Quique Pina y Jorge Cordero, antes del duelo copero ante el Lealtad.
Quique Pina y Jorge Cordero, antes del duelo copero ante el Lealtad.

Cádiz CF

La Copa vuelve a ser de Segunda para el Cádiz CF

El ascenso ha rebajado la exigencia de una directiva que no presionará al equipo para pasar de ronda

Por  17:41 h.

Hace no mucho, la Copa del Rey era el primer gran objetivo de la temporada. Entrenadores como Jose González, Antonio Calderón o Claudio Barragán tuvieron que someterse a las primeras de cambio a una presión desmedida si se comparaba con otras temporadas. Pero el hecho de que el Cádiz CF cayese en los infiernos de la Segunda B en la temporada 2009/10 hizo que el torneo del ‘ko’ pasase de un simple trámite, un segundo plato a convertirse en algo trascendental para la economía del club. Sin ir más lejos, en la última campaña que el Cádiz CF pasó en Segunda B antes del ascenso en Irún, Antonio Muñoz Vera (entonces presidente) apenas dio importancia a la eliminación copera en la primera ronda una vez que el Cádiz CF de Javi Gracia perdiese ante el Conquense al caer 3-2 en Lafuensanta. Pero las cosas cambiaron mucho una vez que se regresó al pozo.

Temporada 2010/11

Roberto Suárez era el director deportivo del Cádiz CF tras el descenso y el asturiano apostó en el banquillo por Risto Vidakovic, que comenzó bien la temporada aunque acabó destituido poco antes de Navidad. En la Copa se empezó goleando 1-5 al Parla, un Tercera. El siguiente rival fue el L’Hospitalet, al que el Cádiz CF ganó 3-1 (Dos goles de Josemi Caballero y otro de Aarón) y tocó madera para que el club catalán no advirtiese una alineación indebida debido a la inclusión de más canteranos de lo permitido. Finalmente, el Cádiz CF pasó de ronda para verse las caras con el Poli Ejido en la trecera y definitiva ronda antes de cruzarse aun Primera División. Vidakovic alineó a un once cargado de suplentes y el Cádiz CF perdió en el minuto 90 tras un libre directo de Cachorro que mandaba al limbo las aspiraciones económicas del Cádiz CF ante una posible taquilla que equilibrase el presupuesto. Para más inri, al ser preguntado en rueda de prensa por la pérdida de la oportunidad, Vidakovic respondió que a él nadie le había fichado “para ganar la Copa”. Y se quedó tan pancho. Pocas semanas después sería destituido.

Temporada 2011/12

Fue el curso en el que Quique Pina ocupó el eventual cargo de asesor deportivo de un Cádiz CF presidido por Enrique Huguet y que desde un principio se centró en la Copa como una fuente de salvación. Jose González dirigía a un equipo que se libró de la primera ronda y que ganaría en Carranza la segunda ante el RSD Alcalá 3-1 con goles de Akinsola, Dioni y Juanse. La finalísima se jugaría en el estadio Los Arcos de Orihuela y el Cádiz CF consiguió un meritorio 1-3 gracias a los goles de Ikechi y Akinsola, este por partida doble. Jose no cayó en el error de su antecesor y se decidió por su once de gala de esos momentos. El bombo de los dieciseisavos de final esquivó a los primeros premios pero en Carranza jugó aquella temporada el Valencia de Unai Emery, que no pasó del empate sin goles en la ida. Ya en la vuelta, la lógica se impuso y el Cádiz CF fue goleado 4-0 en Mestalla aunque dejando una gran imagen ante todo un equipo de Champions.

Temporada 2012/13

Fue el año de Alessandro Gaucci y de Florentino Manzano en la presidencia. La Copa comenzó en Carranza y con una alegría tremenda al remontar en los últimos minutos ante el San Roque de Lepe, que marcaba el 0-2 en el minuto 85. Rápidamente, en el 87′, Pablito Sánchez recortaba distancia. El central procedente del Lugo, Diego Garrido, empataba la eliminatoria tras un saque de esquina en el 89 y la locura llegaba en el 91′ con el definitivo 3-2 de Adri Gallardo. De nada sirvió aquella remontada ya que dos semanas después el Arroyo ganaba 1-2 en Carranza y apeaba a los gaditanos de la competición. Alberto Monteagudo era un entrenador al que no se le hizo ver la importancia de meterse en la tercera ronda. El técnico manchego afrontó los partidos coperos con los jugadores reservas, aunque a decir verdad, aquella temporada costaba lo suyo acertar cuáles eran suplentes y cuáles eran los titulares. En Liga no se consiguió plaza para jugar la edición copera del año siguiente. Desastre mayúsculo.

Temporada 2014/15

Primer curso con Manuel Vizcaíno al aparato de manera oficial. Y desde un principio se subraya la importancia de la Copa del Rey. En vísperas del primer encuentro copero en Lepe, el presidente del Cádiz CF pronuncia una frase que, por su buscada exageración, llamaría poderosamente la atención de todo el cadismo. “Es el partido más importante de la historia del Cádiz CF”, llegó a decir Vizcaíno para traspasar toda la responsabilidad a un equipo que goleó 0-3 con tantos de Juan Villar, Migue García y Tomás. Si bien es cierto que Calderón no alineó a un equipo de titulares al cien por cien, sí que se preocupó en todo momento de que el equipo estuviese equilibrado. Como lo estuvo también en la siguiente ronda ante el Lealtad asturiano al que se venció 2-1 con goles de Navarrete y Airam Cabrera en un encuentro que se presagiaba mucho más fácil de abrochar. La última puerta se tenía que traspasar en La Línea, en un césped artificial y ante una Balona que siempre ha puesto las cosas complicadas al Cádiz CF y con la misma necesidad de hacer caja con la visita de un club grande. Para dar mayor importancia al choque, al Municipal de La Línea se desplazan para ver el partido ‘in situ’, además de Vizcaíno, Juan Carlos Cordero y Quique Pina, quien incluso bajó a los vestuarios en el descanso para poner las pilas al equipo, que iba perdiendo 1-0. Y vaya si hizo efecto la inesperada visita del ‘jefe’. Nada más reanudarse el encuentro Kike Márquez lo empate y Airam, en el 73′ termina de decidirlo. El bombo no trae suerte y al Cádiz CF le toca medirse a un Villarreal que gana, con los suplentes, 1-2 en Carranza y finiquita la eliminatoria 3-0 en el partido de vuelta en El Madrigal. Calderón, que no acabó la temporada, cumplió con nota en la Copa del Rey, a la que acabó dándole toda la importancia colocando bajo palos en La Línea a Aulestia.

Temporada 2015/16

Y si Calderón cumplió en la edición pasada más aún lo hizo Claudio en la siguiente. El Cádiz CF comenzó ganando 0-1 en la Nueva Condomina con un gran gol de Hugo Rodríguez, que jugó dentro de un once estudiado en donde aparecían teóricos suplentes con teóricos titulares. La siguiente ronda tocaba visitar el hostil campo del Mensajero, donde se sufrió lo indecible con un Pol Ballesté que, como en Murcia, resultó providencial. El duelo estaba en la prórroga, en mitad de un ambiente muy tenso y mientras aficionados del equipo canario escupían detrás de la portería del Cádiz CF, cuando apareció la cabeza de Servando en el minuto 103 para clasificar a los amarillos a la tercera y definitiva ronda ante el humilde Laredo, de Tercera. Todo un gordó al que costó la misma vida eliminar en Carranza. Se logró gracias a una maravilla de Güiza de la que se aprovechó Salvi para meter al Cádiz CF en un nuevo sorteo del que depararía el ansiado cruce ante el Real Madrid de Sheryshev y todo lo que supuso la gran taquilla en Carranza y la posterior visita de otro Primera como el Celta. La Copa fue sobre ruedas dentro de una temporada que acabaría en el paraíso con Álvaro Cervera y el ascenso en Alicante. Todo, miel sobre hojuelas.

Precisamente, con el ascenso a Segunda y los ingresos ya asegurados, la necesidad en esta competición vuelve a ser secundaria. Los derechos de televisión, el regreso a las quinielas, el notable número de abonos realizados y la tranquilidad de estar en la LFP hace que la Copa del Rey vuelva a tomarse en el Cádiz CF como un segundo plato, un manjar apetecible pero al que tendrán acceso los jugadores menos importantes en estos momentos para Cervera. Algo que el aficionado agradecerá ya que hasta la fecha no se les ha podido ver más que unos minutos en el Trofeo y poco más.