Servando protesta ante el colegiado al finalizar el encuentro.
Servando protesta ante el colegiado al finalizar el encuentro.

Cádiz CF

Errores de negro y amarillo marcan el arranque del Cádiz CF

Las actuaciones arbitrales y un equipo cadista muy verde aún, determinan los dos puntos sobre nueve logrados hasta ahora

Por  18:05 h.

Dos empates y una derrota, sin conocer la victoria aún, marcan el inicio liguero de un Cádiz CF que está acusando por diversas razones el cambio de categoría.

Nueve puntos en juego de los que solo dos han caído en el casillero amarillo. ¿Podría llevar más el equipo de Álvaro Cervera? Seguramente. ¿Podría llevar menos? También.

Un análisis de estas tres primeras jornadas en las que los amarillos se han visto las caras con tres conjuntos más que consolidados en Segunda (Almería, Mallorca y Mirandés) establece que han existido errores, de los colegiados, pero también del propio Cádiz CF.

Resultaría excesivamente ventajista y corto de miras excusarse solo en los colegiados para explicar el porqué los de Cervera no han sumado más. Es importante ser críticos con el propio juego del Cádiz CF y con lo que se está viendo hasta ahora.

Concesiones atrás

Con todo, y comenzando por lo primero, hay que partir de la premisa de que Cervera está jugando con prácticamente el mismo equipo de Segunda B, con un centro del campo totalmente plano a la hora de crear juego y fallos a la hora de defender.

Seguramente la primera parte de Anduva ha sido la mejor del Cádiz CF hasta ahora. Un equipo intenso, rápido y sobre todo con mucha determinación arriba. Otra cosa sería analizar la segunda, mermada por la actuación arbitral que hizo desaparecer a los amarillos del partido.

Repitiendo que el árbitro fue clave, a los de Cervera les faltó mucha contundencia atrás, dando facilidades al ataque del Mirandés y cometiendo errores. El empate y el último gol local son inadmisibles. Las cosas como son.

Asimismo, Cervera no acierta en absoluto quitando con el empate a sus dos extremos. Las salidas de Salvi y Álvaro por Sankaré y Abdullah fueron la condena de un equipo que terminó sucumbiendo ante la imposibilidad de correr hacia delante. Curiosamente cambios contra la propia filosofía de Cervera: “Me gustaría acabar los partidos al contragolpe”, decía el pasado viernes en la previa de Anduva.

Y si se echa la mirada a los duelos ante Mallorca y Almería sale a la luz que el Cádiz CF ha concedido más errores similares. El empate del Almería llega en una jugada a balón parado en la que falta concentración; misma película que ante el Mallorca. Por cierto, ya lo dijo Cervera en este partido: “Si no nos hubieran marcado ahí, lo habrían hecho en otra jugada”.

Bajas claves para la ausencia de ideas

Mantecón y Garrido siguen siendo la dupla del Cádiz CF en el centro del campo y tiene pinta que pueden seguir siéndolo más partidos. Con Eddy Silvestre ausente por la convocatoria con selección, Abdullah muy perdido y sin ritmo, y Jose Mari noqueado físicamente a la espera de que esté al 100%, Cervera se ha visto prácticamente obligado a jugar con dos centrocampistas de corte defensivo.

Ambos le dan trabajo pero creación ninguna. El Cádiz CF en ataque se encomienda a sus bandas y a la grata inspiración de Ortuño, de ahí que ahora mismo el equipo necesite mucho más juego ofensivo. Cervera es consicente de todo ello, pero repitiendo lo anterior, ha puesto lo que tiene por el momento.

Un gol, una falta clave, una expulsión y un penalti

Sí, los colegiados se han cubierto de gloria con el Cádiz CF en estas tres primeras jornadas. Han cometido errores fundamentales para que los dos empates y una derrota hubieran cambiado de signo. Volviendo al principio, hablar de que el Cádiz CF ha perdido siete puntos resultaría excesivamente ventajista, ya que nunca se sabe qué puede pasar, pero ello no quita para que se deba alzar la voz.

En Almería, el árbitro invalidó un tanto de Álvaro García totalmente legal. No había fuera de juego y el colegiado no dudó en señalarlo. Los amarillos empataban a uno cuando pudieron ganar dicho encuentro.

Frente al Mallorca una dura entrada de Company a Servando, que no se señaló y dejó lesionado al central isleño, originó posteriormente el tanto bermellón. Una falta no pitada que dejó al Cádiz CF con diez jugadores, justo en el momento del empate.

Y para rematar la faenas de actuaciones arbitrales, la más clamorosa. Ais Reig pasará a la lista negra del cadismo junto con Anduva. Las dos amarillas a Santamaría son de traca. Según el colegiado la primera por perder tiempo cuando el jugador bebía agua, cosa permitida cuando la temperatura es alta, y la segunda por un derribo a un rival que sigue en pie sin caer al piso.

La cosa no quedó ahí pues nada más comenzar la segunda parte el colegiado señala un penalti que aún cuesta entender y pita el final del encuentro cuando el Cádiz CF atacaba. Actuación ‘redonda’.

Dicho lo cual, y analizados errores del propio Cádiz CF y de los colegiados, una cosa está clara: hay que centrarse en evitar los primeros porque contra los árbitros poco se puede hacer. “Esto está montado así”, Cervera ‘dixit’.