Javier López luce con orgullo su bufanda del Cádiz CF en los Juegos de Río.
Javier López luce con orgullo su bufanda del Cádiz CF en los Juegos de Río.

Cádiz CF

Javier López: “La bufanda del Cádiz CF la llevo a todos los sitios a los que viajo”

El gaditano muestra con orgullo su cadismo estos días, en los que trabaja como voluntario en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro

Por  19:00 h.

El cadismo es una pasión de tal magnitud que se expande lejos de las fronteras de la ciudad o la provincia. De todos es sabido que hay peñas que se extienden por toda la geografía nacional que defienden los colores del Cádiz CF. Incluso, fuera de España se vive este sentimiento en muchos y muy diversos puntos.

En el rincón más inesperado emerge una bandera o bufanda amarilla, o puede verse pasear al menos pintado con una camiseta del equipo de la Tacita. Estos días, el epicentro del deporte internacional está siendo, como no puede ser de otra manera, la celebración de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro; y allá que hay un gaditano y cadista luciendo con orgullo sus colores.

Se trata de Javier López Castrillo, que ejerce estos días como voluntario en la afamada ciudad brasileña, y que recientemente fue captado por las cámaras mientras presenciaba la competición de halterofilia con una bufanda del Cádiz CF liada en la cabeza. Una imagen que ha revolucionado las redes sociales en la ciudad, por cuanto supone de particular que, en la otra punta del mundo y en un evento de tal magnitud, haya un cadista portando su escudo.

“La bufanda del Cádiz CF la llevo a todos los sitios a los que viajo. Fue una idea de mi hermano, que me empujó a que la llevara. Va siempre en mi mochila y la saco cuando puedo. Me la puse cuando fui a ver la competición de halterofilia, en la que ganó la medalla la española (Lidia Valentín), y al parecer me sacaron en la tele. ¡La que he liado!”, cuenta el gaditano.

A Javier López le han asignado el área de eventos y el deporte del vóley playa, por lo que ha tenido la fortuna de conocer a otro gaditano, Adrián Gavira, durante la competición. El de San Roque, que compite junto a Pablo Herrera, no pudo proseguir su camino hacia la lucha por las medallas. “Estuve con Adrián Gavira. Me hice una foto con ellos. Le pregunté que si era del Cádiz CF y me dijo que sí, por supuesto. También conocí a los padres en la grada”, relata.

Pese a la lejanía, sigue siempre que puede las evoluciones del equipo de la Tacita. “Lo sigo todo lo que puedo, aunque no es fácil. Entro en internet de vez en cuando. Mi hermano es quien más lo sigue. Vivimos los dos fuera y es difícil, pero lo intentamos. El ascenso lo pudimos ver por la tele, nos juntamos todos los gaditanos”, cuenta Javier, que está pudiendo disfrutar de una magnífica experiencia en Río de Janeiro.

“Aquí tengo mis horarios asignados y cuando estoy libre aprovecho para ver todos los deportes que puedo, porque gracias a trabajar como voluntario tengo acceso a eventos y a cosas a los que, de otra manera, tal vez no podría asistir. Es una experiencia única. También he podido moverme y visitar cosas y he visto el Cristo del Corcovado, el Pan de Azúcar… Me quedan un par de días de trabajo pero luego voy a quedarme una semana más para aprovechar el viaje”. Días que nunca olvidará el gaditano.

Para acceder al voluntariado tuvo que pasar por un proceso largo de selección que comenzó en 2014 y concluyó el pasado mes de abril, cuando le asignaron definitivamente sus funciones en la conocida playa de Copacabana. A pesar de que la imagen que llega a través de los medios de la organización de los Juegos es negativa, en tanto que se ha vendido que existe inseguridad en algunos casos y desorganización, lo cierto es que Javier López cuenta que, por lo que él ha vivido hasta el momento, es todo lo contrario.

“Está claro que esto es Río de Janeiro, y que hay lugares de la ciudad en los que existe mucha delincuencia y a los que no puedes ir, como las favelas. Pero en todo el tiempo que llevo aquí en ningún momento he tenido la sensación de inseguridad. Te dicen que tengas cuidado por la noche si vas al centro y demás, pero no he visto nada fuera de lo normal. El tema de la seguridad para los turistas y demás lo tienen muy controlado. Respecto a la organización, es cierto que el primer y el segundo día fue un poco caótico el tema de la venta de billetes, y se formaron algunas colas. Pero supongo que sería por el impacto inicial, porque después todo ha funcionado correctamente. Todo está bien comunicado y en el tema del transporte es fácil moverse”, opina el gaditano.