CÁDIZ CF

El sentido discurso de Bezares que emociona al cadismo

El de Guadiaro proclama su amor al Cádiz CF con la voz entrecortada: «Mis tres hijos, cuando vieron la primera luz, gritaron 'Ese Cádiz, oé!»

Por  21:30 h.

Juanjo Bezares ha recibido esta mañana en la II Convención Cadista un premio por su indiscutible amor al Cádiz CF. El de Guadiaro ya tiene el ‘Recuerdo Cadista’ y, rodeado de su familia, su mujer y sus tres hijos, pronunciaba este sentido discurso con la voz entrecortada que ha emocionado al cadismo.

Estas han sido sus palabras:

“Antes de nada darle las gracias a la Federación de Peñas Cadistas por este premio ‘Recuerdo Cadista’. Para mí es un honor que los peñistas y aficionados cadistas, alma, corazón y vida del Cádiz CF, me honren con este galardón repleto de cariño y generosidad.

Cariño porque lo noto en la piel. Y generosidad porque en la historia reciente del Cádiz CF hay gente que merecen más que yo este homenaje. Gracias, muchas gracias.

También este premio es un acto de memoria en tanto en cuanto se hace uso de ella para premiarme por las cinco temporadas que milité en el Cádiz CF, con un ascenso a Primera División que forma parte de la heroica de este club.

Pero además este premio me rescata de la grada de Carranza, de mis últimos años como futbolista en el equipo de mi pueblo, el CD Guadiaro, para que me enfunde por unas horas la camiseta del Cádiz CF.

No se pueden ni imaginar lo que significa para mí volver a vestirme con la camiseta del Cádiz CF. Los recuerdos de que me traen estos colores. De las personas y los lugares que asocio a mis años vestido de amarillo… La sabiduría de Víctor Espárrago, mis tertulias con Menacho y Juanito Marchante en El Rosal, la sección TKBTLA, la garra de Raúl López, ese Bien Armando, Bien Pisha al sacar de portería, la fuerza de Jesús Velázquez, el cadismo de Ramón Blanco, el respeto y señorío de Antonio Navarrete y Chirino, el gol de Oli, ese antiguo Fondo Norte interminable que ganaba partidos, la calidad de Lucas Lobos, Brigadas Amarillas animando y contagiando a todo Carranza cuando más lo necesitábamos, etc.

Unos colores que vestí por primera vez no en 2003, cuando llegué cedido por el Sevilla FC, sino siete años antes. Es una historia que poca gente conoce. Pero siendo cadete, con 15 años, probé por el Cádiz CF. Manolo Lapi, director entonces de las categorías inferiores, le dijo a mi tío Jorge que me quedaba.

Al final, entre lágrimas, rechacé la oferta ya que echaba mucho de menos a mis queridos padres.

En fin, en mi familia, los niños y también las niñas nacen gritando ¡gol! Yo no fui menos. Pero mis tres hijos, cuando vieron la primera luz, gritaron ‘Ese Cádiz, oé!”