue, Eddy y Aitor fueron las grandes novedades en el once del Cádiz CF en el Iberostar Estadio. Seriedad, oficio, orden y disciplina volvieron a estar presentes en las filas amarillas. El mejor balance posible ante un Mallorca que no puso las cosas fáciles.

Cifuentes (3): Dejó una vez más su portería a cero. Lo hizo porque estuvo valiente y decidido para salir a tapar un disparo de Lekic, que cazó un balón suelto en el área pequeña. Fue la primera gran ocasión del Mallorca y respondió con creces. También se alió con el travesaño cuando un despeje de su compañero Aridane se estrelló en él. En el segundo asalto atrapó otro rechace de Aridane, se interpuso en el camino de Lago Júnior tras un remate al primer palo y salió a los pies de Brandon para evitar el 1-0. Regresaba a Palma, donde se formó como portero.

Carpio (4): Determinante en el último suspiro para evitar el gol balear bajo palos tras un intento del omnipresente Brandon (los bermellones reclamaron mano en esta acción). Cumplió una vez más en tareas defensivas y cada vez se anima más en acciones ofensivas. De hecho, el lateral empalmó un balón desde la frontal y se encontró con un seguro Cabrero. Sigue su progresión.

Migue (3): Fue el elegido por Álvaro Cervera para ocupar el puesto del sancionado Sankaré. Le ganó el puesto a Servando. Tenía una máxima y la cumplió: no complicarse la vida. En su mano se estrelló un testarazo de Brandon en el minuto 81, pero estaba pegada al cuerpo y no era voluntaria.

Brian (3): Se incorporó al ataque cuando pudo con velocidad y trató de cumplir en defensa, aunque le ganaron la espalda en alguna ocasión. Sus centros no fueron tan peligrosos como en otras ocasiones.

Garrido (3): La victoria estuvo en su cabeza en la recta final, pero su remate desde el primer palo se estrelló en la cepa del poste. Siempre atento en la sala de máquinas. Clave en el corte pero algo más irregular en la creación, que no es su fuerte. Se llevó el golpe que provocó la amarilla del cordobés Raíllo. Tambien vio una amarilla en los últimos compases.

Eddy (3): Tuvo su enésima oportunidad ante la baja del sancionado Abdullah. Precipitado y pasado de revoluciones en algunos lances del inicio, el centrocampista recibió una amarilla antes de los 20 minutos. Más allá de eso, mejoró su actuación con el paso de los minutos. Jugó todo el encuentro.

Aitor (2): Se ganó un puesto en el once titular después de su extraordinaria actuación ante el Almería hace una semana. Empezó por la banda izquierda y la primera aproximación cadista fue suya. Luego se dejó ver por la derecha. Bastante menos participativo que Álvaro, aunque pudo adelantar al Cádiz CF al término de la primera mitad. Sin embargo, su lanzamiento de falta se fue fuera por poco. Iba camino de ser otro de sus golazos. Impreciso durante muchos minutos, se fue diluyendo y dejó su sitio a Salvi en el 71′.

Rubén Cruz (1): Pasó desapercibido. Siempre se esfuerza pero no terminar de encontrar su teórico nivel. Nada que destacar del utrerano. Dejó sus sitio a José Mari en la recta final.

Álvaro García (4): Un auténtico dolor de muelas para las defensas contrarias por su velocidad, movilidad y calidad. Inició el encuentro por la banda derecha del ataque cadista, aunque cambió de banda con el paso de los minutos. Al principio, su oponente era Campabadal, cambiado al lateral izquierdo del equipo bermellón por las circunstancias, y avisó a los 13 minutos al ganar la espalda de la zaga insular y estrellar el esférico en el poste. También hizo sufrir a Juanjo Nieto cuando se incorporó con velocidad por el extremo izquierdo. En el 75′ pudo marcar el gol de la victoria en un mano a mano, pero se topó con Cabrero. Acabó el encuentro con una cartulina amarilla. Si le faltó algo fue el gol.

Ortuño (2): Estuvo combativo y luchador en su regreso a Palma, pero no tuvo ninguna ocasión clara para demostrar su olfato goleador. No está tan acertado en las últimas semanas, pero su presencia siempre es una amenaza para el rival. Dejó su sitio a otro exbermellón como Dani Güiza.

Salvi (3): Tuvo poco más de 20 minutos y los aprovechó. Sirvió un balón de oro a Álvaro en una contra que pudo ser mortal. También le puso un centro de lujo a Garrido en un saque de esquina que acabó con el poste.

José Mari (2): Entró como refresco en el último cuarto de hora. Cervera ya dejó claro que cada minuto del roteño es clave para el equipo. Sobre todo cuando el partido está en el aire.

Güiza (s. c.): Otro ídolo que regresó a Palma. Al contrario que en Elche, no tuvo tiempo para demostrar su calidad.

EL MEJOR

Aridane (4): Imperial en la mayoría de las acciones. A la corpulencia y veteranía de Lekic tenía que sumarle la astucia y el olfato de gol de Brandon. Todo ello con Migue como compañero de faenas debido a la baja obligada de Sankaré. Expeditivo, rapidísimo en el corte (le ganó a Lago Júnior en alguna ocasión y apareció para evitar que Moutinho superara a Cifuentes tras una vaselina) y siempre bien colocado (en la segunda parte evitó dos claras ocasiones del Mallorca). Por si fuera poco, también asistió a Álvaro con un balón largo que no acabó en gol porque se estrelló en el poste. El azar hizo el resto, pues tuvo la suerte de cara pasada la media hora al estrellarse en el larguero el balón tras una pifia suya en un rechace. Vio una amarilla por una falta sobre Lago Júnior al final de la primera parte.